domingo, 29 de junio de 2014

Es un solo abrazo.


Es un solo abrazo. El de James Rodríguez, esa oleada de talento que está sacudiendo a la Selección, con José Pékerman, ya en el túnel de regreso al camerino del Maracaná. El de Pékerman con Mario Yepes, el enorme capitán. El de David Ospina, ese extraordinario guardián que volvió a sacar su arco en cero, con Eduardo Niño, su entrenador. Y el de todos los que tenemos pasaporte vinotinto y vivimos, en este mítico estadio, la consolidación de la mejor actuación de una Selección Colombia en la Copa del Mundo. Se fue la fase de grupos y ahora se despidió Uruguay, con un 2-0 que ahora deja al equipo de ese gran señor de apellido Pékerman frente a frente con Brasil, el equipo local, el viernes en Fortaleza.

En medio de esta locura, de esta alegría que contagia, de este Maracaná disfrazado de cualquier estadio de Colombia, empezamos a mirar los apuntes para entender por qué estamos emocionados. Y hay razones. Porque Colombia empezó a mover el balón por todo el Maracaná, no se dejó provocar de cuatro faltas uruguayas en los primeros cinco minutos. Porque volvió a ser contundente. Porque demostró fútbol, hombría.

En medio del desorden, de los abrazos repetidos, buscamos la libreta. Y empezamos a leer. Minuto 4: tiro libre de costado para Colombia; James le apunta al arco y Muslera mete los puños. Minuto 10: Zúñiga se anima a rematar desde afuera, Muslera da un rebote corto. 

Y nos detenemos en el minuto 28. Y recordamos el pelotazo de Abel Aguilar, el rechazo al centro de Álvaro Pereira, el cabezazo del mismo Abel en busca de una emoción. Y vemos a James parando esa pelota con el pecho, y luego metiendo esa volea. Ese balón tomó una curva hacia afuera para que Muslera no lo alcanzara. Y vimos el abrazo de todos, los de adentro, los de las gradas. Y el estallido del 90 por ciento del Maracaná, vestido de amarillo, multiplicado por 47 millones a miles de kilómetros hacia el norte de Suramérica. ¡Golazo, por Dios, golazo!

Uruguay no se iba a entregar, seguro. Apenas cuatro minutos de la obra de arte de James, Cavani cobró un tiro libre que superó la barrera y pasó por encima del arco. Y luego, a los 38, Ospina se graduó de arquerazo al atajar un remate de Álvaro González que igual no valía, porque el línea había levantado la bandera por un fuera de juego de Cavani.

Pero Colombia supo tranquilizar el partido. No hubo que esperar mucho para volver a festejar. Solo cinco minutos, desde el pitazo inicial del segundo tiempo. Y el 2-0 fue una hermosa jugada colectiva: Cuadrado a Teo, Teo a Jackson, Jackson a Armero, centro al segundo palo, Cuadrado de cabeza al centro y gol. ¿De quién? Sí, de James. Otra vez. Y los brazos al cielo. Y el agradecimiento a Dios. Y la locura, otra vez, en las tribunas, frente a los televisores. Una sinfonía de fútbol.
Claro, no todo fue perfecto. Colombia terminó metiéndose un poco atrás y la pelota, en el cierre del encuentro, fue uruguaya. Ahí apareció Ospina para hacer tres atajadas definitivas.

Ya la libreta de apuntes había quedado olvidada en el escritorio. Ahora solo faltaba pararnos para aplaudir a James cuando se fue del campo, todos de pie, para reconocer esa extraordinaria labor: se fue a descansar como el goleador de Brasil-2014, nada menos.

Y faltaba esa emoción de escuchar el pitazo final, de empezar un festejo inédito para el fútbol colombiano. De abrazarnos todos juntos y repetir esa emoción que los 23 jugadores, que Pékerman, que su cuerpo técnico, nos han regalado en el Maracaná, el escenario de la mayor hazaña del fútbol uruguayo que ahora los despide. Y que nos permitió sentirnos locales acá. El abrazo aún no ha terminado. El sueño aún no se acaba, gracias a James, a Ospina, a Cuadrado, a todos, todos, todos

Síntesis
Colombia: David Ospina; Camilo Zúñiga, Cristian Zapata, Mario Yepes, Pablo Armero; Abel Aguilar, Carlos Sánchez; Juan Guillermo Cuadrado, James Rodríguez, Jackson Martínez;  Teófilo Gutiérrez
DT: José Pékerman
Uruguay: Fernando Muslera; Martín Cáceres, José María Giménez, Diego Godín, Álvaro Pereira; Álvaro González, Egidio Arévalo Ríos, Maximiliano Pereira, Cristian Rodríguez; Diego Forlan, Edinson Cavani
DT: Óscar Tabárez
Goles: James Rodríguez (28 PT y 5 ST)
JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Enviado especial de EL TIEMPO
Río de Janeiro​.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.