domingo, 8 de julio de 2018

Nuestros enemigos nos ayudan


José Luís Nunes Martins 


Somos optimistas y pasamos mucho tiempo preparándonos para futuros en que todo sucederá de acuerdo a nuestros sueños. La verdad es que casi nunca la vida transcurre conforme deseamos, pero, por cualquier extraña razón a la inteligencia, no nos preparamos para las fatalidades más que probables.

Como no nos anticipamos, no pensamos bien las adversidades. Cuando suceden cosas malas, improvisamos. Muchas veces da resultado, otras, acaba por ser una tragedia que sigue a otra… Siempre es más fácil escoger y hacer lo mejor, basta que invirtamos algún tiempo y voluntad inteligente para prepararnos.

Hay quien provoca una desgracia, y sólo le responde con las lágrimas de una incredulidad infantil. Cree que la culpa de todo lo peor es de los otros. ¡Y, con su llanto, espera que el mundo se apresure a corregir lo que  hizo!

Hay un tiempo para llorar. Pero no es aquel que sigue a la tragedia. Ese es el de concentrarnos y de responderle con acciones concretas. Después, cuando ya hay poco que hacer, entonces sí, lloremos.

Nuestras lágrimas son muy importantes, pero no pueden nunca impedir que nos defendamos a nosotros y a los nuestros.

Sí, a veces (¡muchas!) es tiempo de hacer lo que nunca hemos planeado… pero que es lo más correcto hacer frente a las circunstancias. Debemos hacer lo que no queremos, con el fin de preservarnos de lo peor que pueda suceder si no hacemos nada.

Cuando nos cruzamos de brazos nos aliamos con el mal que nos quiere destruir.

Una de las características más extrañas que poseemos es la de, con tiempo, habituarnos a todo, incluso a lo peor.

Las contrariedades nos fortalecen, obligándonos a ejercitar y pulir nuestros dones. En este sentido, nuestros enemigos nos ayudan. Pero solo si estuviéramos dispuestos a hacer de nosotros mismos guerreros del bien, y de nuestra vida una lucha por el paraíso.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.