sábado, 5 de mayo de 2018

Nadie se salva solo




José Luís Nunes Martins



Nuestro tiempo está marcado por  un egoísmo fundamentalista. Casi nadie vive sin compararse con otros y sin competir más que los demás.

Nuestra felicidad depende de lo que seamos capaces de hacer por los demás. Tengo que salir de mí e ir al encuentro del otro, así como tengo que abrirme a quien venga a mi encuentro.

La red compleja de relaciones humanas en que cada uno de nosotros está envuelto es el contexto donde somos llamados a vivir y actuar. La dinámica de la relación plena no es individual, sino comunitaria, diría que incluso es: familiar.

Las faltas de mi prójimo son en parte de mi responsabilidad, así como las virtudes. Debo estar atento para ayudar, en uno y en otro caso.

Algunos de los que se quedan atrás en esta carrera de locos se vuelven invisibles a los ojos de la sociedad. Nadie quiere saber de su existencia, tampoco de su desgracia. Mientras que, quien quiera alcanzar la felicidad auténtica no puede ignorar a los más pequeños, ni vivir como si los problemas de ellos fuesen menos importantes que los suyos.

El camino de cada hombre es único. Soñado, construido y recorrido por él mismo. El destino, el rumbo y las opciones de cada día son decisiones personales. Hacia donde se va y por donde se va, cómo se enfrenta cada adversidad, todo esto son elecciones individuales e íntimas.

Los egoístas piensan solo en sí, en la supervivencia de su vida egoísta. Se hunden poco a poco y se creen que tal vez se debe al hecho de estar aún poco empeñados en su narcisismo, toda vez que no cuestionan nunca el rumbo que han dado a su existencia.

Otros, en su condición de héroes que buscan la felicidad, viven y luchan por el bienestar ajeno como si fuese el suyo, sin que se note ni querer reconocimiento.

Es increíble cómo conseguimos olvidar personas a las cuales debemos buena parte de los triunfos en nuestra vida personal, solo porque, en su generosidad, solo quisieron hacer lo que hicieron por nosotros, no que nos acordáramos de ello.

Así también, cada uno de nosotros es llamado a tener una vida perfecta y a ser feliz, siendo héroe en la vida de los otros.

Una vida perfecta está llena de imperfecciones. Las personas felices no hacen siempre todo acertadamente.

Solo una vida auténtica, orientada hacia los otros, puede ser plena… de verdad, sentido y amor.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.