sábado, 31 de marzo de 2018

El ‘selfie’ de JC





La fe en la resurrección de Jesucristo, lejos de ser una suposición gratuita, está fundada en una certeza científica, que hace creíble la explicación sobrenatural.

Habrá quien piense que los ‘selfies’ son una invención moderna, pero no es verdad. Que me disculpen los iconoclastas, pero esta idea de reproducir la propia imagen es mucho más antigua de lo que pudiera pensarse, pues viene, por lo menos, de los tiempos de Jesucristo. De Él fue, de hecho, el primer ‘selfie’ del que se tenga memoria: el sudario de Turín.

La resurrección de Cristo es un principio fundamental de la fe cristiana (1Cor 15, 17-19), pero no la mortaja que, según la tradición, envolvía el cuerpo muerto de Cristo, durante aproximadamente 36 horas. Aunque son muchas las razones científicas que afirman que el hombre del sudario no puede ser otro que Jesús de Nazaret.

Es cierto que, en 1988, algunos científicos propusieron una datación entre los años 1260 y 1390, pero hoy esa tesis científica está científicamente desacreditada, no solo porque la muestra utilizada en ese estudio no era creíble, sino también porque científicamente no quedó probada esa conclusión.

Por eso,  los estudios necrológicos y paleontológicos del calvinista suizo Max Frei, profesor de la universidad de Zurich y criminólogo de renombre internacional, permitirán concluir que la síndone,  tejido de lino tejido al modo indiano, es originaria de Palestina, donde fue tejida aproximadamente hace dos mil años. Se supone que estuvo en Edesa y en Constantinopla, de donde se cree que algún cruzado la pudo haber llevado a Lirey, en Francia, donde aparece en 1353. Más tarde, en 1578, ya era venerada en Turín, donde aún hoy permanece, siendo entonces propiedad de la Casa Real italiana que, en la persona de su último rey, Humberto II, la donó, por disposición testamentaria, al papa, que entonces era San Juan Pablo II.

No quedan dudas de que el sudario envolvió el cuerpo de alguien que fue, hace dos mil años, crucificado, después de flagelado y coronado de espinas. Hasta es posible saber que ese hombre fue azotado –hay registro de 370 heridas, como resultado por lo menos de 600 golpes – con látigos que corresponden exactamente a los que entonces utilizaban los soldados romanos. También son visibles las marcas dejadas por las llagas de las manos y de los pies, así como la del costado, que fue infligida en el cuerpo muerto de Jesús para garantizar, con certeza absoluta, su óbito.

Si las señales de la crucifixión y de la flagelación no son suficientes para concluir que el hombre del sudario es necesariamente Jesús de Nazaret –muchos otros condenados a pena capital eran también azotados y crucificados – no se puede decir lo mismo de la corona de espinas, que sólo a Él le fue impuesta. Fue precisamente esa la razón de su condena, como además se hizo constar, en varias lenguas, en la propia cruz: Jesús de Nazaret, Rey de los judíos (en latín, INRI). También por estas razones, la datación que conducía a los siglos XIII y XIV no es verosímil pues, entonces, hace ya mucho que nadie era flagelado públicamente y crucificado, como indudablemente aconteció al hombre del sudario.

En relación a la imagen de la síndone, subsisten algunos misterios, que la ciencia no ha conseguido descifrar aún. Especialmente lo que respecta a la figura humana visible en el tejido, a modo de un negativo fotográfico. Es sabido que la imagen del sudario no fue pintada, ni reproducida por técnica conocida alguna. Algunos científicos de la NASA llegaron a la sorprendente conclusión de que esa reproducción de un cuerpo humano es tridimensional, lo que también sería impracticable para cualquier falsificador de hace dos mil años, o medieval. Ante la imposibilidad de concretar la forma de fijación de esa representación corpórea en el sudario de Turín, hay quien admite que la impresión haya sido consecuencia de una momentánea explosión de energía. De haber sido así, aquella mortaja no sería solo una reliquia de la pasión y muerte de Jesucristo, sino también una prueba científica de su resurrección.

Cualquiera que sea el veredicto de la ciencia sobre el particular, la verdad es que la resurrección de Cristo, siendo un acontecimiento histórico ampliamente comprobado por muchos y variados testimonios creíbles – en una ocasión única, más de quinientas personas vieron a Jesús resucitado (1Cor 15, 6) – se inscribe en una dimensión trascendente, a la que solo por la fe se tiene acceso. Pero, incluso aquellos que entonces creyeron, como el incrédulo Tomás (Jn 20, 24-29), creyeron porque tenían muchas y sólidas razones para hacerlo. S u fe, lejos de ser una suposición gratuita, estaba fundada en una certeza empírica, que hace científicamente razonable la explicación sobrenatural.

Como escribió D. Américo do Couto Oliveira, que fue obispo de Lamego y autor de A Santa Síndone de Turim, À luz da ciência moderna, ¡“agnósticos o ateos, católicos o no católicos, casi todos están convencidos de que aquel Hombre [del sudario] es Cristo! Oigamos las palabras del filósofo de Virginia, entonces no creyente, Prof. Gary R. Habermas: “Cuando yo era de hecho agnóstico y no admitía la resurrección de Jesús, fueron las pruebas históricas (…) las que me hicieron comprender que él muy probablemente había resucitado de entre los muertos. Mi honestidad intelectual me obliga a confesar que, si estas pruebas histórico científicas se refiriesen a cualquier otra personalidad histórica, mi interés e investigar el caso no habría sido menor. Quiero decir que, si la síndone hubiese sido atribuida a Mahoma, en vez de a Jesús, (…) yo tendría el coraje de reconocer la resurrección de Mahoma. Pero sucede que estas pruebas no se refieren a Mahoma, ni a nadie más que a Jesús”.

Con ocasión del fallecimiento del criminólogo suizo, el secretario del Centro Internacional de Sindonología dice: “Max Frei, cristiano evangélico, luego en el primer instante, intuyó acertadamente que aquella imagen del Hombre de la Síndone no era solo de un hombre que sufrió, ni era la figura de un vencido, sino la de alguien que amó y se dio”. El mismo Cristo había proclamado: “es por esto que mi Padre me  ama: porque Yo ofrezco mi vida, para retomarla después. Nadie me la quita, sino yo la ofrezco libremente, porque tengo poder para ofrecerla y poder recuperarla” (Jn 10, 17-18). ¡Jesús de Nazaret fue muerto, pero fue él el que quiso dar su vida por la salvación del mundo!

¡Feliz Pascua de resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, la más sublime expresión, divina y humana, de la libertad del amor!

https://observador.pt/opiniao/a-selfie-de-jc/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.