domingo, 30 de julio de 2017

El show incendiario

P. Gonçalo Portocarrero de Almada


¡Gobernantes, por favor desaparezcan! ¡Portavoces del gobierno, de las alcaldías, de protección civil y de las fuerzas de seguridad: por favor, ¡cállense! ¡Respeten por una vez, a las víctimas que no supieron salvar…!

¡Yo soy una víctima más de los incendios! Solo que no sé si soy de las que el gobierno ocultó, o de las que están bajo secreto de la justicia. Me inclino más por la segunda hipótesis, que yo sepa, aún no ha aparecido mi nombre en ningún periódico español, ni en ninguna lista oficial, ni siquiera me fue proporcionado algún apoyo psicológico, a pesar de estar yo dispuesto a pagar la respectiva tasa moderadora.

Pues sí. La verdad es que no ha ardido ninguna propiedad mía -que no las tengo- ni ninguna casa fue pasto de las llamas, ni yo mismo sufrí alguna quemadura, gracias a Dios. Pero ardo de indignación por lo que, desgraciadamente, no es más que un triste espectáculo, un drama convertido en una tragicomedia. Peor aún, una falta de respeto por las verdaderas víctimas de esta catástrofe, una falta clamorosa de sentido de Estado de nuestras más altas personalidades, una demostración de la notoria incompetencia de nuestros técnicos, que son peritos en eludir responsabilidades -¡como se sabe, la culpa es, oficialmente, de los rayos y de los eucaliptos!-  y en no saber poner término a una tragedia que, todos los años, se repite con dramática puntualidad. ¡Es demasiado!

Es demasiado y … es además gente. Y la menor competencia. No hay sujeto, por insignificante que sea su función, que no aparezca, que no intervenga, que no opine, que no llore ante las cámaras de televisión, que no suelte habladurías al micrófono, que no se deje fotografiar junto a las víctimas carbonizadas. Confieso que, en estos momentos, me apetece decir a estos políticos, que buscan notoriedad a costa de las desgracias ajenas, lo que una vez Mario Soares dijo a los agentes de la autoridad: ¡Desaparezcan!

No es menos triste, ni menos ridículo, el pase de modelos de nuestros políticos en la pasarela de los telediarios exhibiendo el último modelo de chalecos reflectantes. ¿¡Por qué fingen que son operaciones de vete a saber qué cuando, ciertamente, son solo mirones que se pasean por lo que tanto les gusta llamar ‘el teatro de operaciones’?!Sí, para ellos, travestidos con ese disfraz carnavalesco, que finge una competencia que manifiestamente no tienen, todo no pasa de una ensoñación, en la que no faltan las lágrimas, las doloras confesiones de un sufrimiento que, obviamente, no sienten. Porque el dolor verdadero se vive, por el contrario, en el luto, con recato, en silencio y, para los creyentes, en la oración. Nadie puede ser culpado por no sentir como propio  el dolor ajeno pero, por lo menos, respeten a quien está sufriendo y evítennos la triste figura de mal intérprete de una pésima pieza.

Otro exceso recurrente en este drama: para cada bombero en acción hay, por lo menos, cinco portavoces. Si el porcentaje fuese a la inversa, un informador para cinco bomberos, probablemente no habría tantos incendios, ni sería necesario tanto tiempo para apagarlos. Pero no, todos tienen que parecer, todos tienen que dar su parecer, todos tienen que hablar: habla el Gobierno, por voz del Primer Ministro o de la Ministra de Administración Interior; hablan las Alcaldías por las personas de sus Presidentes, seguramente en campaña electoral; habla Protección Civil; hablan los bomberos; habla la Guardia Nacional Republicana! No solo hablan todos simultáneamente, sobre lo mismo, incluso aún se divierten al contradecirse: el alcalde dice que el incendio está extinguido, pero los bomberos dicen que solo parcialmente está en fase de rescoldo, mientras Protección Civil afirma lo contrario. Para unos, el fuego es en un municipio, pero para otros es en el siguiente, donde ya labran las llamas. A las once de la mañana se da la noticia de que ha caído un avión, pero al mediodía se afirma que, al final, no se ha desplomado ninguna aeronave. Un incendio extinguido para una entidad está solo en vías de resolución para otra, porque no hay uniformidad en la información y todos quieren tener voto en la materia. Todos hablan y ninguno tiene razón, porque falta autoridad y coordinación.

En todo este drama, la iglesia católica dio, una vez más, una nota de gran dignidad y de enorme discreción. No aparecieron obispos ante las cámaras de televisión o los micrófonos, para querer ganar protagonismo a costa de los incendios. No hubo declaraciones incendiarias. Los párrocos de las feligresías afectadas tuvieron la decencia de no aparecer en público, de no llorar en la apertura de los telediarios, de no hacer publicidad de su dolor, verdaderamente sentido, porque muchas de las víctimas eran ovejas queridas de sus rebaños. En el silencio de su dolor y su silencioso servicio y efectivo apoyo a los más necesitados, creyentes y no creyentes, no exigieron tarifas sino que enseñaron, más con hechos que con palabras, que la verdadera caridad cristiana no consiente el exhibicionismo: 2que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha…” (Mt. 6,3).


Señores gobernantes: ¡por favor, desaparezcan! Señores portavoces del Gobierno, de las alcaldías, de Protección Civil y de las fuerzas de seguridad: ¡por favor cállense! Respeten, `por una vez, a las víctimas que no supieron salvar, el luto de los que lloran a sus muertos, el pesar de los que perdieron todo. Por favor, respeten ese dolor que, aún no siendo vuestro, es muy nuestro también.


http://observador.pt/opiniao/o-show-incendiario/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.