domingo, 16 de julio de 2017

"¡Nosotros queremos a Dios!"


La Iglesia católica fue la única institución que ayudó a defender a los polacos en su proceso de liberación del comunismo.

Es sabido que la opinión pública internacional no gusta de Donald Trump y que los medios de comunicación social hicieron de todo para impedir su elección como presidente de los Estados Unidos de América. En vano.  Si Watergate fue el exponente máximo del poder de la comunicación social, al lograr la dimisión del presidente Richard Nixon, la elección de Trump fue tal vez su momento más bajo porque, a pesar de su empeño en denigrar al candidato republicano, el electorado lo escogió para la presidencia de los USA.

También en Europa es políticamente correcto presentar a Trump como una figura menor, un sujeto basto y ordinario que, más allá de ser una nulidad personal, es una desgracia para los Estados Unidos de América y un peligro para la paz mundial. Es paradójico que no pocos ‘demócratas’ se vean obligados a deplorar el sistema que posibilitó la elección de tal energúmeno...

Sea. Donald Trump no es, decididamente, mi ídolo, ni reúne los predicamentos recomendables para un presidente de los Estados unidos de América; pero le concedo el beneficio de la duda y procuro enjuiciarlo por sus actos y no por los prejuicios que alguno, maliciosamente, alimentan al respecto.
Una reciente intervención pública de Donald Trump hace historia: su memorable discurso del pasado día 6, en Varsovia. El presidente  norteamericano habló en presencia de muchos millares de polacos y de las principales autoridades del país, especialmente el premio nobel de la paz y principal obrero, con San Juan Pablo II, de la liberación de Polonia: Lech Walesa.

“Como la experiencia polaca nos recuerda, la defensa de occidente depende, en última instancia, no solo de los medios sino también de la voluntad de su pueblo para triunfar. La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si occidente tiene voluntad de sobrevivir”, afirmó Trump en la histórica plaza Krasinski, frente al monumento a la resistencia polaca durante la ocupación nazi.

 “La historia de Polonia es la historia de personas que nunca perdieron la esperanza, que nunca desistieron y que nunca olvidaron quienes eran”, prosiguió Trump. Y añadió: “Nuestra propia lucha, en defensa de Occidente, no comienza en el campo de batalla”, sino “comienza en nuestras mentes, nuestra voluntad y en nuestras almas”.

Trump elogió la nación mártir polaca, tantas veces suprimida del mapa por las apetencias imperialistas de sus vecinos, Alemania y Rusia, principalmente cuando, por virtud del pacto Rbbentrop-Molotov, fue sucesivamente invadida por los ejércitos nazi y soviético.

El régimen comunista duraría hasta las primeras elecciones libres, en junio de 1989, cinco meses antes que la caída del Muro de Berlín. De este largo y doloroso proceso de liberación, Donald Trump, destacó la acción decisiva de San Juan pablo II, evocando la extraordinaria vitalidad espiritual polaca. Como dice un mártir polaco, el obispo Miguel Kozal: “Peor que una derrota militar es el colapso del espíritu humano”.

Sin libertad, sin partidos o sindicatos libres, sin derecho a la libre expresión, la Iglesia católica fue la única institución que apoyó y defendió a los polacos en su lucha contra el yugo soviético. Por eso, en los astilleros de Gdansk, los mineros en manifestación no sólo se confesaban públicamente sino que hacían que ahí se celebrase la misa, por padres que pagaron con su vida la osadía de dar apoyo espiritual a los defensores de la libertad, como fue el caso de Jerzy Popieluszko, asesinado el 19 de octubre de 1984, por la policía política del régimen comunista polaco.

En la conquista de la libertad política y religiosa de Polonia, San Juan Pablo II fue determinante, como Trump tuvo la honestidad intelectual de reconocer: “Cuando, el día 2 de junio de 1979, un millón de polacos llenó por completo  la Plaza de la Victoria para la primera misa con el Papa polaco, todos los comunistas de Varsovia deben haber percibido que, muy pronto, su régimen opresivo se desmoronaría. Deben haber percibido eso en el momento exacto en que, durante la homilía del papa Juan Pablo II, un millón de polacos, hombres, mujeres y niños, juntaron sus voces en un clamor unánime. Un millón de polacos que no exigían bien estar, que no pedían privilegios, sino que solo dijeron estas tres simples palabras: “¡Nosotros queremos a Dios!”

Según el presidente de los Estados Unidos, “los polacos, los americanos y los europeos gritan aún: “¡Nosotros queremos a Dios!” Trump no solo cree que es así  sino que también lo dice delante de una multitud que no cesaba de aplaudir, al mismo tiempo que, repetidamente, vitoreaba su nombre.


El presidente norteamericano destacó aún que “una Polonia fuerte es una bendición para Europa, y una Europa fuerte es una bendición para el mundo” y fijó el compromiso de su gobierno con Polonia y con “una Europa fuerte y segura. Europa, más que dinero, riqueza o armamento, está falta de espíritu, de alma. Y, en nuestro país, faltan estadistas que, conscientes de nuestra historia e identidad nacional, sean capaces de galvanizar todas las voluntades  en torno a un ideal solidario que, sin demagogias ni nacionalismos tardíos, cumpla con Portugal.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.