sábado, 4 de marzo de 2017

El amor es tan importante como el agua

OPINIÓN DE JOSÉ LUÍS NUNES MARTINS

Aquel día, María salió temprano de su casa. Más temprano de lo que era habitual, porque su amiga que vivía sola moraba lejos y necesitaba de su ayuda, a pesar de no haber tenido el coraje de pedirla.

Los años le pesaban a María, más de 80... pero su voluntad y determinación eran grandes. Había aprendido, desde niña, que las necesidades más básicas son las más importantes. Las nuestras y las de los que están más próximos. Sólo después es como, si sobran las fuerzas y tiempo, nos podemos y debemos preocupar de los problemas de menor importancia.

María caminó durante más de una hora. Pudo pensar en todo, pero sus dudas y dolores no le trababan las piernas. Sabía bien donde necesitaban de ella. Iba... donde otros no iban. Iba... porque no era como los otros.

La amiga moraba en una casa rodeada de otras en ruinas, muertas de forma lenta y cruel por el tiempo. Se respiraba miseria y hambre. La única esperanza era la de que aquel infierno acabase. Con todo, la certeza de que otros también sufren y pueden necesitar más de lo que nosotros y nuestras fuerzas y talentos son capaces en este escenario, es una verdad tan cruda como bella. Los pobres se ayudan. Conocen mejor que nadie el valor de lo esencial y la riqueza de dar.

Encontró a la amiga postrada en aquella casa oscura y fría, sin agua ni amor.

La amiga de María no vivía... moría. Respiraba solo para sobrevivir. Todo lo que le quedaba era morir.

María fue a buscar agua. Le dio de beber, le lavó la cara y las heridas más profundas... puso cuidado en escuchar todos los ayes. Cuando la amiga le preguntó el porqué de tanto esfuerzo y cuidado, María le respondió luego con un silencio profundo, en el cual se hizo la luz.

María preparó un plato de sopa mientras iba canturreando muy bajito una melodía celestial, que expulsaba, uno a uno, todos los males que habían tomado aquella casa como suya...

La amiga lloraba y sonreía porque se sabía en la presencia de Dios. Se sentía amada y ese amor había despertado el suyo. Se abrazaron.

María le dice:

- En este abrazo encuentro las alas que me llevan al cielo. No vine para recibir... vine sólo para ser útil. Vine para poder continuar siendo yo, ayudando a que también tú puedas ser quien eres. Voy en paz porque te dejo en paz. Llevo más de lo que traje. Llevo el corazón lleno de bondad, belleza y verdad... llevo el corazón lleno de ti. Agradecida.

(ilustração de Carlos Ribeiro)


http://rr.sapo.pt/artigo/77526/o_amor_e_tao_importante_como_a_agua

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.