martes, 1 de noviembre de 2016

Los tres ejes centrales de la libertad cristiana



El demonio quiere que el futuro sea solamente una repetición o prolongación del pasado; el cristiano descubre que existe el Hoy en que pueda abrir la puerta de la fe para que Dios escriba palabras nuevas en nuestras vidas.

El demonio luego quiere que todo lo que nos rodea se vuelva norma que gobierna nuestro mundo interior, de modo que seamos simplemente el resultado de las circunstancias; el cristiano descubre que es necesario un filtro, que Catalina de Siena llama discreción y Santo Tomas llama “sindéresis”, con el que es posible apreciar el tesoro que uno lleva dentro y tener genuino dominio de sí mismo.

El demonio quiere, por último, que todos nuestros deseos se conviertan en necesidades, de modo que pasemos del impulso a la realización y seamos al final esclavos de nuestras propias pasiones; el cristiano sabe no todo lo que desea es un verdad necesario, y sobre todo sabe que los mejores deseos no son siempre los que broten en mí porque hay Alguien, Dios, que me conoce mejor y me ama mejor de lo que yo mismo pueda llegar a amarme.

Victorioso así sobre el demonio, el cristiano experimenta la fuerza de la libertad que sólo Jesucristo puede dar.
  








0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.