domingo, 7 de agosto de 2016

La eutanasia y el referendo



Peor que refrendar un derecho fundamental sería permitir que, por la eutanasia, se negase el derecho a la vida a los pobres, viejos y enfermos, por arbitraria decisión de una ocasional mayoría palamentaria.

En el artículo de opinión, en PÚBLICO de 1 de Agosto, algunos promotores de la eutanasia se rebelaron contra Maria do Céu Patrão Neves, autora del libro O admirável horizonte da bioética, por ser contraria a la despenalización de la eutanasia y del suicidio médicamente asistido.

Son ya muchas las personalidades que se manifiestan contra esta tentativa de imponer, en la sociedad portuguesa, lo que algunos designan como ‘derecho a una muerte digna’ pero que, en realidad no es más que la prepotencia de los más fuertes sobre los débiles, como son, en este caso, los enfermos y los viejos y los enfermos terminales. También el decano de la Ordem dos Médicos, Dr. José Manuel Silva, en extenso y documentado artículo contra la eutanasia, sea por motivos clínicos, sea también por razones de orden moral.

En su valiosa ‘contributo para o debate’, José Manuel Silva llama la atención sobre un hecho significativo: la escasa receptividad que tuvo, hasta la fecha, el manifiesto eufemísticamente titulado ‘Direito a morrer com dignidade’. Después de haber constatado “el profundo desconocimiento” de la sociedad portuguesa sobre el tema, el decano de la Ordem dos Médicos afirma: “el reducido número de 8.300 firmas de petición de la eutanasia, muy lejos de poder ser considerado un éxito, no obstante su enorme politización es, con todo respeto, una señal clara de ausencia de movilización de la sociedad para esta materia fracturante. Como referencia, la petición contra la eutanasia del can Zico sobrepasó las 83.000 firmas, mientras que la petición pública recientemente lanzada por la orden dos Medicos ‘Por el derecho a la reducción del horario de trabajo[...]’ya sobrepasó las 14.600 firmas”.

Esta exigua adhesión –¡diez veces inferior a la que opuso al sacrificio, o eutanasia, del perro Zico!- no obstante toda la propaganda política y mediática, explica el nerviosismo del Movimiento Derecho a Morir con Dignidad en relación a una eventual consulta popular sobre un tema de tan poco consenso en la sociedad portuguesa. Al parecer, desearían ver resuelta esta cuestión por el parlamento, sin necesidad de un referéndum. Pero, como es obvio, esta causa de división sobrepasa las competencias de los diputados, no solo por ser del ámbito de la conciencia, sino también porque excede la legitimidad de sus mandatos, una vez que la cuestión no fue aclarada en la campaña electoral que precedió a su elección.

El miedo al referéndum parece evidenciar un fundado recelo de que la mayoría de los portugueses no esté, de hecho, a favor de que los defensores de la eutanasia la quieran imponer a todos. Pero también parece indicar una actitud que, en realidad, es antidemocrática. Recuerda incluso hasta el falso argumento –muy usado por el Estado Nuevo y por el MFA, cuando intentó evitar las primeras elecciones libres después del 25 de abril- de que la población no estaría preparada para votar una materia tan compleja... A su entender, sería más juicioso que el parlamento tomase esa decisión, lo que, en realidad, significaría que la mayoría de izquierda, al juzgar incompetente al electorado, llevando a un estado de minoría cívica, o de imbecilidad, a todo el pueblo portugués, en el mejor estilo del fascismo y del social fascismo, como se decía en el PREC-
Como no está bien evidenciar sentimientos tan anti democráticos, los defensores de la eutanasia prefieren decir  que “los derechos fundamentales no son refrendables” y añaden, en tono de provocación: “Alguien defiende que se consulte el derecho a la vida[...]?”

Por lo tanto, el derecho a la vida, siendo un derecho fundamental, no debería ser sometido a referéndum, pero... ¡la verdad la verdad es que ya lo fue, por dos veces, en Portugal! El hecho de tratarse de un derecho fundamental no impidió la realización de dos referendos, en 1998 y 2007, ni obviamente podrá, en el futuro, impedir un tercero, incluso porque los resultados de las dos consultas populares ya realizadas fueron contrarios. Nótese que el segundo referendo fue exigido por los partidarios del aborto que, de forma nada democrática, no aceptaron el resultado del primero, porque les fue desfavorable. Como pista, son los mismos que ahora dicen que los derechos humanos no son refrendables...

Tienen razón los promotores del Movimiento Derecho a Morir con Dignidad, cuando dicen que “los derechos fundamentales no son refrendables”. Siendo así, el texto constitucional debería defender el derecho fundamental a la vida, sin limitaciones ni restricciones, o sea desde la concepción hasta la muerte natural, sin tampoco admitir la hipótesis de poder refrendar el aborto, la eutanasia o el derecho asistido. Pero, si se puede refrendar dos veces el derecho a la vida de los nascituros, también se puede (¡si es que no se debe!) hacer lo mismo en relación al derecho a la vida de los ancianos y enfermos terminales. Pretender aprobar tan polémica medida en la ‘secretaría’, o sea sin consultar al electorado, sería ciertamente un hábil golpe, una indecencia desde el punto de vista ético y democrático. ¡Para jerigonzas, ya basta la que tenemos!

De las dos, una: o se defiende que los derechos fundamentales no son refrendables y se exige que la Constitución consagre el derecho a la vida, desde su concepción hasta su extinción natural; o se entiende que los derechos fundamentales son refrendables y, en ese caso, habría que refrendar la eutanasia, como ya se hizo, por dos veces, con la “interrupción voluntaria del embarazo”. ¡Lo que ningún demócrata podrá jamás aceptar –sea él partidario de la ‘muerte asistida’ o defensor de la vida hasta la muerte natural- es la aprobación de la eutanasia sin consulta popular!

Los derechos fundamentales deben ser reconocidos por normas constitucionales no revocables, ni refrendables. ¡Pero, mucho peor que refrendar un derecho fundamental, sería permitir que, por la eutanasia, se negase el derecho a la vida a los más pobres, viejos y enfermos, por arbitraria decisión de una escasa y ocasional mayoría parlamentaria!

http://observador.pt/opiniao/a-eutanasia-e-o-referendo/



0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.