viernes, 22 de julio de 2016

"Una cuenta social"

Esta mañana continúa la racha de este verano, muy diferente a los anteriores, en los que la afluencia de personas sin hogar disminuía considerablemente. Este año cada día es una sorpresa, y a veces ni cabemos en tan pequeña sala de espera, a pesar del calor sofocante que padecemos.

Pero eso sería lo de menos, lo que importa son los motivos por los que tantas personas tienen que acudir a solicitar ayuda y sobre todo alojamiento en el albergue. Si vienen tantas personas, en verano, es que algo no va bien, es que son cada vez más las personas que se ven excluidas familiarmente, socialmente, y hasta de sí mismos. No se entienden ni se admiten  a veces las consecuencias de las decisiones que se toman, ni se tienen unos objetivos claros en la vida. Cada día se repite la misma expresión, por personas diferentes: “Esto está va cada día peor”;  esta mañana, una excluida social, alemana, que hace mucho tiempo que no venía por aquí, me dice, mirándome a la cara, y señalando al crucifijo que, gracias a Dios, todavía preside la puerta de la oficina: “Ese nos va a castigar; ese nos va a castigar”...

Toda esta introducción es para apoyar la serie de injusticias que de las que hemos sido testigos, una vez más. Una injusticia es la protagonizada por los bancos, contumaz, descarada, con una impunidad que asusta, ya que hace sospechar y  temer que la sociedad está transformándose, no en función del hombre y su bienestar, ocupando el centro y ejerciendo el control de su evolución, sino en un cuerpo extraño, inhóspito, amenazante.

¡No me cabe en la cabeza que ni los sindicatos, ni los partidos, y otras muchas personas  e instituciones, no tomen cartas en el asunto! Jamás se ha visto tal avaricia, tanto servilismo a don dinero. ¡Cómo es posible que cada día alguien venga quejándose de que el banco le ha descontado de su pensión o ayuda social tal o cual cantidad! Hoy han sido 250€, de intereses y por la utilización de la tarjeta en cajero. Otro señor, extranjero, no ha llegado siquiera a cobrar un euro de su salario social recién concedido, después de una larga lucha por conseguirlo.
Además, este señor tiene que hacer frente a una denuncia y  para su defensa cuenta con un abogado de oficio, pero, ¡solo puede comunicarse con él por whatsApp! , no le coge el teléfono, pero este hombre no puede disponer esa aplicación en su móvil.

“Una cuenta social; ve al banco y que te abran una cuenta social. Yo tuve que hacerlo para que no me embargaran la cuenta”, aconseja otra señora, que ya ha pasado por ese trance, y ha sufrido lo suyo con hacienda, y consigo misma, con su propia cabeza, incapaz de gobernarse en su propio beneficio...

Al poco llega un  joven que vuelve después de haber pasado un tiempo entre nosotros. Callado, como siempre, esperando que alguien le diga una palabra amable, o eso me parece a mí. Entonces le digo “¿qué te ha pasado, amigo?”, porque tenía el brazo lleno de cortecitos, y hasta en el cuello los tenía. Me contesta con un hilo de voz, sin la menor muestra de incomodidad o desagrado por la pregunta, al contrario parece agradecer la pregunta para poder expresar así como se siente: “Nada, perdí la cabeza”... Parece que ha tenido algún conflicto con algún familiar, quiere volver a casa, pero no consigue dinero para pagarse el billete hasta la población  donde vivía, aunque es una población muy cercana.


En medio de todo esto, o mejor, al final de la mañana, otro señor que lleva un rato allí, observando,  nos dice cuanto le agrada la presencia en la oficina del P. L. casi todos los días, le parece un gesto de gran humanidad. Lo mismo vosotros, de verdad, se agradece que alguien quiera hablar con nosotros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.