lunes, 27 de junio de 2016

¡Dios nació en el exilio!




Según la relación, para 2015, del Alto Comisionado de las Naciones unidas para los Refugiados (ACNUR) hay, en el mundo entero, 65,3 millones de refugiados. “Si fuesen un país, serían el 21º mayor del mundo”.

Según la relación, relativa al año 2015, el Alto Comisionado de las Naciones unidas para los Refugiados (ACNUR), divulgado el pasado día 20 de junio, día mundial del refugiado, hay 65,3 millones de personas víctimas de la “persecución, conflicto, violencia generalizada o violación de los derechos humanos”. Según una expresiva, pero dramática, analogía de la misma relación, si todos esos refugiados “fuesen un país, sería el 21º mayor del mundo”, ¡Cómo seis veces y media la población actual de Portugal!

Son impresionantes los datos registrados en ese documento de las naciones unidas, sobre todo si se tiene en consideración que el número de refugiados sufrió, de 2014 hasta 2015, un incremento de 5,8 millones de personas, como si, en doce meses, más de la mitad de la población  portuguesa se hubiese visto obligada a exiliarse, dentro o fuera de las propias fronteras nacionales. Por eso, ACNUR considera como refugiados tanto los que se ven obligados a emigrar al extranjero y, que, en 2015, eran 21,3 millones, como las personas desplazadas, por idénticos motivos, dentro de su propio país, y que ese año ascendieron a 40,8 millones. A estos dos grupos hay aún que sumar los 3,2 millones de seres humanos que buscan asilo.

También se refiere que, una parte significativa de los refugiados, procede solo de tres países: Siria, que cuenta con 4,9 millones de refugiados; Afganistán, con 2,7 millones; y Somalia, con 1,1 millones.

¡En cuanto a los 3,2 millones de refugiados que aguardan que sea concedido su petición de asilo en un país de acogimiento, es dramático el número de niños “sin acompañamiento o separadas” de sus propias familias: 98.400! ¡Casi l triple de los niños abandonados que, en el año precedente, hicieron la misma petición: 34.300!

La dimensión de esta tragedia humanitaria ha sido una de las grandes preocupaciones del Papa Francisco, que no se cansa de afirmar, con palabras y actos concretos de solidaridad, que no es lícito a nadie ignorar este drama. Ningún estado puede cerrar sus fronteras a los hombres, mujeres y jóvenes que buscan, fuera de sus país la paz y seguridad que les fueron injustamente negadas en sus respectivas patrias.

En este sentido, Alemania ha protagonizado, en relación a todos los refugiados, una generosa política de acogimiento. Pero, desgraciadamente, no todos los gobernantes y ciudadanos piensan de la misma forma, pues también hay quien adopta una actitud de indiferencia, sino de flagrante desprecio, en relación a la población desplazada. Por eso, en su edición del pasado día 15, Le Fígaro publicaba una noticia escandalosa: el municipio sueco de Oberwil-Lieli, que entre sus habitantes cuenta con cerca de trescientos  millonarios, ¡pagó 290.000 francos suizos, aproximadamente 270.000 euros, sólo para poderse dar el lujo de no recibir refugiados!

Si Vintila Horia, también él refugiado, hubiese escrito ahora el famoso romance Dios nació en el exilio, tal vez su título fuese: ¡Dios es un refugiado! Y lo fue, de hecho, en su Hijo Jesucristo que, poco después de su nacimiento, “tuvo que sufrirla violencia incomprensible de Herodes, experiencia que-como escribió el Papa Francisco en su segunda Exhortación Apostólica- aún hoy se repite trágicamente en muchas familias de refugiados descartados e inermes” (A alegría do amor, 30).

Es probable que, en pleno siglo primero, una pequeña familia judía, como era la de Jesús, María y José, se exiliase en Egipto, no solo porque los extranjeros estaban equiparados a los esclavos, sino también porque el pueblo hebreo, teniendo en cuenta las plagas que precedieron a su éxodo hacia la tierra prometida, no habría dejado buenos recuerdos en ese país. Por eso, no habrá sido fácil, para la sagrada familia, su exilio egipcio. La grandeza histórica del reino de los Faraones, atestiguada por las magníficas pirámides, hacía comprensible, sin justificar todo, algún pequeño desdén por aquel pequeño pueblo errante que, precisamente fuese el escogido por Dios, en realidad era, en términos políticos y sociales, de escasa importancia.

¡Para un cristiano, cualquier refugiado es como si fuese otro Cristo, que hay que respetar en su dignidad herida y acoger con caridad, por encima de las diferencias de raza, religión y cultura. Portugal hospedó muchos judíos y niños, sobre todo austríacos, durante la segunda guerra mundial. También ahora debe recibir fraternalmente a los refugiados que aquí pidieron asilo, honrando de nuevo a su cristiana tradición hospitalaria!


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.