sábado, 26 de diciembre de 2015

Un cuento


Daniel Medina Sierra

Hoy os contaré un cuento que no conocéis, creo. Es el cuento del lobo y empieza así:
Erase una vez un pobre muy pobre que conoció a un lobo, antes de conocerlo no fue tan pobre, pero tuvo que tratar con él y lo engañó, arrasó con todo y se llevo todo lo que poseía. Era tan voraz que no se conformó con quitarle todas sus posesiones, también lo acosaba, lo amenazaba pues sus sirvientes le otorgarían más beneficios económicos a cambio de seguir financiando campañas de promesas al pueblo.

El pobre a duras penas salvo un trozo del corazón y conciencia y arrastrándose como un reptil pidió ayuda a las administraciones públicas. No se percató de que ellos eran sirvientes de los sirvientes y, por tanto, nada hicieron por ayudarlo.
Estuvo en comedores sociales para, al menos, mantenerse con vida un poco más de tiempo.
Conoció más víctimas del lobo, cada uno lo describía de formas distintas; pero con una cosa en común, su voracidad.
  
Era tal su poder, que podía jugar contigo durante años antes de devorarte por completo. Las víctimas eran almas en pena con lamentos repetitivos y agonizantes. Víctimas incapaces de saber que fue exactamente lo que les atacó.
Tras un breve espacio de tiempo descubrió un lugar donde guarecerse de todos esos enemigos del hombre y conoció personas que lo ayudaban a cerrar las heridas a causa de una guerra de lobos y vasallos frente a una parte de la sociedad, los pobres.

 Ellos no podían hacer más que protegerlo durante un tiempo. El lobo volvió a por su pieza antes de que se hiciera demasiado fuerte para enfrentarlo. ¡Que viene el lobo! decía, pero casi nadie lo escuchaba. ¡Socorro, que viene el lobo!
Alguien me dijo una vez: Tú pide socorro cuando te haga falta.
Este buen amigo no entendió que no era necesario pedirlo, era necesario ofrecerlo, púes esto nos afecta a todos y mis carencias son tan evidentes que jamás pediré socorro.



El cuento no sé cómo termina ya que aún lo estoy leyendo, pero imagino que no acabará bien. No vendrá la caballería a última hora a rescatarme, no espero ni juzgo, no tengo miedo ni necesito palmaditas de consuelo. Al lobo solo se le derrota con acción, con denuncia, con visibilidad; le aterra que los pongan en evidencia y eso solo se hace luchando juntos. Que estúpida es la situación cuando, yo sé que es injusta e ilegal; y buena parte de la sociedad se queda mirando como destrozan todo cuanto puedas retener de ser humano. No tengo miedo alguno, ya me enfrenté a él y no puede hacerme más daño. Siento asco por todos los que lo permiten, por acción o por omisión y ese sentimiento más que desvanecerse se refuerza con el tiempo.
   

A veces, no siempre, me da la impresión de que son una especie inferior. Si, viven mejor que yo, son más felices en su ignorancia, se enamoran, tienen problemas banales en los que estar muy ocupados. Pero en serio lo digo ¿Tan poco sentido común tiene la gran parte de la sociedad? En fin, el lobo seguirá observando el momento idóneo para atacarme pero no podrá conmigo; eso no lo puedo decir de todos aquellos que pasan de todo y que tarde o temprano serán víctimas también.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.