sábado, 3 de octubre de 2015

Job



http://observador.pt/opiniao/job/
27/8/2015, 7:31

Lo que el Libro de Job dice es mucho en lo que respecta al sufrimiento. Y a la estupidez. El Libro de Job es también un gran escrito sobre la estupidez humana.

Hay escritos que parecen contener todo lo que se puede decir de esencial sobre una determinada materia. Tómese, por ejemplo, el sufrimiento. Conocemos directamente el sufrimiento a lo largo de nuestras vidas, y desde el principio, de múltiples maneras. Y lo conocemos indirectamente a través de los otros. Las dos formas de conocimiento se encuentran, ciertamente, tan ligadas en tantos casos, cuando el sufrimiento de los otros viene de nosotros, y el nuestro de los otros, que es difícil separarlos absolutamente. Más allá de eso, el arte –la poesía, la música, las canciones, la pintura, las películas, todo- nos habla del sufrimiento. Y la televisión lo expone, debida o indebidamente, más indebida que debidamente, varias veces al día. Estamos, literalmente, rodeados de sufrimiento. Pero, en la medida en que hay algo esencial que se deja extraer en el capítulo en forma de palabras, no conozco escrito que mejor lo haga, de un modo indisimuladamente humano, que el libro de Job.

La historia comienza, como se sabe, con un desafío de Satanás a Dios. Job es un hombre de rectitud intachable y temeroso de Dios. Pero, dice Satanás, si Dios le toca en sus bienes, rectitud y temor desaparecerán en un instante. Entonces, Dios lo toca efectivamente en sus bienes. Todas sus propiedades son robadas y destruidas –y todos los hijos muertos. Sucede que Job reacciona a la catástrofe bendiciendo a Dios y sin proferir blasfemia alguna, aceptándolo todo. Viendo esto, Satanás, -con alguna razón, dígase de pasada-  no se desanima, y aconseja a Dios, le permita  una prueba conclusiva, tocar a Job directamente en el cuerpo, en los huesos y en la carne. Y Dios envía a Job una lepra maligna que le llena el cuerpo de pus. Y ahí el caso, en ciertos aspectos, cambia sensiblemente de aspecto.

Y cambia sobre todo de forma por la visita de tres amigos –Elifaz, Baldad y Sofar- que, al principio, ni siquiera lo reconocen, tal es la desfiguración provocada por la lepra. Se siguen siete noches y siete días de silencio, hasta que Job, en presencia de los amigos, maldijo el día de su nacimiento. Y los amigos y Job comienzan a alternar discursos, a partir de un patrón que se repite: mientras Job insiste en
que su sufrimiento no tiene sentido (habiendo sido él siempre un hombre recto y piadoso), los amigos, que se conceden un saber mayor que el de Job, procuran mostrarle que su sufrimiento tiene sentido, esto es, que sus causas son inteligibles y comprensibles. El sufrimiento físico y moral externo de Job es, por así decir, aumentado por esa afirmación del sentido de su sufrimiento que le viene de la boca de sus amigos.

El sufrimiento de Job no se podía expresar de forma más vehemente. Las flechas de Dios están clavadas en él y la carne, cubierta de podredumbre e inmundicia, absorbe el veneno. Sus enemigos lo miran con ojos terribles, abren la boca para devorarlo y le golpean el rostro para ultrajarlo. Dios le despedaza el cuerpo  herida sobre herida y se lanza a él, objeto de escarnio, como un guerrero.
Los hombres le escupen en el rostro y Job se siente hijo de la podredumbre y de los gusanos. Hermanos y amigos se apartan de él. Los criados lo contemplan como un extraño, y tiene que suplicar para que le sirvan. La mujer siente repugnancia de su aliento. La piel se pega a los huesos descarnados. Perseguido por Dios e invadido de terror, su alma se rompe. Es necesario realmente leer el texto para darnos cuenta tanto de la extrema soledad en que Job se encuentra como de la terrible semejanza entre el enorme dolor físico y el mal moral que le rompe el alma. Las imágenes de que se sirve Job (Me limitaré a algunos ejemplos) lo muestran de la manera más absoluta.

¿Y qué le dicen sus amigos? Que ninguna cosa sucede en el mundo sin motivo. Que lo quieren instruir. Que los lamentos de Job sólo revelan ignorancia, una ignorancia que merece reprensión. Que Job no conoce los secretos de la sabiduría de Dios, que no comprende sus caminos o su omnipotencia. Que lo que Job dice sólo muestra su iniquidad y su cólera contra Dios. Que sus discursos interminables son el resultado de la falta de reflexión. ¿Cuál es el fondo de lo que dicen los amigos, a partir de lo cual hablan? La estupidez, la nuda y cruda estupidez humana. Aquí esencialmente representada por la incapacidad radical de imaginar la soledad ajena de una u otra forma que no sea la de la altiva y diabólica voluntad de no comunicar, la del orgullo del miserable.

Job, naturalmente, no agradece tanta sabiduría venida en su auxilio. “En verdad vosotros sois hombres tenéis y con vosotros morirá la sabiduría”, nota irónicamente. Para él, es escarnio invocar a Dios en busca de respuesta. Es con Dios, y no con gente que no sabe más que él y que pretende patrocinar la causa divina, con quien le gustaría hablar. Job también se irrita con los largos discursos de los amigos, “consoladores inoportunos”: “¿Cuando terminarán esas palabras vanas?” Ellas solo pueden venir, punto importante, de alguien que no se encuentra en ese lugar: “Yo también podría hablar como vosotros, si estuvieseis en mi lugar”. Tan vanos consuelos no son más que perfidia.

Después del discurso de un quinto personaje, Eliú,  el mismo Dios interviene en la querella. Ciertamente que para recordar a Job la ignorancia en que este se encuentra de su sabiduría, pero también para censurar a los amigos de Job la soberbia al pretender conocer los designios divinos. De hecho, la censura a Job es mucho menos radical que aquella que le dirige a sus amigos. En su abandono, en su desamparo radical, Job había sido más recto para con Dios que lo habían sido sus amigos. Y Dios le restituyó con creces todo lo que Job había perdido.

No tengo, es claro, la menor competencia en materia de teología bíblica, a pesar de haber procurado aplicadamente aprender una que otra cosa  desde que (muy tarde, a los veinticinco años) comencé a leer la Biblia. Pero el Libro de Job (toda la Biblia, por descontado) habla por sí. Y no hice caso de los estratos varios de composición del texto, que obviamente determinan el sentido de la lectura. Pero estas deficiencias, que ya no estoy a tiempo de enmendar, no me impiden ver en el Libro de Job el gran libro sobre el sufrimiento humano. No que el sufrimiento, y el mal, sean el más deseable objeto de pensamiento: el placer, o el bien, son  preferentes – y de lejos. Pero el sufrimiento nos acompaña a lo largo de la vida entera y el Libro de Job nos dice, de hecho, algo esencial sobre él.

Nos dice, por ejemplo, que hay un valor del silencio frente al sufrimiento. Si los amigos de Job hubiesen mantenido el silencio de los primeros siete días y de las primeras siete noches, y no hubiesen pretendido instruir a Job, el sufrimiento de este, por mayor que hubiese sido su estado de abandono, sería menos que aquel en que se tornó. Los amigos, por descontado, eran probablemente bienintencionados, pero sufrían de aquella especie de estupidez ontológica que nos atraviesa ante  los grandes dolores ajenos, físicos o morales (llamémosles así). El sufrimiento, en su dimensión más profunda, es incomunicable, viene de un lugar donde no estamos –o aún no estamos- , y, por eso, no susceptible de discusión. En esa medida, que es la gran medida, es Job quien tiene razón: él no tiene, literalmente, sentido. Los amigos quieren que tenga sentido y caen infaliblemente en la charla, más o menos pedante y ciertamente obscena. Es una tentación natural, sin duda. Queremos hablar, y, hablando, buscar sentido. Pero, pura y simplemente, en ciertas situaciones es una tentación que conviene evitar. Hay pretensiones de comunidad que son abusivas.


La irritación de Job contra la estupidez de los amigos es legítima. Yo percibo esto. En cuanto a Dios, no sé nada, dejando a parte conocer algo sobre lo que de Dios haya sido pensado, y por eso soy, prudentemente y sin heroísmo, antes al contrario, ateo. Pero lo que el Libro de Job dice es mucho en lo que respecta al sufrimiento. Y a la estupidez. El Libro de Job es también un gran escrito sobre la estupidez humana.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.