sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Quienes son los verdaderos amigos?


26 de setembro de 2015




                                                            Ilustração de Carlos Ribeiro

Los amigos combaten lo peor de nosotros, los enemigos lo mejor. Los amigos casi siempre critican, los enemigos pocas veces. Llegan incluso a aplaudir. Esa es su forma de llegar más cerca, de ganar la confianza de un pecho abierto. Los anima el odio, un deseo de destrucción que arruina más a quien lo tiene que aquel hacia quien es dirigido.

Los amigos nos corrigen porque nos valoran, del mismo modo como reparamos un objeto importante, pero dejamos para la basura otro que consideramos que no merece el esfuerzo de intentar arreglarlo. Los enemigos nos corrigen porque no nos dan valor y quieren de esa forma justificar su desprecio. A los amigos les permito corregirme, como a los padres castigar a los hijos, mientras que los enemigos sienten un perverso placer en castigar, porque creen que así queda legitimado su falta de amor.

Hay quien es capaz de hacer mucho mal. Sus mayores armas son: la calma con la que analizan los detalles, la racionalidad con que dominan los instintos y la fiereza con aplican sus golpes. Sin piedad ni culpa. Sólo una voluntad infernal que cumplen. Sí, porque los infiernos no son sino trozos de paraíso destruidos.

El mayor enemigo de cualquiera de nosotros es la mala voluntad. La voluntad de no crear. El deseo del mal. La idea de que todo a nuestro alrededor es adverso y hostil, contrario y aborrecible, indispuesto y detestable. La mayor parte de los que se hacen enemigos son personas que codician, que se enorgullecen de algo que no tiene gran valor, gente que tiene miedo. Y es que el odio les da una ilusión de poder, valor y osadía.

Hay personas que, no siendo capaces de analizar y evaluar los propios errores, los daños y las faltas de otros, tratan de forma desproporcionada de destruir todo sólo porque se dan cuenta de un pequeño error. Como si una puerta atascada justificase la destrucción de un palacio.

 La rabia extiende sus ramas en espacios vacíos, en el aborrecimiento de las vidas que se contentan con poco sentido. Nadie nace para ser sólo normal. Ceniciento. Algunos que así se encuentran se dan cuenta de que hay otros que tienen en sus vidas colores, alegrías y vida, mucha vida…Entonces, unos asumen osar seguir su ejemplo; otros, pretenden superar su desgracia a través de la destrucción de los dones que hacen evidente u fracaso. Uno de los grandes éxitos de los enemigos es hacernos creer que dicen la verdad cuando nos hablan a nosotros al respecto.
Los momentos más decisivos de nuestros días son aquellos en que, no teniendo nada planificado y concreto que hacer, decidimos que hacer o… deshacer. Hay quien prefiere pasar el tiempo destruyendo los castillos que otros levantan en la arena de la playa… en vez de sentir la caricia del sol en la piel, el aroma único que se libera al romper las olas, la alegría tan profunda, simple e infantil de coger la playa entera en una mano llena de arena… y ser feliz por poder construir castillos que, aun resistiendo poco tiempo, son siempre señal de una voluntad de construir un bien que dure.

La traición resulta casi siempre de la incapacidad de comprender el bien donde él está. Creyendo que lo diferente es mejor, sólo porque es diferente. Pero se hace peor quien así se engaña a sí mismo, en ese prejuicio absoluto de sentir, pensar y ser mejor. Una apariencia de felicidad puede no ser más que una máscara que esconde una gran podredumbre.

El rencor muchas veces aguarda durante años hasta poder manifestar su sed de venganza, no por un mal que haya sido hecho, sino por un bien que se detestó. Por eso, uno de los mayores dolores que siente alguien que es malo es ser perdonado de su mal.

El enemigo alberga un dio que es una esperanza de venganza de un supuesto mal   externo a él. Se siente triste y acusa al otro de eso. Una especie de venganza del medroso.

Ninguno de nosotros tiene forma de no ser blanco del odio, pues tanto el bien como el mal que hacemos lo pueden despreciar de la misma manera.

Hay personas cuyo odio nos alaba. Somos diferentes de ellas, y aún más. Pero importa que nunca las arrastremos al desprecio… aceptando con paciencia su existencia.

Nuestros mayores enemigos son nuestros errores, vicios y pasiones. Debemos aprender con ellos, agradecerles las espinas que clavan, ya que refuerzan nuestra capacidad de andar despiertos y de perfeccionarnos.

El número de enemigos aumenta en la proporción a nuestro valor. Pero son esos mismos adversarios los que impiden que nos convirtamos en víctimas de nuestra importancia.


A los amigos les suele gustar  lo que nos cuesta alcanzar y  desprecian lo que nos es fácil…    los enemigos prefieren que no hagamos nada y odian lo más difícil y elevado que hacemos. Unos quieren lo mejor de nosotros, otros, lo peor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.