domingo, 2 de agosto de 2015

La venganza de un judío errante




Un judío británico, nacido austríaco, ‘se vengó’ de los cristianos que, en 1938, lo salvaron de una muerte cierta por los nazis, creando un fondo para el recate de los cristinos perseguidos en Oriente Medio

Arthur George Weidenfeld es un joven británico que, el próximo día 13 de septiembre, cumple 96 primaveras. Nació austríaco y tenía 18 años cuando, en 1938, el ejército nazi ocupó su país. Siendo judío, lo más cierto es que hubiese sido deportado a uno de los numerosos campos de concentración donde, con toda probabilidad, encontraría la muerte, como tantos otros judíos y no sólo. Pero tuvo la suerte o, mejor dicho, la gracia de tener quien lo librase de ese más que probable destino. En efecto, fue socorrido por cristianos, que también propiciaron su emigración a Gran Bretaña, donde consiguió residencia y trabajo.

Desde entonces, Weidenfeld, a quien la reina Isabel II hizo par del reino y barón, se siente en deuda con los que lo salvaron, porque entiende que les debe su supervivencia, seriamente amenazada después de la anexión de Austria por el Tercer Reich. Los años transcurridos desde entonces – ¡más de setenta!- no bastaron para olvidar esa deuda de gratitud y, por eso, quiso ‘vengarse’ de sus benefactores de 1938,creando un programa que se propone  rescatar los cristianos que son perseguidos en países de Oriente Medio, sobre todo por el auto intitulado Estado Islámico, responsable del asesinato de millares de seguidores de Cristo. La Weidenfeld Safe Havens Fund se propone rescatar aproximadamente dos mil cristianos, en Siria y en Irak, durante los próximos dos años.

A pesar de la dimensión trágica del referido genocidio, pocas han sido las veces que se levantaron para condenar esta implacable persecución religiosa, que todos los días cosecha nuevas vidas. El Papa Francisco parece ser la excepción que confirma la regla, pues se ha referido con frecuencia a este nuevo holocausto. Pero sus alertas no han tenido la virtud de despertar la comunidad internacional, que parece más interesada en resolver la crisis financiera que en defender los millares de cristianos que están en peligro inminente de vida en la atormentada región del próximo Oriente, en Pakistán –donde la católica Asia Bibi, condenada a muerte por blasfemia, continúa presa-  en Nigeria, en Sudán, etc.

Aún el 9 de julio pasado, el Papa confesó el dolor que lleva en el alma: “asistimos consternados a la persecución de cristianos en el próximo Oriente y en otras partes del mundo”, donde “tantos de nuestros hermanos y hermanas son perseguidos, torturados y muertos por su fe en Jesús”, especialmente en Irak y en Siria, donde no sólo algunos cristianos son decapitados, por razón de su fe, también los supervivientes son forzados a convertirse al Islam. No obstante la insistencia de las apelaciones, las organizaciones políticas y humanitarias optaron hasta la fecha, por lo que parece, por una cómplice indiferencia.

Gracias a Dios, no ha sido ese el caso de lord Weidenfeld, que en buena hora tomó la iniciativa de lanzar esta operación de rescate de cristianos perseguidos en la Tierra Santa y en toda la región. Según información facilitada por la Lugar-Tenência de Portugal da Ordem do Santo Sepulcro, una organización pontificia mundial al servicio de los Santos lugares y de las respectivas comunidades cristianas, este proyecto, a pesar de tener sólo unas semanas de vida, ya expatrió, hacia Polonia, ciento cincuenta cristianos Sirios.

No obstante la naturaleza humanitaria de la operación, surgirán algunas críticas al carácter  confesional del apoyo que este fondo presta. Arthur George Weidenfeld explicó, mientras tanto, que la iniciativa nació de la deuda contraída por él y por muchos otros jóvenes judíos, integrados en los Kindertransports, para con las confesiones cristianas que los salvaron, llevándolos a Inglaterra.

Habrá quien diga que los judíos son muy ‘vengativos’ y materialistas y, si así fuera, el promotor de esta iniciativa no es la excepción. Con todo, su ‘venganza’ es muy especial, porque es expresión de su gratitud y totalmente desinteresada. Una actitud que el querría ver compartida por todos los miembros de su pueblo: “nosotros, los judíos, debemos ser también agradecidos y hacer alguna cosa por los cristianos en vías de extinción”.

Mientras tanto, el barón Weidenfeld no tiene razón cuando afirma que, como no puede salvar a todo el mundo, se contenta con ayudar a algunos cristianos. La verdad es que, al contrario de lo que afirma, quien salva a un hermano, sea o no cristiano, se salva a sí mismo y salva al mundo también.

Sacerdote católico


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.