miércoles, 19 de agosto de 2015

Histerismos, hitlerismos



http://observador.pt/opiniao/histerismos-hitlerismos/

La cuestión del aborto se presta a histerismos. De los que, con mucho orgullo pero poca caridad, consideran asesinas a las mujeres que abortan. Y también de los que defienden que debe ser subvencionado e incentivado.

La cuestión del aborto es especialmente dada a histerismos. De principio a fin. De los que enarbolan, con mucha razón, la bandera de la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural y consideran, con poca caridad, asesinas a todas las mujeres que abortan. Pero también de los que defienden, con fanatismo irracional, que el aborto es un derecho fundamental de las mujeres y debe ser, por eso, liberalizado, subsidiado e incentivado. A unos y otros hay que pedir  sentido común y, además, serenidad, porque las emociones no suelen ser buenas consejeras, sobre todo en materias tan delicadas.

A nadie le está permitida la condena sumaria de una mujer que aborta, porque hay que tener en cuenta las circunstancias concretas de cada situación. Puede ser, es cierto, un acto consciente y deliberado, en que una vida humana es eliminada, en cuyo caso será difícil no reconocer carácter pecaminoso en esa acción, porque nada puede justificar la muerte de un ser humano inocente.

Pero no todos los abortos se producen así. Pocas son las mujeres que lo hacen con esa fiereza asesina. La presunción es, incluso, la de su inocencia, porque la culpa nunca se presume y deberá ser, en cada caso, probada. Hay bastante gente de buena fe, que no sabe lo que realmente está en cuestión en una interrupción voluntaria del embarazo, incluso porque el eufemismo de esta expresión dificulta, intencionadamente, la comprensión de la realidad en cuestión, así como la de sus dramáticas consecuencias.

Hay quien aborta sin culpa, porque está obligada a ello, especialmente por su pareja, que no acepta la paternidad del ser generado, aunque está obligado a ello, jurídica y moralmente. No deja de ser curioso que, en el caso evangélico de la mujer sorprendida en flagrante adulterio, se omita la referencia a su cómplice. ¿¡Si la acción implica necesariamente dos personas y ambas fueran sorprendidas en el acto, cómo explicar la ausencia masculina?! A Cristo no se le escapó la injusticia de aquellos que, injustamente, sólo acusaban a la mujer, mientras encubrían la culpa del hombre, a caso mayor, en caso de que la hubiera violado o coaccionado. Por eso Jesús, sin contradecir la ley ni justificar el adulterio, no condenó a la mujer.

También hay familias, muy ‘buenas familias’ por cierto, que, ante un inesperado embarazo de una hija adolescente, la fuerzan a abortar, sobre todo cuando el compañero no es ‘flor-que-se-cheire’ y no se prevé, no desea, cualquier fruto de aquella desastrosa relación. Entienden los familiares que la desgraciada joven no puede ni debe quedar sujeta, para el resto de su vida, a aquella pobre criatura, concebida en un momento de locura e irreflexión. Mandan entonces ‘las bunas costumbres’ que se elimine esa diminuta existencia y se devuelva a la joven
su libertad y respetabilidad social. Se presiona y se amenaza, incluso con la expulsión de la familia, a la menor que no acepte el ‘desmancho’, como un mal necesario, la única solución posible para aquel drama personal y familiar. ¿Pero, una mujer así forzada, es a caso responsable de un acto cometido por causa de la desesperación, posiblemente en la mayor y más dolorosa soledad y sufrimiento? Cristo, ciertamente, no la condenaría, ni ningún cristiano digno de tal nombre, en cambio otros defensores de la vida tal vez no tuviesen pudor en considerarla, pura y simplemente, una asesina.

En el campo opuesto, tampoco faltan ejemplos de una retórica tan exagerada que, en realidad, resulta ridícula. Todavía recientemente, apropósito de la aprobación, por la Asamblea de la República, de la “Ley de apoyo a la maternidad y paternidad”, suscrita por cerca de cincuenta mil lectores, al abrigo de una iniciativa legislativa de ciudadanos, se oyeron gritos desesperados, como si la nueva ley fuese una monstruosidad inimaginable, un retroceso de mil años en la legislación social, un regreso a las cavernas del paleolítico inferior, una humillación para las mujeres portuguesas, una ofensa al orden constitucional, una grosera violación del anterior referendo (que, por cierto, una no menos grosera violación el referendo anterior, también no vinculante…), una inaudita falta de respeto al Estado de Derecho, una catástrofe humanitaria, etc.

Hay, por supuesto, algunos diputados y políticos que, cuando peroran sobre estas materias, lo hacen con tan depuradas capacidades dramáticas que se lamentan no haberse dedicado a la carrera artística. Quedan bien esos gestos  teatrales en un escenario, pero son excusados en un parlamento, que debe ser un lugar de reflexión y de debate más racional que emocional, porque sólo un análisis sereno puede fundamentar una decisión ponderada y justa, como deben ser las leyes que rigen una cuestión tan sensible.

Por otro lado, que no todas las mujeres que abortan son asesinas no supone que ninguna lo sea. Hay abortos sin culpa, como también los hay que son criminosos, cometidos con plena consciencia y total voluntad, a veces de forma reincidente y a expensas del Estado, o sea, de los contribuyentes. Ni todas  criminales, ni todas inocentes. La Ley no debe suponer  una cosa, ni su contrario, sino proteger siempre al más débil y, supuesta la presunción de inocencia, responsabilizar a quien infringe la ley.


Los histerismos están de más. Siempre. Son polución. O peor, una buena imitación de los dictadores más irracionales. No era por casualidad que Hitler discurseaba siempre dando gritos… Es que, a quien le falta la fuerza de la razón, sólo le queda la razón de la fuerza. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.