sábado, 29 de agosto de 2015

El valor de todo y la importancia de nada



29 de agosto de 2015   https://www.facebook.com/jlmartins?fref=ts



                                                       Ilustração de Carlos Ribeiro

Una de las mejores formas de valorar a las personas y las cosas es esperar a que con el paso del tiempo su importancia se relativice y se revele. Demasiado cerca, todo tiende a parecer absoluto y definitivo. Para comprender cada momento de la vida, es necesario que pase, y que se junte a otros hasta que llegue el momento cierto de ver, con toda claridad, lo que se pasó.

El secreto del discernimiento es al final una cosa tan simple como exigente y dolorosa: paciencia.

Si sólo se comprende la vida cuando miramos hacia atrás, la verdad es que, para  vivir, el sentido es el opuesto. Hacia adelante. Así, una elección determinante de nuestras vidas pasa por saber donde colocamos nuestros ojos y nuestro corazón: en el pasado en busca de comprensión y aceptación; u, en el futuro en busca de más vida.

Nuestro camino pasa por tierras desconocidas y mares lejanos. Nuestra vida es un acabar que nunca acaba. Como no hay un fin definitivo, renacemos de forma constante en muchos lugares y tiempos, y siempre es así, por más cansados y angustiados que estemos… ¡porque nuestra vida quiere vivir más  que nosotros mismos!

El vencedor sale muchas veces derrotado. Una de las alturas en que el corazón no debe flaquear es cuando está rodeado de enemigos. La soledad esencial de cada uno de nosotros es tan profunda que asusta a los que nunca se dan cuenta de la inmensidad del mundo dentro de sí.

Yo soy alguien que busca en el otro un ser como él, a partir de él y… para él.

En los tiempos de abandono hay que tener el coraje de la esperanza. Aquella certeza de que nuestro camino pasa por valles de tinieblas, frío y dolor… pero nuestra misión no es ni quedar allí, ni perder nuestra fe en el amor. Nuestras obras deben ser la respuesta al sufrimiento, porque son las obras las que confirman la misión.

¡Hacer lo que debo, estando entero en lo que hago!

Quien no quiere  vencer, no puede esperar victorias.

No. Nuestra existencia no es sólo esto. Es más que esto. Es mucho más que nosotros.

En los éxitos es bueno recordar los fracasos… todo se vuelve más claro. Los éxitos y los fracasos.


Hay una vida inmensa e intensa dentro de mí. La misma vida que anima a los árboles, que florecen y fructifican en primavera… y que, cuando sopla en el viento, las deshoja y libra de sus ramas muertas… la misma fuerza que levanta las olas, hace arena. El mismo coraje que nace e ilumina el corazón invencible de quien aprende a amar.

Debemos osar ser más. Trazar una cruz en el infinito y poner rumbo allá… Mientras no llegue el tiempo de ser nosotros la hoja seca que cae…

Yo soy también mi herencia. El ser de aquellos que me amaron y que acepté.

Cada uno de nosotros es sólo una hoja, una rama o un árbol… pero una floresta, un mundo y un universo.

¿Como no va querer dar todo por la verdadera felicidad? Buscar en el pasado el sentido de la vida es como buscar en los sueños razones de salud.

De noche, las luces son más suaves y verdaderas. El cielo es más bello cuando se pueden ver todas las estrellas centelleantes que nuestra corta vista no alcanza. La luz de la luna  puede ser aún más pura que la propia luz del sol.

El amor llama. A lo lejos, alguien canta. A lo lejos. Hay que esperar. Luchar. Con fe. Aquella certeza de que no estoy solo. Somos nosotros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.