domingo, 26 de julio de 2015

¡Caridad no, caridad nunca!



http://observador.pt/opiniao/caridade-nao-caridade-nunca/

La extraña ideología de los que abominan de la justicia que dicen exigir y que exigen la caridad que dicen abominar.

El problema de algunos gobernantes, griegos y no sólo, no es político, ni financiero, sino espiritual. Se describe con pocas palabras: odian la caridad, pero quieren vivir a su costa. Hay personas, partidos políticos y países que mueren de esta dolencia, que es el progresiva, degenerativa y mortal. Es un vicio como las drogas, y se contagia.

Hay en la esencia de las ideologías extremistas una profunda aversión por la caridad. Nadie que milite en ellas y sea consciente de sus contravalores, acepta, por más miserable que sea, un óbolo. Sería vil, vergonzoso, indigno. Para comprobar que es así, basta escuchar los eslóganes que, puño en alto, ora con la mano cerrada, ora con la palma abierta, se suelen oír en ciertas manifestaciones: ‘¡No queremos limosnas!’’

Exigen justicia pero, al mismo tiempo, reivindican lo que no les es debido. Dispensan favores, pero quieren fondos a los que, como saben, no tienen derecho. ¡O sea, abominan la justicia que dicen exigir, al mismo tiempo que exigen la caridad que dicen abominar! Decididamente, la coherencia no es su fuerte.

Esta abominable ‘caridad’, que nada tiene que ver con la homónima virtud cristiana, es, pues, un vicio políticamente incorrecto. Es algo que una mente evolucionada y altruista no sólo desdeña como debe despreciar, como antes se decía en las cantigas de escarnio y mal decir.

¿Por qué? Porque esta tal ‘caridad’ son quimeras de señoras que, a costa de los pobres, organizan tómbolas, mesas petitorias, sorteos, banquetes de gala y fiestas que, según los extremistas de costumbre, sólo sirven para la promoción y exhibición social mediática de los protagonistas. Porque esta ‘caridad’ es la mano llena de anillos que, con lupa, por precaución higiénica, deja algunos trozos en las manos sucias del incómodo mendigo. Porque, concluyendo y resumiendo, la ‘caridad’ es el disfraz de la hipocresía de quien finge tener preocupaciones sociales cuando, en realidad, quiere que se mantenga el estatus quo que genera estas injusticias que nos gritan. Por todo esto, y lo que queda por decir, la ‘caridad’ es tan detestable para los iluminados extremistas.

Aunque esa visión de la caridad sea una triste caricatura, que olvida la inmensa beneficencia de que la verdadera virtud es responsable en todo el mundo, una crítica tal puede tener, más por vía de excepción que por regla, alguna objetividad. Pero no se puede hablar mal de la caridad y, después, exigirla en provecho propio. Tal vez sea criticable la actitud de quien entiende que el amor al prójimo son casinos y canastas, ¡pero no es menos caricatura la figura de quien exige ayudas, al que no tiene dinero, al mismo tiempo que afirma detestar las limosnas! Puede haber alguna duplicidad en el propósito de solidaridad social en un elegante baile de debutantes, pero quien dice abominar de los favores y anda siempre pidiéndolos, no es menos hipócrita.

¿¡Pedir!? No, quien así piensa y actúa no pide nada, porque cree que tiene derecho a todo. Por eso, estas ideologías, teóricamente anti caridad pero, en la práctica, mendicantes, tienen un estilo propio: la arrogancia. Este idioma salvaje, que también se encuentra en otras partidos y figuras políticas, es común a los extremismos opuestos, lo que explica extrañas alianzas entre fuerzas partidarias diametralmente contrarias (o tal vez no) como, por ejemplo, el odioso pacto Hitler-Stalin. Son matrimonios en régimen de separación de bienes ideológicos, pero, en comunión de poderes e intereses adquiridos. Uniones políticamente contradictorias pero donde no hay problemas de comunicación, porque hablan todos la misma lengua y alimentan los mismos odios de estimación. Más allá  de la misma ansia de un poder totalitario, comparten, en casta comunión, el mismo estilo ofensivo, prepotente, arrogante. Por eso, quien así se defiende, ¡No pide, exige! ¡No hable, Grita! Nunca dice ‘por favor’, y nunca dirá ‘obrigado’.

Es esto, en una palabra, lo que más duele a esos revolucionarios de uno u otro extremo: La humildad de tener que pedir una ayuda a la que, como saben, no tienen derecho. Si hay quien, hinchado de orgullo, considera insoportable la humillación de tender la mano a la caridad, no lo haga, pero entonces honre sus compromisos, pagando lo que debe. Y después, viva con lo que fuere suyo. Nadie está obligado a pedir, y nadie tiene que dar lo que no es debido a quien ni siquiera es capaz de reconocer, o de agradecer, la ayuda que le da.

No tiene por qué ser humillante pedir una limosna que se necesita desesperadamente, a no ser que sea algo a lo que se tiene derecho. No se tiene por que agradecer lo que es dado en justicia porque, en ese caso, quien da no tiene sino una obligación. Pero, si la dádiva no fue concedida en condiciones inmorales, ni es debida por una razón legítima, es entonces un auténtico don y, por eso, sería acto vergonzoso que no fuese reconocida como tal.

Puede ser muy triste para alguien, para algún partido o para algún gobierno, pedir limosna, pero es mucho peor recibirla de mala voluntad, no saber agradecer lo que, no constituyendo una obligación jurídica o moral, fue dado por favor. Por pura caridad.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.