viernes, 26 de junio de 2015

¡¡¡RESPETO!!!



Hoy por fin tuve la oportunidad de conversar con un armenio, un refugiado político en nuestro país desde los años noventa. En verdad no es la primera vez que esta persona acude a esta oficina, o pasa unos días en el albergue.

Pero, nunca habíamos hablado lo suficiente para conocer algunas de sus cualidades, para mí era una persona reservada, quizá no quería hablar por algún motivo, y por eso respetaba su silencio y discreción. No es de esas personas que lo ves hablando con todo el mundo, que presume de estar integrado como el que más; destaca por su prudencia.  Su semblante inspira serenidad y respeto, sus gestos son educados y suaves, aunque reflejan una personalidad fuerte, seguridad en sí mismo, y así se gana el respeto de todos.

Mi compañero tenía ganas de que yo hablara con él, pues manifestaba unas ideas sobre la Iglesia y la fe, que a él le parecían muy acertadas, incluso mejores que las de nuestra Iglesia católica. Yo también tenía ganas de conocer a este hombre, así que me coloqué a su lado, y precisamente hoy,  tuvimos una mañana bastante tranquila.

Comenzó preguntándole mi compañero sobre el divorcio, que entre los armenios no se da, sobre el aborto, que lo consienten hasta el tercer mes, a partir del cual está totalmente prohibido. Luego seguimos interesándonos por la jerarquía en su iglesia los diferentes grados o cargos que tienen, los sacramentos, si celebran ellos la eucaristía y cómo lo hacen… etc.

Mi compañero está muy interesado en estos temas, porque al ser la Iglesia Armenia una de las más antiguas pues le parece que están más acertados que nosotros, los católicos, no dan culto a los santos, sólo tienen eucaristía los domingos, y otras diferencias… Pero, hoy, se ha quedado muy sorprendido, incluso le ha expresado a nuestro amigo armenio su disconformidad con el modo que tienen de hacer justicia.

Kamo, que significa lo mismo que Camelot - el del Rey Arturo, me insistía- me expresó muy enfadado que lo que le horroriza de nuestra sociedad es la falta de respeto, me comentaba ofendidísimo que había oído a una niña contestar de muy malas maneras a su madre que la llamaba con urgencia, ¡eso entre nosotros es imposible! ¡A nadie se le ocurriría! Incluso cualquier persona mayor puede reprender a un menor. Se le notaba afectado por esta falta inmensa de respeto que en nuestra sociedad se ha implantado como algo normal, e incluso puede llegar a estar amparada por la ley...

Yo le expresé mi admiración por ese sentido tan profundo del respeto que expresaba, que partía de la familia y se trasladaba a la sociedad. Aunque no lo dijera expresamente él, es en último término una manifestación del respeto absoluto a Dios y a sus mandamientos, que impregna todas las actividades de la vida en todos los tiempos, y de todos los hombres de bien. Algo que hoy nos asusta a los occidentales, y se le suele llamar “integrismo”, o cosas peores.

El colmo del desacuerdo de mi amigo y compañero con las medidas que adoptan en Armenia, según  nos decía este buen hombre, se produjo cuando nos explicó lo que hacen con los violadores, por otra lado muy escasos. Allí los coge la policía, lo lleva a la plaza y los deja en manos del pueblo… Entonces no pudimos por menos de expresarle nuestro desacuerdo, si bien reconocimos que en nuestra patria los violadores no son tratados por la justicia con el rigor que se merecen.

Pero también me explicó más cosas, como que su pueblo ha sufrido numerosas persecuciones y dominaciones, por un lado los invadieron rusos, por otro los amenazan constantemente los países musulmanes,  lo que ha dado como resultado un éxodo por todo el mundo de doce millones de armenios, frente a los cinco millones que permanecen en su patria, cada vez más reducida, y empobrecida, sobre todo después del último terremoto, hace pocos años.


También me explicó el origen y la relación de la Cofradía del Nazareno en Cádiz con los armenios, que data del 1600. Había en Cádiz una colonia floreciente de armenios, hasta que el rey les obligó a convertirse al catolicismo. Muchos se fueron y sólo se quedaron doce. Tendré que ir algún día a ver las inscripciones que dan testimonio de estos hechos. ¡Cuántas cosas ignoramos, y no debiéramos, pues por sí solas enseñan a vivir con una perspectiva más acertada, pacífica y provechosa!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.