sábado, 16 de mayo de 2015

“Somos este momento que dura” (Somos a cada instante)



                                                     Ilustração de Carlos Ribeiro

La vida es un viaje incluso para aquel que nunca ha salido del mismo lugar. Hay quien sale para descubrir todos los rincones del mundo sin darse cuenta que cada día, en un mismo punto, es diferente del día anterior… que todo cambia a cada instante. Al invierno sigue la primavera, pero siempre es una primavera nueva, única… auténtica.

Cuanto más deprisa nos desplazamos en el espacio, menos nos movemos en el tiempo. Es posible parar en un determinado lugar y ver el tiempo pasar por allí, por el mundo y por nosotros mismos… es posible pasar así por el tiempo. Profundizar en nosotros mismos y buscar allí un pasado o un futuro lejanos… es posible viajar en el tiempo, sin salir del lugar.

Hoy parece que todos tienen prisa. Se puede pensar incluso que será para aprovechar el tiempo que queda para algo valioso… pero no acostumbra a ser así. Las personas tienen prisa porque huyen sin saber siquiera de que… pero, intentan escapas de sí mismos.

Pocos de nosotros conseguimos estar a gusto en nuestra propia compañía. Mientras tanto, algunos creen que tienen derecho a imponer su compañía a otros… se cansan de sí mismos pero se creen agradables a los otros. Destruyen su tiempo y hacen perder el ajeno. A menos que los otros tengan para con ellos la paciencia que ni ellos mismos tienen para sí mismos.

Hoy se vive demasiado lentamente. A pesar de la agitación y velocidad, la mayor parte de los hombres gira sólo en torno a sí mismo. Como si el mundo fuese sólo yo. No hace nada a pesar de estar en constante ebullición. Pero es sólo apariencia. Por eso se aborrecen a sí… no se soportan porque nunca se perfeccionan. El tiempo los llama pero ellos no quieren ir. Los otros tienen mundos nuevos y maravillosos abiertos para los cuales ellos no quieren ir. Los otros tienen mundos nuevos y maravillosos para los cuales ellos no quieren siquiera abrir los ojos.

Las vacilaciones y precipitaciones son formas de perder el tiempo. Escoger el momento exacto, esperar con paciencia hasta que llegue, es garantizar que no nos contentamos con soluciones pasajeras y mediocres… se puede esperar una vida entera por el momento oportuno, pero un momento puede bastar para que toda la espera haya valido la pena… y, aunque no llegue, habremos sido vencedores en nuestro empeño de ser quien somos. Pero, muchos de nuestros sueños no son de este mundo.


Es sabio ser prudente, así como corajudo para arriesgar todo cuanto llega el momento. Pensar y sentir exigen tiempo y determinación. Esperanza y desprendimiento. Reserva y prontitud.

El que sabe lo que quiere se toma su tiempo. Sin prisas, porque la tarea de ser feliz no exige más que perfección… pueden pasar los años, pero la obra queda para siempre, el coraje y la fuerza de los que se entregaron a levantar algo más grande que ellos. No se hace un castillo o un palacio en un año, tampoco en un mes… pero hay quien los quiere en una semana o incluso en un minuto… no comprenden que parte de la belleza y la fuerza de las grandes obras es la manifestación del interior de quien las soñó y levantó.

¿Cuánto de nuestro tiempo es sólo nuestro?

Todo pasa. Lo mejor y lo peor. Pero si fuéramos capaces de abarcar el tiempo con nuestras manos, los buenos momentos serían más duraderos y los malos más pasajeros. Somos un tiempo. Un instante que dura. Un pedazo de eternidad.


Todo pasa. Pero nada vuelve a pasar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.