miércoles, 13 de mayo de 2015

De Cuba a San Fernando, mirando hacia Miami.



Hoy he conocido a A., otra víctima de la dictadura de los hermanos Castro. Lleva treinta años, ni más ni menos, en nuestro país, y no ha conseguido regularizar su situación legal ni hacerse ciudadano español.

Precisamente hoy, cuando todo el mundo se hace eco de la recepción del dictador Raúl Castro por el Papa. Está muy bien, pero a nuestro amigo, con setenta años, y sin papeles, no lo vi entusiasmado, más bien totalmente ajeno, y con la esperanza puesta en los cubanos de Miami, y poder contactar con algún familiar.

Comenzó a contarme cómo fue su llegada a España, hace treinta años, concretamente en el año ochenta y cinco, del siglo pasado. Es marino mercante, de carrera, y huyó de Cuba, de la atroz represión de los Castro. Llegó en avión a Barajas con otros cubanos, como tripulación que debía sustituir a otra en un barco mercante que zarpaba desde Canarias a Cuba. Huyó precipitadamente en un taxi hasta la embajada de Estados Unidos para pedir allí asilo, pero le respondieron que ellos no podían darle asilo ya que estaba en un país libre… Pero aquel gobierno era entonces amigo del gobierno Cubano, y no ayudaba precisamente a los que lograban huir de Cuba, porque no convenía a sus intereses políticos e ideológicos.

Al preguntarle cómo era la vida en Cuba y por qué se vino, me respondió emocionado, todavía, cómo lo peor era el aislamiento social, los insultos y el desprecio, con  que era tratado todo el que era declarado enemigo del régimen y del comunismo. Le pregunté si era creyente, y me respondió con una convicción envidiable, que claro, que él era bautizado. Pero entrar en una Iglesia suponía quedar señalado y marginado, por eso él no pudo entrar en la Iglesia, o visitar a nuestra Señora del Cobre, tanto como hubiera querido.

En España ha vivido siempre como persona sin hogar y sin papeles, ¡durante treinta años consecutivos!, y repite con asombro, moviendo la cabeza a un lado y a otro: “cómo puede existir un país como este, donde se pueda vivir sin papeles durante treinta años; aunque te pare la policía, no pasa nada, a no ser que cometas un delito…” Como él es un hombre tranquilo, pues eso, nadie se mete con él, ni para bien ni para mal.

Ahora quiere conseguir los papeles para poder salir algún día hacia Miami, donde viven algunos familiares suyos, y especialmente una sobrina, a la que esperamos que pueda localizar algún día, y compartir los últimos años de vida que le queden, que, a juzgar pos su aspecto, no serán pocos pues con setenta años no tiene una arruga, ni tampoco enfermedad alguna. Se ve que la calle no ha podido con él, y es, yo creo, por ese deseo tan fuerte de regresar con los suyos, y haber podido vivir en libertad.


¡Ojalá se la lleve con él pronto, la libertad,  para Cuba!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.