sábado, 18 de abril de 2015

Verdades concretas y verdad íntima


18 de abril de 2015 



                                                          Ilustração de Carlos Ribeiro

Las verdades son objetivas, están ligadas a los hechos, son racionales y coherentes entre sí. De acuerdo con esta noción común, la verdad es una adecuación del pensamiento a la realidad. Las ideas serán verdaderas si reprodujeran con exactitud los hechos concretos.

Estas verdades se refieren a lo que tengo delante… lo opuesto a mí. Son meros contenidos superficiales y no cambia nada en mi interior si alguna de ellas estuviera equivocada. Además, ¡esas verdades son siempre provisionales! ¡Existen en cuanto verdad solo hasta que el conocimiento evoluciona y sean sustituidas por otras mejores!

Una verdad objetiva es siempre impersonal, racional y universal. Todos los hombres deberían ser capaces de conocerlas y entenderlas… ¿pero es que abstraer algo o alguien de la realidad concreta no es traicionarlo? Al final, si no presto atención a lo que lo hace original y único, consigo colocarlo en un sin número de estanterías y colocarle muchos rótulos, pero no estaré pensándolo en su verdad profunda.

Nada cambia en mi vida íntima si se prueba que una fórmula cualquiera de los químicos al final está equivocada y hay una mejor. Son verdades concretas pero no dicen nada de lo que es esencial.

La verdad que me importa es otra. ¿Lo que me inquieta es la Verdad que existe en lo más profundo de mí y yo desconozco, aquella que existe en el mundo y sólo a mí me merece respeto… ¿he hecho lo que debo? ¿Estaré  condenado al arrepentimiento? ¿Seré feliz? ¿Ahora o después? ¿Volveré a sonreír como cuando era un niño? ¿Llegará quien yo espero hace ya tiempo? ¿O, por lo contrario, la Verdad es que quedaré solo para siempre? ¿Quién es esa persona que debo esperar? ¿Qué soledad es esa que debo aprender? ¿Es fundada mi esperanza o sólo una ilusión? ¿Tiene sentido mi sufrimiento o es absurdo?

La esencia de cada hombre es tan única que escapa a cualquier tipo de verdad objetiva, nuestra identidad profunda es una especie de resto, un fallo en el sistema. Somos un grano de arena, el más insignificante de todos los otros granos de arena… ¡cada uno de nosotros es una discordancia original! Lo que somos escapa a todo intento de comprensión racional. Nuestra existencia particular es sublime y absoluta porque es una disonancia singular y excepcional. Actuamos diferente porque somos una diferencia. Nadie es solo más que uno.


Los valores, decisiones o gestos con que me expreso revelan lo que soy. Mi identidad se define por la línea con que separo lo que hago de lo que no hago. Todo cambia si mi verdad, mis valores se alteran, si tomara una decisión diferente o si cambiara un gesto por otro. Todo. Cambio yo y el mundo. Cambia la verdad. Sí, la verdad está viva, ella es la propia vida que me anima… da luz a mis pensamientos y calor a mis emociones. Sin verdad no hay nada… un vacío… un abismo oscuro y frío.

Este pedazo de tiempo y espacio, este mundo íntimo que cada uno de nosotros es, vale un universo. No porque seamos mejores que alguien, sino tan solo porque somos únicos… tan puros, como cuanta sea la autenticidad de que somos capaces.

La autoridad de cada uno de nosotros resulta de ser autores y protagonistas de la Verdad de nuestra vida. La responsabilidad es enorme, porque el riesgo es infinito… todo depende de la oscuridad, porque se puede perder en cualquier momento. No soy el fundamento de mí mismo. Ni mi propio fin…

El don de mi existencia es tan incomprensible cuanto concreto. Simple y admirable. Excelente y perfecto. Sublime.

Mi existencia, mi vida, la vida que soy, la vida que siento que quiere ser vivida en mí y a través de mí… no es una verdad, es la Verdad. Una bondad que se siente.

Sólo el corazón y la fe se pueden aproximar a lo que queda después de que la racionalidad retira todo lo que puede ser pensado, comprendido y aclarado. Soy lo que queda de ese proceso. Soy el resto. Tanto más puro cuantas más superficialidades hubiera sido capaz de desechar. Soy este qué irracional. Esta divergencia impar… esta migaja de vida que quiere vivir y ser feliz. Plena.


Lo más profundo e importante del mundo no se puede analizar de forma objetiva. La Verdad es íntima. Aún más íntima que la muerte en mí. Esa que sin una palabra me enseña tanto. La nada me amenaza a cada instante… el ser se construye contra la nada. Vivir es aceptar el desafío supremo de la existencia: construir un puente de sentido por encima del abismo de los absurdos de este mundo. Un camino que se hace por las elecciones en medio de la niebla que no me deja ver sino la luz que llevo dentro de mí. Aquella que me construye… a medida que la descubro… como principio, camino y fin.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.