sábado, 11 de abril de 2015

Las personas son un misterio


José Luís Nunes Martins
https://www.facebook.com/jlmartins/posts/10203888501680500:0
11 de abril de 2015 



                                                       Ilustração de Carlos Ribeiro



Querida amiga,

Una de las virtudes más importantes es la de saber conocer alas personas. Cuando se fracasa ahí, la tragedia es casi segura… así, si me lo permite, le voy a escribir algunas líneas sobre lo que creo que es más conveniente a este propósito:

En primer lugar, no se puede evaluar a los otros sino con la medida que usamos para evaluarnos a nosotros mismos. No tiene sentido querer saber todo sobre otro sin antes haberse esforzado por conocerse a sí mismo.

Después, debemos tener siempre en cuenta que las personas se revelan en el tiempo. Cualquier análisis hecho con urgencia será, casi siempre, equivocado. Nadie se manifiesta en un momento o dos. No hay personas simples, nadie cabe dentro de una explicación fácil y rápida. Somos unidades vivas que se desenvuelven de forma progresiva. Nuestra identidad es un complejo equilibrio dinámico entre permanencia y mudanza.

Si no somos siempre lo mismo, tampoco mudamos a cada instante. Los mayores cambios en la vida se dan de forma sutil y casi desapercibida. Hay quien no se da cuenta de que es hoy opuesto a lo que era hace unos años, porque estos cambios de rumbo se dan sin un choque o movimiento brusco.

Sólo con tiempo podemos evaluar estancamientos, evoluciones y revoluciones.

Tiempo. Mucho tiempo. Tanto tiempo cuanto sea posible. Si le fuera necesario tomar alguna decisión, importa que sea humilde al decidir, sin confiar demasiado en su capacidad de leer señales y normas. La verdad es que la mayor parte de nosotros prefiere quedarse sólo con aquello que consigue comprender, ignorando el resto…  pero eso que puede parecer que está de sobra es, muchas veces, lo más importante… y sólo se podrá saber ver si le damos tiempo…

Pero, las personas nunca son lo que parecen. Nunca. Ni siquiera cuando parecen serlo que son. La apariencia nunca es la esencia. Hay quien se sirve de esta distancia para hacerse ilusiones, para engañarse a sí mismo e intentar engañar a otros…

Hay quien no sabe decir la verdad.

Lo que importa está dentro, más allá, de lo que se puede ver y tocar. Lo exterior es sólo un soporte de lo interior, un medio para revelarse. Una apariencia, por sí
sola y por más bella que sea, no es nada, no sirve para nada ni vale cosa alguna. Lo mejor de alguien nunca es evidente. Lo peor tampoco.

Es necesario saber además que una persona no es sólo una historia pasada. Son muchos los que hablan de sí mismos como si se conociesen bien, cuando en realidad sólo relatan acontecimientos pasados. Ahora bien, esas autopsias revelan solamente lo que ellos fueron, no lo que son: una especie de cadáveres sin presente ni futuro. Es tan fácil caer en este error… ¿no es así?

Cada uno de nosotros es una unidad donde pasado, presente y futuro se enriquecen unos a otros… lo que somos resultará más de las acciones que de las intenciones, más de la voluntad que de las casualidades, más de la esperanza que de los recuerdos.

Es un error común prever el mañana por el hoy. No somos secuencias lógicas. Somos libres y es en esta incertidumbre, ínfima e infinita, donde reside el sentido de nuestra vida, la verdad de nuestra autenticidad y el valor de nuestra singularidad.

Pero, como creo que sabe, querida amiga, hay quien, incluso ante las pruebas de falsedad de aquello en que cree, se agarra con voluntad ciega y redoblada a sus certezas… convenciéndose aún más de sus infundadas creencias.

Hay poca gente capaz de asumir la sabiduría de la humildad, comprender y creer que se engañó, y que, por mayor que haya sido su contribución emocional, está a la altura de ponerle fin y cambiar de rumbo.

Tendemos a inventar historias que nos ayuden a encontrar respuestas sobre la identidad, la nuestra y la del otro. Es raro que consigamos pensar que un ser humano es un verdadero y profundo secreto y, por eso mismo, nos engañamos con frecuencia, deliberada y cruelmente. La verdad es que casi nunca sabemos el por qué de lo que sentimos, aunque estemos casi siempre convencidos de que sí, por más íntimas que sean nuestras emociones…  

Si aceptamos que cada uno de nosotros es un misterio que se revela a lo largo de su tiempo, eso tal vez ayude a disipar las prisas que tantos tropiezos y absurdos nos causan…

Finalmente, le pido que medite en algo que me ha enseñado mucho: una vela es el pabilo, la cera es sólo el soporte. Su  verdadera luz se da en el tiempo, no en el momento.

Me complace usted, confío en usted y rezo por usted.

Agradecido

2 comentarios:

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.