domingo, 29 de marzo de 2015

La normalidad del mal




Hay que revisar los procedimientos que garantizan la seguridad aérea, pero no hay mecanismos infalibles contra el libre arbitrio.

Aún es pronto para saber, con absoluta certeza, las causas del accidente aéreo que acabó con la vida de una centena y media de personas, pero ya es posible afirmar que este desastre de aviación comercial se debió a un fallo humano. De momento, todo lleva a creer que el co piloto, Andreas Lubitz, de 28 años, accionó el mecanismo que precipitó al avión de  Germanwings en solitario, causando la muerte inmediata de todos sus ocupantes.

Ante estos hechos, aún sujetos a confirmación, la pregunta surge espontánea: ¿por qué? ¿Qué justificación puede tener un acto del que resultan muertes inocentes? ¿Cómo explicar esta tremenda catástrofe? El rechazo en aceptar lo que parece ser por demás monstruoso e irracional, lleva a la búsqueda de causas que permitan entender el extraño comportamiento del co piloto. La aparente normalidad de Lubitz no logra explicar lo que es inexplicable y, por eso, es probable que la investigación no cese mientras no encuentre una razón, un motivo o, por lo menos, un pretexto que sea mínimamente aceptable. Pero, ¿Tiene que haber alguno?

Cuando un obispo polaco, Kazimierz Majdanski, fue invitado a poner por escrito su experiencia como prisionero, siendo aún seminarista, en los campos de exterminio de Sachsenhausen-Oranienburg y Dachau, subrayó que su testimonio no era contra sus verdugos o la nación germánica, sino  una llamada de atención en relación a una terrible realidad ocurrida en pleno siglo XX, tal vez en el país más culto del continente más desarrollado del mundo. O sea, los campos de concentración nazis son un ejemplo dramático y real de los extremos a que puede llegar el ser humano, cualquiera que sea su cultura, o su estado sicológico o sus condiciones socioeconómicas.

Sería muy ventajoso, excepto para Germanwings, encontrar una causa técnica para esta tragedia. Sería consolador para todos, sobre todo para los familiares de las víctimas, el reconocimiento de algún desequilibrio sicológico de Andreas Lubitz. Por tanto, puede suceder que no haya nada que explique lo que aconteció, ningún chivo expiatorio al cual se pueda, cómodamente, transferir esta inmensa culpa. Es posible que se trate de una acción consciente y deliberada de una persona perfectamente normal, sin dificultades económicas ni carencias afectivas. No es preciso pertenecer a una minoría étnica, ser militante de una movimiento terrorista, ser económicamente necesitado o tener alguna dolencia síquica, para cometer un crimen de estas proporciones. Basta ser alguien y haber tenido poder. Puede no haber sucedido ningún instante de locura, sino un momento perfecta lucidez. Y es esto, precisamente, lo que es aterrador.

Hannah Arendt tuvo el coraje de decirlo: muchos de los responsable del exterminio de millones de judíos, católicos, gitanos, etc., no eran monstruos, ni vampiros o dráculas. Eran funcionarios, algunos incluso con estudios superiores, y “buenos padres de familia”. Y, entre tanto, fueron los ejecutores del holocausto.

Ante una calamidad de estas dimensiones, importa rendir homenaje a las víctimas y dar todo el apoyo a las familias. Eventualmente, conviene revisar los procedimientos que garanticen la seguridad aérea, pero no hay mecanismos infalibles contra el libre albedrío. Por mayores que sean los avances técnicos en materia de seguridad, la libertad humana podrá siempre encontrar formas de burlar esas medidas y lograr la realización  de calamidades, como la que ahora ha provocado ciento cincuenta víctimas.

El mal no está en los otros, sino en nosotros, en cada uno de nosotros. La frontera que separa el bien del mal no es una línea que enfrenta a unos hombres, los buenos, contra los otros hombres, los malos, sino una raya que pasa por los corazones de todos los seres humanos, sin excepción. Todos somos capaces de lo mejor y de lo peor.

Más que intentar resolver estos casos con medios técnicos cada vez más sofisticados, hay que invertir en la formación moral de los ciudadanos. Sin una fuerte conciencia ética y social, el ser humano se vuelve, como diría Hobbes, un lobo para el mismo hombre, en un predador de sus semejantes.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.