sábado, 28 de marzo de 2015

La esperanza confía, la paciencia desafía


José Luís Nunes Martins
https://www.facebook.com/jlmartins/posts/10203803519275993:0
28 de março de 2015 



                                                            Ilustração de Carlos Ribeiro

La esperanza es la confianza en que el deseo de un bien futuro se realizará. La paciencia es la capacidad de sufrir los fracasos y los males de la existencia, sin caer en la desesperación.

La esperanza confía en el bien, la paciencia desafía el mal.

La vida de cada uno de nosotros está llena de promesas. Casi siempre es necesario esperar. A veces mucho. Y si hay promesas que son meras ilusiones, otras serán realidad pero sólo para quien sabe esperar.

El que es paciente soporta las imperfecciones, las suyas, las de los otros y las del mundo… sin grandes quejas. La paciencia es un coraje que, sin prisas o inquietudes, se hace mayor que las desesperaciones y angustias.

Esperanza y paciencia son elecciones. No se nace así.

La esperanza se pone siempre en algo que no depende sólo de la voluntad de quien espera, sino de un conjunto grande de circunstancias y voluntades ajenas. De ahí que la humildad sea esencial, en el sentido de comprender que es mucho lo que nos sobrepasa, y que, al final, todo cuanto podemos hacer es esperar pacientemente por lo que no depende de nosotros… mientras vamos haciendo nuestra parte.

En esta vida nuestra limitada, donde casi todo es pasajero y provisional, hay quien pasa mucho de su tiempo navegando por los mares del sufrimiento… la paciencia es la fuerza que nos permite sufrir y soportar casi todo sin precipitarnos en el desistimiento de lo que somos, como si la existencia no tuviese sentido.

La esperanza nace de una sabiduría que permite ver más allá de las tristezas y tragedias, orientándonos  más allá de nuestros límites y fracasos. Hay una distancia enorme entre lo que somos y lo que podemos ser. El futuro que se espera ilumina las decisiones del presente. Sólo quien sabe del mañana puede construir el camino de aquí para allá.

Somos limitados y debemos aceptarnos como tales, a nosotros, a los otros y al mundo. Sin grandes quejas. No puedo nunca aproximarme al corazón de alguien, sin antes aceptar sus limitaciones. Sin antes aceptarlo así… tal como es… Debemos corregirnos para inspirar a otros a hacerlo también. Siempre con la paciencia de sonreír, a pesar de todo… siendo perfectos, dentro de nuestras limitaciones.

Paciencia y esperanza se comparten. Hay quien, más que ver las heridas del otro, las siente como suyas, sufriéndolas. Hay también quien, con su forma entera de sufrir y de ser, soporta las adversidades sin desanimarse y nos da, así, señal y prueba de una fuerza que también nosotros podemos tener y ser.

El presentimiento y la desesperación, movidos por el miedo, hacen imposible cualquier alegría, presente o futura. Sencillamente, una esperanza  es cuanto basta para iluminar y olvidar una noche entera, por más larga y fría que sea, sin perdernos… pero siempre sin certezas, porque nuestra vida es siempre incierta… siempre… para lo mejor y para lo peor.

El que es paciente no afronta vida escondido. Sufre sin dejar de estar entero… en una vida entera… que no va a acabar.

La paciencia no es sólo una forma de resistir, es también una fuerza que se opone a lo que me intenta destruir. No hay nada que hacer. Es sufrir a fin de ser feliz.

La esperanza no es sólo una certeza que me consuela, es también una llama que me estimula e incentiva. No es quedarse a la espera. Es hacer lo que se espera.

La esperanza y la paciencia son áncoras que me garantizan que, a pesar de los dolores, superficialidades y desasosiegos, hay una tierra firme… en esta tierra construiré mi casa… y en esa casa va a latir mi corazón.

Porque mucho más allá de toda esperanza razonable hay un infinito que, de forma paciente, nos llama y espera por nosotros.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.