domingo, 1 de febrero de 2015

Los signos preceden la misericordia. San Jerónimo



En pleno siglo XXI hablar de signos milagrosos parece algo que no va más allá de los cuentos y las películas. Todo lo que nos rodea se explica por medio de la ciencia y todo lo que logramos cambiar, se realiza por medio de la técnica. ¿Para qué necesitamos a Dios? Pareciera que nos bastamos nosotros mismos.

Si nos fijamos en el Evangelio de hoy domingo, Cristo de muestra como capaz de cambiar el orden natural de forma sobrenatural. Sus palabras obligan a que una persona deje de sufrir internamente, por medio de la expulsión del mal que llevaba dentro. Cristo no invoca a nadie para actuar, ya que tiene autoridad sobre lo natural y lo sobrenatural.

Fijémonos en los Hechos de los Apóstoles y en los signos que dieron los primeros profetas. ¿Qué dicen los magos del Faraón al ver los prodigios que hacía Moisés? "Es el dedo de Dios" (Ex 8,15). A pesar de ser Moisés quien los lleva a cabo, reconocen que hay un poder mayor. Más tarde los apóstoles obraron otros prodigios: "¡En el nombre de Jesús, levántate y camina!" (Hch 3,6); "Y Pablo, en el nombre de Jesucristo, ordenó al espíritu salir de aquella mujer" (Hch 16,18).

Siempre se recurre al nombre de Jesús. Pero aquí ¿qué es lo que él mismo dice? "Sal de él" sin precisar más. Es en su propio nombre que ordena al espíritu de salir. «Todos preguntaron estupefactos: '¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo». La expulsión del demonio no era en sí mismo nada nuevo: los exorcistas de los hebreos lo hacían corrientemente. Pero ¿qué dice Jesús? ¿Cuál es esta enseñanza nueva? ¿Dónde está la novedad? La novedad reside en que Jesús manda a los espíritus impuros con autoridad propia. No cita a nadie: él mismo da la orden; no habla en nombre de otro sino en nombre de su propia autoridad. (San Jerónimo)

Hoy en día pensamos en Dios como un ser lejano, que no se preocupa por nosotros. Le hemos excluido de nuestra vida y parece que esto nos da dado más libertad, pero esta aparente libertad no nos ha hecho más felices. (Seguir leyendo)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.