domingo, 22 de febrero de 2015

El cardenal Kasper y "Santo Tomás versus Lutero"

El cardenal Kasper ha tenido a bien escribir un libro sobre el Papa Francisco para incluirle en una lista de insignes padres, santos y doctores de la Iglesia, que se caracterizaron, según él, por centrarse en la alegría del evangelio -que da título a la exhortación apostólica Evangelii Gaudium- del Santo Padre-. Hasta ahí, todo más o menos normal. El “problemilla” es que el prelado alemán ha incluido en esa lista a, ni más ni menos, Martín Lutero.

Aunque en InfoCatólica hemos dado la noticia tomándola del portal Catholic Culture, no está de más de que veamos cómo la cuenta, sin dar tantos nombres de santos, el portal Katholich.de, que es sin duda referencia del catolicismo en Alemania:
Franziskus mahne zu einer Rückbesinnung auf die frohe Botschaft des Evangeliums und greife damit die eigentlichen Ursprünge des Christentums auf, schreibt Kasper. “Allein vom Evangelium her kann der Glaube seine Frische wiederwiedergewinnen, können wir neu Freude am Leben, an der Schöpfung, an der Kirche wecken", so der Kurienkardinal, der darin unter anderem Anknüpfungspunkte zu mittelalterlichen Kirchenlehrern wie Thomas von Aquin  (um 1225-1274) aber auch zum Reformator Martin Luther (1483-1546) sieht.
A la espera de que alguien quiera ofrecernos una traducción exacta de esas palabras, sí puedo decir que se confirma que el cardenal Kasper pone a Lutero junto a Santo Tomás de Aquino. He estado buscando en textos de papas, concilios, sínodos, etc, algo que nos pueda hacer pensar que la Iglesia Católica piensa que el Aquinate y el ex-monje agustino puede entrar en el mismo saco. Por no agobiar al lector con citas papales, conciliares, etc, me limitaré a copiar lo que dijo el cardenal Billot, que no tuvo problema alguno en renunciar al capelo cardenalicio por una diferencia de criterio menor con el Papa Pío XI. Hombre de fe, dijo esto de Santo Tomás:
«Hay una cosa que no puedo pasar en silencio, y es la recomendación perpetua, continua, repetida de siglo en siglo hasta nuestros días, con machacona insistencia y energía inflexible, de la doctrina de Santo Tomás por la Sede Apostólica. ¡Cosa digna de la más atenta consideración! En la Cátedra Apostólica se suceden unos tras de otros pontífices de distinta raza, de distinta nacionalidad, de distinta cultura, de distinta educación, y, sin embargo, todos convienen en recomendar a Santo Tomás, desde Juan XXII, que lo canonizó (…).
«Esta singularidad me indica por sí sola que no se trata aquí de cosas dependientes del arbitrio humano, ni de partido, ni de escuela, ni de opiniones personales de este o de aquel pontífice, sino de algo que se refiere a la misma Cátedra fundada por Jesucristo y garantizada por Él hasta el fin de los siglos, en la cual se sienta y rige, preside y vive, habla y enseña uno sólo, es decir, Pedro, que no pertenece a ningún partido, a ninguna escuela, a ninguna orden, sino a sólo Jesucristo y a su Iglesia. Es el mismo Pedro por boca de sus sucesores quien hace esta singular recomendación de Santo Tomás. No nos recomienda a otro, sino siempre al mismísimo Doctor Angélico»
(Discurso en la Pontificia Academia Romana de Santo Tomás, 11 de marzo de 1915).
Dicha cita puede encontrarse en la obra “Id a Tomás. Principios fundamentales del pensamiento de Santo Tomás“, del profesor Eudaldo Forment, publicada por Gratis Date. Y como no es plan de que alguno me acuse de citar solo a un cardenal anterior al Concilio Vaticano II, he aquí otra cita de dicho libro:
Juan Pablo II, con Pablo VI, denomina al Aquinate «apóstol de la verdad»(Lumen Ecclesiæ, 10). Y escribe: «Con razón, pues, se le puede llamar “apóstol de la verdad". Precisamente porque la buscaba sin reservas, supo reconocer en su realismo la objetividad de la verdad. Su filosofía es verdaderamente la filosofía del ser y no del simple parecer» (Fides et Ratio 44).
De Lutero se podría decir muchas cosas, y prácticamente ninguna buena. Es un personaje tan conocido que no creo necesario explicar lo que hizo. Basta con que recomiende la lectura de lo que escribió sobre él Benedicto XVI, siendo cardenal. Daniel Iglesias copió dos párrafos de su libro Iglesia, Ecumenismo y Política. Nuevos ensayos de eclesiología. En ellos encontramos estas amables y cariñosas palabras de Lutero sobre el concilio de Trento y el Papa:
Habría que hacer prisionero al Papa, a los cardenales y a toda esa canallaque lo idolatra y santifica; arrastrarlos por blasfemos y luego arrancarles la lengua de cuajo y colgarlos a todos en fila en la horca… Entonces se les podría permitir que celebraran el concilio o lo que quisieran desde la horca, o en el infierno con los diablos”.
La sola idea de poner en comunión a Santo Tomás de Aquino con Lutero repugna tanto a cualquier católico que tenga un mínimo de respeto por la fe de la Iglesia y por la figura de su más insigne maestro como a cualquier persona que tenga un mínimo de respeto por la verdad. Y sin embargo, es lo que ha hecho ese cardenal.
Hay hechos que se comentan por sí solos. Hay declaraciones que describen perfectamente a las personas que las pronuncian. Si alguien tenía alguna duda sobre quién es el cardenal Kasper y lo que representa, ya no cabe alegar ignorancia. Es más, es harto probable que este cardenal nos está demostrando no solo quién es él sino qué es hoy el episcopado alemán, siquiera sea de forma mayoritaria. Quieren que volvamos los ojos a Lutero como si fuera una especie de discípulo de Santo Tomás -o alguien a su altura- en vez de ser uno de los más “efectivos” hijos de Satanás que han existido en la historia. Un hombre que destrozó la Iglesia. Y encima, quiere meter al Papa en ese saco. Solo cabe recordar las palabras del Arcángel San Miguel ante el Príncipe de las tinieblas: 
El arcángel Miguel, cuando altercaba con el diablo contendiendo sobre el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir un juicio de maldición, sino que dijo: “Que el Señor te reprenda.”
Jud 9.


http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1502200848-cardenal-kasper-y-santo-tomas#more27793




0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.