domingo, 1 de febrero de 2015

¿Cuándo comienza la vida humana?

La vida de un ser humano comienza en la fecundación que es la unión de un óvulo con un espermatozoide. La palabra clave aquí es “unión” y por eso, nadie puede afirmar que un día fue un espermatozoide o un óvulo pero todos podemos afirmar que un día fuimos un embrión que se estaba implantando en el útero de su madre.

Espermatozoides y óvulos son células destinadas a desaparecer en unas horas, "moribundas". Los espermatozoides pueden sobrevivir hasta 5 días en el útero de la mujer siempre y cuando coincida con la secreción en la mujer, propia del periodo fértil. El óvulo sólo sobrevive unas 24 horas una vez expulsado del ovario.

Sin embargo, el ser vivo resultante de la unión de esas dos células "moribundas" llegará a vivir no días, sino muchos años (unos 80 años, según la esperanza de vida en algunos países). En la fecundación ha ocurrido algo extraordinario, irrepetible, espectacular, algo clave.

Ese nuevo ser vivo se desarrolla siguiendo su propio plan y con la ayuda de diferentes tipos de alimentos. Al principio se nutre de las reservas que había en el óvulo y también de los nutrientes existentes en la trompa de la mujer; luego se implanta en el útero y se nutre de la sangre que le llega a través de la placenta; después del parto se nutre con la lactancia materna que continúa con biberones; más tarde vendrán los primeros purés, las primeras comidas sólidas; se puede hacer vegetariano o comer carne o alimentarse de pollo, comer poco en una dieta o mucho en una fiesta; y, si enferma, puede nutrirse desde una sonda nasogástrica o por alimentación parenteral, pero siempre se alimentará hasta su muerte natural.

El cambio de modo de nutrición no indica en ningún caso un cambio tan radical que se pueda decir que allí y entonces comienza la vida ni si en ese momento “comenzamos a ser humanos”. Por eso, no tiene mucho sentido decir que la vida, el embarazo, empieza cuando el embrión ya está implantado en el útero o cuando es capaz de sobrevivir fuera del cuerpo de su madre.

Tú fuiste una vez un ser humano cuyo cuerpo sólo tenía una célula, con genes humanos, con un sexo determinado (varón o mujer) y que comenzó a desarrollarse como un ser humano. Hiciste tu primer viaje en el cuerpo de tu madre: desde su trompa hasta su útero. El mismo que hicieron tus hermanos, si los has tenido. Lo demás ha sido seguir creciendo y, si prefieres, cambiando simplemente el “menú” y la forma de nutrirse.





0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.