domingo, 1 de febrero de 2015

Blasfemia



La blasfemia está de moda pero, desgraciadamente, por los peores motivos. Hay quien defiende, en nombre de la libertad de expresión, el derecho a la blasfemia y hay quien entiende, por el contrario, que son criminales no sólo los que matan inocentes, sino también los que ofenden el santo nombre de Dios. ¿Pero, sería razonable criminalizar la blasfemia? Algunos creyentes, principalmente musulmanes, creen que sí. ¿Y los cristianos?

En el catecismo de la Iglesia Católica (CIC) se dice que la blasfemia “consiste en proferir contra Dios –interna o externamente- palabras de odio, de censura, de desafío; decir mal de Dios, (…) abusar de Su nombre”. Y que “la prohibición de la blasfemia se extiende a las palabras contra la Iglesia de Cristo, contra los santos, contra las cosas sagradas” (CIC, nº 2148).

La Iglesia católica afirma que Jesús siendo Dios, debe ser dorado. Pero, sólo por la fe se puede afirmar la naturaleza divina de Cristo y, como es obvio, no se puede culpabilizar por no haber recibido esa gracia. Por eso, la fe es un don divino gratuito y, por eso, nadie puede ser forzado a creer, o a venerar a alguien en quien no cree. Ninguna persona debe ser forzada, por el poder político (CIC, nº 2108), a actuar contra la propia conciencia en materia religiosa (CIC, nº 2106).

Con todo, quien no cree no puede, por se motivo, ofender a los creyentes o a sus creencias y, si lo hiciera, debe ser responsable judicialmente, no porque su actitud constituye una blasfemia, sino porque incurre en un delito de injurias o de difamación. Los fieles no pueden ser discriminados por tener fe, como tampoco los agnósticos y los ateos lo pueden ser por no creer.

Aquello que es blasfemia para algunos creyentes, puede ser de fe para quien tiene otra religión. Por eso, lo que lo cristianos profesan –que Jesús es Dios-  es una blasfemia para judíos y musulmanes. Pero decir que Jesús no es Dios, ni un profeta, como afirman los judíos, es una blasfemia para cristianos y musulmanes, respectivamente. Que Dios es Alá y Mahoma su profeta, como dice el Islam, es, por su parte, inaceptable para los judíos y cristianos. Si lo que para unos es de fe, para otros es una blasfemia, sólo en un estado confesional es posible la criminalización de la blasfemia. Así era en Judea, hace dos mil años, y en los reinos de la cristiandad medieval. Y así es, aún hoy, en los países en que está en vigor la ley islámica. Criminalizar la blasfemia, en nombre de una religión, sólo es posible criminalizando todas las otras creencias y aboliendo la libertad religiosa.

“Es también blasfemo recurrir al nombre de Dios para justificar prácticas criminales, reducir pueblos a la esclavitud, torturar o condenar a muerte” (CIC, nº 2148). O sea, quien pretende justificar un crimen, invocando el nombre de Dios, blasfema. Ténganse a esto los terroristas que, en nombre de Alá, asesinan a personas inocentes, pero también judíos y cristianos lo hicieron en otros tiempos, aunque se espera y desea que tal cosa nunca más vuelva a suceder.

Todas las creencias y todos los creyentes e incrédulos merecen respeto, excepto si usaran el nombre de Dios para legitimar un delito. Los asesinos de los atentados en Francia no fueron menos culpables por haber actuado por motivos religiosos, ni algunas de sus víctimas fueron  menos inocentes por causa  de su manifiesta irreligiosidad. Cuando la blasfemia se expresa en atentados contra la vida, o contra la libertad religiosa, de pensamiento o de expresión de los ciudadanos, debe ser susceptible de una sanción penal. No porque es una blasfemia, sino porque es un crimen.

Cualquier persona tiene derecho a creer, o no creer, en lo que quisiera, pero nadie tiene derecho a atentar contra la vida o la libertad de seres humanos inocentes, mucho menos en nombre de Dios.

Como también recordaba el Catecismo, ¡Jesús fue injustamente condenado a muerte… por blasfemia! (CIC, nº 574). ¡Es desgarrador y paradójico que, a lo largo de la historia bimilenaria de la iglesia, algunos cristianos hayan matado a otras personas, en nombre de Cristo, por el mismo crimen que Él, hace dos mil años, fue inicuamente muerto!

Imponer por la fuerza, una fe religiosa, o negar la vida o la libertad a quien no la profesa es, también, blasfemar. Es crucificar de nuevo a quien, tenido por blasfemo, dio su vida por la libertad de las conciencias de todos los hombres, sin excepción.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.