domingo, 22 de febrero de 2015

Atropellados por el progreso, en seguimiento servil de sus señuelos:



Avanzamos a ciegas, a trompicones y a golpes, dejando por el camino innumerables víctimas inocentes a nuestro lado, pero no paramos.

Es como si alguien o algo estuviera jugando con los ciudadanos, como hacen los dioses griegos, por capricho:
radares delatores que acosan a todos los conductores, buenos y malos, todos son posibles delincuentes, por eso se les multa sin piedad; 
leyes injustas y discriminatorias, que intentan regular la vida íntima de los matrimonios, y lo que consiguen es fomentar  la división y el odio entre la pareja, entre padres e hijos, minando las bases de una sociedad estable y con la mirada puesta en el futuro, que es el de los propios hijos, a los que se debe un cuidado permanente;
los nuevos bancos rescatados, que cobran elevadas cuota de mantenimiento aunque en la cuenta no haya más que unos pocos euros que nunca llegan a fin de mes, porque provienen de pensiones no contributivas o de ayudas sociales, mientras los sueldos y pensiones de sus gestores son multimillonarios, y así crean paraísos fiscales para que los ricos puedan evadir impuestos o acumular fortunas inmensas;
políticos que hacen lo contrario de lo que prometen… hasta que la crisis  destapa sus mentiras, la inmensa corrupción, económica y moral a la que nos han conducido tan irresponsablemente, y que ha provocado el crecimiento del número de pobres en millones…

 Nos tientan y aún nos empujan a consumir de todo, sin tener en cuenta que los ingresos de muchos, cada vez más,  son demasiado insuficientes y se reducen progresivamente hasta llevar a las personas al agotamiento y a la indigencia... Parece como si quisieran ir conduciéndonos hacia una sociedad “gratuita” y satisfecha, en la que se pueda consumir sin esfuerzo ni trabajo (el cual se reserva para las máquinas y una parte de los hombres, que trabajan automáticamente según dictan los cerebros privilegiados, que no paran de innovar y producir), a costa de renunciar a la intimidad, a la libertad. “Todo por el progreso”

Así hemos creado, entre todos,  un mundo inhóspito, global y babélico, en el cual nadie escucha, y nadie se entiende con nadie, salvo algunos valientes que van contra corriente. ¿Cómo vamos a crear así sociedad, si no podemos contar con la colaboración  y el respeto mutuo? Hoy la palabra no vale, eso de “tener palabra” ya no saben muchos lo que quiere decir; claro, va en contra de “mis” intereses o de “mi” comodidad, que es “como un derecho que los demás deben respetar”… Empezamos por engañarnos a nosotros mismos cuando nos creemos lo que no somos, ya que para ser algo se necesita un reconocimiento ajeno y mejor si además nos aporta una utilidad recíproca para crecer juntos y en bien de todos. Hasta que el bien no sea de todos, estamos muy lejos de alcanzar la verdadera felicidad.

Las palabras del comentario a las lecturas del primer domingo de Cuaresma, del P. Augusto de Leitao, me facilitan la terminación de esta reflexión que me persigue desde hace mucho tiempo: “Señor, danos tu espíritu de discernimiento y de fortaleza, para que sepamos identificar el mal y combatirlo. Aumenta nuestra fe en la bondad de tu Evangelio. Padre, no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.”


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.