martes, 6 de enero de 2015

¿Por qué somos imagen y semejanza del creador?

Somos imagen de Dios, no en cuanto el cuerpo sino en cuanto el alma que es lo que debemos cuidar con más atención.

“La persona humana, creada a imagen de Dios, es un ser a la vez corporal y espiritual. El relato bíblico expresa esta realidad con un lenguaje simbólico cuando afirma que «Dios formo al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida y resultó el hombre un ser viviente» (Gen, 2.7). por tanto, el hombre en su totalidad es querido por Dios”[1].

A diferencia de todas las criaturas que Dios creo, creó al hombre a imagen y semejanza de Dios. El hombre tiene voluntad, tiene espíritu, conciencia, necesidad de conocer y amar a Dios.

La tarea del hombre es reconocer el don, agradecer por ser creado a imagen de Dios. Y dar testimonio de que somos imagen y semejanza de Dios. Teniendo la capacidad de relacionarse consigo mismo, con los demás y con Dios.

“Como afirma de modo sugestivo el Concilio Vaticano II, Él «manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación. Le muestra esta vocación revelando el misterio del Padre y de su amor. «Imagen de Dios invisible» Cristo es el hombre perfecto que ha devuelto a la descendencia de Adán la semejanza divina, deformada por el pecado”[2].

No solo nos parecemos a Dios Padre, sino a Cristo, ya que Él compartió lo humano por la encarnación en el seno de la Virgen María. Y como el hijo es el mismo Dios, el hombre es semejanza del creador. Por lo tanto el prologo de San Juan dice: “A Dios nadie le ha visto jamás: el hijo único, que estaba en el seno del Padre, El lo ha contado”. (Jn 1, 18)

“El hombre eleva su voz a semejanza de Cristo, el cual se dirigía a Dios «con poderoso clamor de lagrimas» (Hb 5, 7) especialmente en Getsemaní y sobre la cruz: el hombre grita a Dios como gritó Cristo y así da testimonio de participar en su filiación por obra del Espíritu Santo, que el Padre envió en el nombre del hijo, a semejanza de Cristo, y heredero de aquellos bienes que constituyen la parte del hijo (Gál 4,7)”[3].

En el nuevo testamento muestra la imagen totalmente nueva, en un plano natural. Teniendo la capacidad recibida de gobernar la creación. En este punto se puede ver ampliamente que Cristo es la imagen perfecta del Padre, por este motivo el hombre esta llamado a ser imagen de Dios en Cristo. Existiendo cierta analogía entre el hombre y Dios que hace posible la comunicación entre ambos.

Socialmente el hombre fue creado para vivir en la sociedad, esto se manifiesta en el sentido trinitario y por esto también es imagen del Creador.

A pesar del mal moral es decir del pecado, el hombre por la gracia del mismo Dios es imagen y semejanza. Siendo “propiedad de Dios por una elección de amor: Dios busca al hombre movido por su corazón de Padre”[4].


Tu amigo de siempre: Diego García. 



Fuentes: 

[1] CCE.  362.
[2] Material de Clase. 11p.
[3] Material de Clase. 12p.
[4] Material de clase. 13p. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.