sábado, 31 de enero de 2015

Homilías

Con ayuda de: Tomás de la Torre Lendínez.

Palabrerías, conceptos soltados inconexos, sonidos guturales sin sentido, o con otro diferente al original de primer uso en el diccionario castellano. Esto se encuentra hoy en dos campos de la tecnología. Por ejemplo, en el mundo de la telefonía móvil: perdurabilidad, permanencia, portabilidad, penalización, conformación, incidencia. O en la vertiente informática: gigas, megas, kilo bites, memoria ram, pulgadas, salva pantallas….Cuando oyes a gente que opera en estos campos recuerdo al genial actor de cine Mario Moreno “Cantinflas”, quien se distinguía por apabullar a sus compinches con una larga perorata y lo dejaban por imposible de entender.


Para evitar semejante tostón el Vaticano acaba de publicar un documento interesante para que el público que acude a una Misa, no se salga del templo pitando harto de un cura palabrero, quien sin haberse preparado suelte un rollo sin saber terminar.
El 2014 cerró en el Vaticano con el anuncio de la inminente aparición del esperado documento: el Directorio Homilético preparado por la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos. Se trata de un texto que ofrece respuesta a preguntas como dónde encontrar contenidos, cómo articular la homilía y tantas otras cuestiones vinculadas a la predicación.
El Directorio consta de dos partes: en la primera se contextualiza la homilía en el ámbito que le es propio, el litúrgico; en la segunda, de cariz más práctico, se aboca al arte de la predicación homilética, propiamente dicha. Hay también dos apéndices en los que se muestra la relación entre homilía y doctrina de la Iglesia y se señalan referencia al Catecismo de la Iglesia Católica. En el segundo apéndice se ofrecen referencias a textos magisteriales que han tocado directa o indirectamente el mismo argumento.
Ante esta herramienta de trabajo para que los curas nos preparemos bien las homilías hemos de preguntarnos: ¿Usaremos este Directorio para lo que realmente sirve?. Quien firma este campanario ya he leído todo el documento vaticano, que considero muy útil para dar en el centro de la diana, para no aburrir a las personas que deseosas de alimentarse de la Palabra de Dios y su explicación posterior por parte del sacerdote acuden dominicalmente al templo donde es normal que celebre la Misa.
Con la ayuda del Directorio sospecho que mis homilías no serán meras palabrerías cantinfleras, sino una explicación de la Palabra de Dios adaptada a la realidad que vive la comunidad católica reunida en el templo con el fin de iluminar sus vidas personales y familiares con la fuerza de la convicción orante ante el Señor. Huiré de la suelta de palabras sin sentido, tocaré el corazón de los oyentes para que conviertan su corazón de piedra en uno de carne, a imitación pobre de lo que hizo Jesús en el Evangelio. Siempre me someteré al juicio fraterno de los oyentes verdaderos jueces de la homilía.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.