viernes, 9 de enero de 2015

Elogio del cura egoísta

Ya. Si ya sé que suena mal, pero verán como al final se me entiende todo. ¿Curas egoístas? ¿Curas pensando en sí mismos? Vergonzoso… si justo lo que tienen que hacer es todo lo contrario: olvidarse de sí mismos, pensar en Cristo y en la Iglesia, en los pobres.Pues sí, y no, y según y depende.
¿Piensan ustedes que un griposo está en las mejores condiciones para hacer un trabajo por los demás? ¿Un deportista puede rendir al máximo si no se cuida, si no entrena?¿Puede alguien trabajar duro sin una alimentación correcta, su tiempo de descanso, de ocio?

Demasiados son los sacerdotes que desgraciadamente hemos visto quemados por no cuidarse lo suficiente. Eran tantas las urgencias pastorales y sociales que muchas veces ni comer en serio, ni descansar lo mínimo, sacando el tiempo que no se tiene a base de renunciar incluso a la oración, la vida sacramental, la formación continua. Sacerdotes que de repente un día se encontraron a sí mismos desfondados, agotados, sin ilusión. Sacerdotes trabajadores hasta dar la vida… pero que no supieron cuidarse.
Es verdad que la Iglesia necesita sacerdotes, que la evangelización nos apremia, que los pobres nos esperan. Pero malamente seremos útiles los curas si no nos hacemos un pelín egoístas en cosas tales como la constancia en el rezo de la liturgia de las horas, la oración personal, la vida sacramental que tiene que ser más que una tarea que cumplimos, sino sobre todo nuestra fuente más pura de espiritualidad con la oración. La mayor y mejor fuente de espiritualidad del sacerdote diocesano es el ejercicio del ministerio, por eso no somos funcionarios, sino ministros del señor.
Egoístas para sacar cada día un rato para estar a solas con el Señor. Egoístas para sacar tiempo para leer un buen libro o un documento interesante. Egoístas para celebrar la eucaristía con mimo.
Ojo. Que ya sé que las exageraciones siempre son malas. Y que igual que hay curas que se quemaron con tanta actividad, también los hay que se cuidan tanto que no salen de su propio invernadero. El medio justo ese de la virtud que anda que no es difícil encontrar.
Si de verdad quieren sacerdotes santos, alegres, ilusionados, entusiasmados por su ministerio, preocupados por cada persona, alégrense de que sean curas que recen, mediten, lean, se formen y se traguen un novelón también de cuando en cuando. Muy triste cuando alguien te dice que no lee porque no tiene tiempo, que no reza por sus muchísimas ocupaciones, que ni se sienta a confesar y ni siquiera celebra a diario porque a veces no le queda ni un rato. Penoso. Porque entonces, ¿a qué dedicamos el tiempo?
Un día nos puede pasar. Se complicó todo de tal manera que uno acabó la jornada como buenamente pudo. Pero un día. Si esto es la tónica… malo, muy malo. Y un aviso para los proclives al invernadero: rezamos, estudiamos, nos cuidamos… para algo. Tan malo es eso de “si tengo tiempo” rezo o celebro, como “si tengo tiempo” voy un rato al despacho.
Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web,  preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
 lectora
Realista, sencillo, claro, coherente, contundente, acertado, a lo esencial sin ambages. Gracias.

Jack Linois
Chapeau al comentario.

Por la zona en que trabajo, hay varias parroquia, Pues bien yo a veces me pregunto si ha dejado de ser un sacramento la penitencia, porque nunca hay un cura en el confesionario.

Un saludo

DavidQ
Un día hace años iba yo en un avión y recordé aquéllo de "en la tierra como en el cielo". Tenía frente de mí el tarjetón de seguridad y en las figuras decía que en caso de descompresión caerían las máscaras de oxígeno, y que si uno iba con niños debía ponerse su máscara ANTES de asistir al niño.

Bastante tirada de los pelos la analogía del cielo que nos espera al cielo surcado por aeronaves, pero muy acertada la instrucción de seguridad. Mal podemos salvar a otros si no nos salvamos antes a nosotros mismos, y es lo mismo en el cielo aéreo como en la tierra terrenal. No, no es egoísta el padre que se pone la máscara de oxígeno antes de ponérsela a su adorado retoño, todo lo contrario. Si no lo hiciera, la oveja se quedaría sin pastor y de todas maneras perecería. 

----
A ver si otro día hablamos de cómo en los aviones cada uno tiene su lugar y aunque algunos vayan al frente con más comodidades, todos vamos al mismo destino. Así en la tierra...

 Ras al Amud
Gracias por el artículo. A veces las verdades esenciales las damos por sabidas. Es bueno escribirlas y repetirlas. Y el comentario con el ejemplo del avión el remate.

 Rafael

Recuerde a San Vicente de Paul y su oficio de lectura, es cierto que un sacerdote no debe dejar la vida de oración y sacramental, pero no debe tener remordimientos en salir en ayuda de alguien, ya que la caridad es la máxima norma. Como dice la Santa Teresa de Calculta, Dios ha querido quedarse entre nosotros no sólo en la eucaristía, sino en el otro, en el prójimo.

Es cierto, esto no puede servir de excusa para dejar la vida contemplativa que todos necesitamos diariamente para centrarnos. Como nuestro querido cura de Ars, la eucaristía es lo más elevado, y no debe ser abandonada por nada (ni aunque le arda la cama :D )







0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.