miércoles, 7 de enero de 2015

Crean helados sabor papa Francisco

En cucurucho, tacita o directo del pote: casi nadie puede resistirse al helado. Y menos en verano, en el que es el postre indiscutido. Si bien los sabores clásicos nunca fallan, las heladerías trabajan en otros gustos para seguir sumando adeptos. Dulce de leche negro, limón con jengibre y los ultramodernos elaborados con nitrógeno, son algunas de las últimas propuestas. Y hasta crearon un sabor papa Francisco.

En la tradicional heladería Cadore acostumbran a inventar nuevos helados cada temporada. Así surgió el dulce de leche negro. “Mezclamos el chocolate amargo y el dulce de leche, que son los dos más pedidos y así obtuvimos un sabor muy solicitado, similar al de un alfajor. Sorprende porque es dulce, pero al tragarlo se percibe un sabor amargo”, explica su dueño Gabriel Fama, miembro de la  Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya). En su heladería también prepararon uno de naranja con jengibre, y otro con sabor a strudel.
Desde la cadena de heladerías Chungo también trabajan en la renovación de sabores y aseguran que cada vez más gente se anima a elegir gustos diferentes. “Se hacen pruebas, se invita a los clientes a saborearlos y luego según sus opiniones se presentan los nuevos gustos”, comenta Mariana Rojas, encargada de marketing de esa compañía. Esta temporada lanzaron el sabor pera y el de limón con jengibre.
También existe ahora un sabor sagrado. Un equipo de heladeros ideó un sabor en homenaje al papa Francisco al combinar helado de crema y limón, por los colores de la bandera papal y lo bautizaron en su honor. “En la ciudad italiana de Rimini se realizó un mundial de helados y presentamos ese sabor. El Papa recibió a la comitiva que viajó  para entregarle varios kilos de helado y nos dio su bendición” cuenta Maximiliano Maccarrone, integrante de la “selección nacional” de heladeros.
En la costa atlántica también  se imponen las alternativas diferentes como las caritas sabor crema del cielo o las patitas con forma de huellas de perros y gatos, que se consiguen en Luciano’s Helados Boutique, sobre la calle Güemes.
Nitrógeno. En búsqueda de experimentar, el chef Diego Guillén, decidió trasladar los principios de la cocina molecular a la elaboración de helados. Así surgió GuiLab que utiliza nitrógeno líquido a -198 grados para lograr un helado esponjoso listo para consumir en el momento.
“Hacer helados con nitrógeno líquido tiene sus ventajas. Debido a la congelación rápida, se obtiene un helado de textura más cremosa, con menos grasa”, explica Guillén. Los sabores son también muy originales: melón con cedrón y pepino o frutilla con espuma de albahaca, son algunas de las propuestas.
Desde GuiLab trabajan para eventos y empresas, y crean sabores a “medida”. “A la gente le gusta innovar. Tuvimos un cliente que nos dio la receta del arroz con leche de su abuela para que hagamos helados con ese sabor en casamiento”, añade Guillén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.