domingo, 18 de enero de 2015

Charlie y yo


http://observador.pt/opiniao/charlie-e-eu/

Todo cristiano debe estar dispuesto a morir por la libertad de conciencia de todos los hombres, sin excluir la de los que lo quieren matar. No siempre fue así, es cierto, pero quiero creer que hemos aprendido la lección.

Tras los atentados contra Charlie Hebdo,  muchos franceses tomaron a pecho la agresión y levantaron su voz en un único grito: “¡Yo soy Charlie!” Con todo, algunas personas más escrupulosas, no sólo no asumieron esa identidad, que entendían incompatible con sus convicciones morales y religiosas, sino que tuvieron a gala proclamar su contraria: “¡Yo no soy Charlie!”

Hubo así mismo quien introdujo una inédita distinción entre los “mártires” y las víctimas de los atentados, como si hubiese víctimas humanas de primera y segunda categoría. Los primeros, por así decir, sólo serían los inocentes, porque entre los segundos sería preciso incluir aquellos que, por sus actos, fueron, si no merecedores de la salvaje represalia, por lo menos destinatarios probables del trágico desenlace.

Curiosa esta pretensión de juzgar las conciencias ajenas, en nombre no se sabe bien de que oculta divinidad, que no es la cristiana, que a nadie permite tal tipo de juicios. Por lo visto, para ser mártir en serio es preciso ser buenos ( o sea, como nosotros), porque los malos (esto es, los otros) sólo pueden ser, en el mejor de los casos, víctimas. ¿¡Quiere esto decir que, si un terrorista mata a un agnóstico, un ateo, un hereje o un irreverente, no hace un mártir, sino sólo una víctima!? Sí, porque para ser mártir es preciso que sea de los nuestros. Extraño, ¿no es así? Incluso porque no es propiamente un discurso inédito: ¡un fundamentalista islámico no pensaría de otra forma… ni lo diría mejor!

Cando, el 26 de junio de 1963, John Fitzgerald Kennedy dijo: «Ich bin ein Berliner!», no distinguió los buenos de los malos ciudadanos de la ciudad alemana sitiada. No se propuso sólo la defensa de los municipales que tenían los impuestos al día, que eran responsables padres y madres de familia, que eran impolutos funcionarios y patriotas ejemplares. Al contario, se identificó además con todos los otros berlineses, fuesen delincuentes, marginados, antiguos nazis o, incluso, antiamericanos, porque todos estaban amenazados en su libertad y le importaba defender a todos, identificándose con ellos.

Quien sólo se mira en los que piensan del mismo modo, no ama la libertad, porque la reduce a un reflejo narcisista de su propia voluntad. Los dictadores también actúan políticamente en función de esta degradación de la libertad y, por eso, consideran como traidores a todos los que no se identifican con su ideología. La cultura de la libertad y de la democracia se mide por la aceptación del otro en su diferencia política, cultural, religiosa y social, sobre todo cuando contradice lo que pensamos y somos.
No soy Charlie, porque no me veo reflejado en su posicionamiento ideológico, en su intolerancia, ni en su agresividad verbal contra la libertad religiosa. No suscribo su fanatismo laicista, ni me agrada su lenguaje abyecto. Pero tampoco acepto que haya que optar entre ser Charlie o no ser Charlie. Esa dicotomía obedece a una lógica totalitaria: también los comunistas y fascistas entienden que todos sus adversarios son, respectivamente, fascistas y comunistas. Por eso, no puedo ignorar que doce hombres hayan perdido la vida en un infame atentado. No me compete juzgar si los caídos eran santos o pecadores; me basta saber que eran seres humanos y, por lo tanto, mis hermanos. Y que fueron traidoramente asesinados.

Si mañana alguien ametrallara una sinagoga judía, yo sería, como ellos y por ellos, judío. Si una milicia masacrara a los alumnos de una escuela palestina, norteamericana o paquistaní, yo sería uno de esos estudiantes. Si algún fanático mata, en nombre de cualquier ideología o religión, una prostituta, un toxicómano, un sin techo, un travesti, un pagano o un infiel de otra religión, yo seré todo eso, sin dejar de ser cristiano.

Lo que diferencia a un cristiano de un terrorista musulmán no es que nosotros somos buenos y ellos malos. Eso es lo que, por el contrario, nos asemeja porque, para ellos, también nosotros somos los malos y ellos los buenos. Y hay cristianos malos y buenos musulmanes. Lo que distingue al auténtico cristiano de los terroristas, islámicos o no, es que ellos son capaces de matar a todos los que no piensan del mismo modo, aunque sean sus hermanos en la fe de Alá y  su profeta, mientras que cualquier cristiano debe estar dispuesto a morir por la libertad de las conciencias de todos los hombres, sin excluir la de aquellos que lo quieren matar. No siempre fue así, es cierto, pero quiero creer que ya hemos aprendido esa lección.


Es sólo esto y nada más. No hago mías las declaraciones de los católicos que, por considerarse justos, dan gracias a Dios por… no ser Charlie. Yo tampoco lo soy, pero estaría dispuesto a serlo para defender la libertad de las víctimas, sean o no mártires. No a pesar de ser cristiano sino, precisamente, porque lo soy.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.