sábado, 20 de diciembre de 2014

La Navidad no es una historia que se cuenta




Cuando una familia vive la generosidad propia del amor cristiano, la Navidad  no es una historia a tener en cuenta, ni una mera evocación, sino algo encantador que acontece. ¿Santa Navidad!

Cuando Juan pasó por la cuadrilla del barrio, el subjefe, bajito y barrigudo, como la función exige, le presentó a Manuel, un rapaz de cinco años.

Su historia era breve, como breves son siempre las desgracias. Huérfano de madre, vivía con el padre, conocido traficante de drogas que, sorprendido en flagrante delito, es conducido, por orden del juez, al calabozo, dejando solo a aquel único hijo, que tampoco tenía parientes próximos que lo pudiesen recoger. Era ya la antevíspera de Navidad y, como después se metía el fin d semana, no tenía tiempo para, antes de las fiestas, pedir a la seguridad social que se hiciese cargo del destino del menor.

Juan, padre de numerosa y ruidosa prole, tuvo entonces una feliz idea:
- Pues mire, subjefe, si quiere, yo llevo al pequeño para casa, porque, donde están diez, también caben once y luego se verá para donde va el rapaz. Así, por lo menos pasa estos días en familia, mientras se encuentra mejor solución.

Al agente de la autoridad la ocurrencia le pareció buena, sobre todo porque así se libraba de aquel embrollo. Por otro lado, siendo Juan un buen médico y excelente padre, Manuel no podría quedar en mejores manos.

Dicho y hecho. Era ya hora de comer y Juan contactó por  teléfono móvil con su mujer, par avisarle de la demora y del nuevo comensal. Juan llegó a casa, presentó a Manuel a Luisa y a los hijos:
- Este es Manuel y va a quedarse con nosotros unos días. ¡Es como si fuese un presente de Navidad para toda la familia! Como sólo tiene un año o menos que Miguel, el más joven de la casa, se queda en su cuarto.

El benjamín quedó encantado con la responsabilidad de acoger a Manuel y hacerse cargo de que se sentase a su lado, en la amplia mesa del comedor. Para Manuel toda aquella algazara era algo insólito, pues ni siquiera conocía los nombres de ellos. Pero como todos lo trataban con tanta naturalidad, parecía que se conocían d siempre.

Fue preciso improvisar una cama, lo que se consiguió armando un divan que estaba en el sótano, y conseguir un pijama y un cepillo de dientes para Manuel, que no traía nada con él. Para vestirlo al día siguiente, Luis fue a buscar algunas ropas antiguas de Miguel, que ya no le servían y que tenía guardadas para dar en la parroquia.

Los días fueron pasan do y Miguel continuaba siendo su mejor a migo, con quien compartía el cuarto, la ropa y los juguetes. La integración de Manuel era tan perfecta que era difícil distinguirlo de los hijos: todos convivían en absoluta igualdad.

Por decirlo así, era más que perfecta, o demasiado perfecta, porque parecía irreversible, tal apego entre una parte y otra parte. Por eso, Juan aprovechó una salida de Luisa con Manuel, para reunirse con los hijos, a quienes explicó la situación.

Después de recordar que lo trajo para casa porque su padre había sido detenido y después se había evadido, advirtió que era probable que Manuel tuviese que ir  a alguna institución, o fuese entregado a algún familiar. Terminada la exposición, sólo Miguel hizo una observación, con rabia mal contenida:
        ¡Su padre –dice- es peor que el padre de él!

Dicho esto, salió por la puerta, con cara de pocos amigos. Los otros hijos sonreían con la actitud del más joven, que había tenido encoraje de decir, alto y claro, lo que todos, de algún modo, intuían. Ninguno se quejó de que ya eran muchos, que el espacio fuera escaso y solucionada la economía familiar. Manuel era de la familia, y punto y a parte.

Esta historia verídica, con más de diez años ya, transcrita aquí con nombres y circunstancias ficticias, tuvo un final feliz: Manuel fue adoptado por aquellos padres, que ya lo tenían como suyo, y por los hijos de ellos, que ya eran, de hecho, sus hermanos.


Cuando una familia vive la generosidad que es propia del amor cristiano, la Navidad no es una historia que se cuenta, ni una mera evocación, sino algo encantador que acontece. Santa Navidad!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.