domingo, 14 de diciembre de 2014

EL MUNDO NECESITA LA IMPORTANCIA DE UN PENSAMIENTO EVIDENTE

LA filosofía desde la antigüedad y de diferentes maneras ha tratado de responder a los diferentes interrogantes que se ha hecho el hombre durante el trascurso de su historia. Cada época ha dejado aportes muy valiosos para el pensamiento,  pero entre ellas es de suma importancia el pensamiento de un hombre que ha sido capaz descubrir la ambigüedad a la que se enfrenta el hombre y a la vez tener el valor de enfrentarla poniéndose de frente a toda la historia diciendo que mientras el pensamiento no sea demostrado puede estar sujeto al error[1].

Nos referimos a René Descartes, el pensador más influyente de la filosofía moderna, Nacido en la Haye, en Turena Francia, el 31 de marzo de 1596, que después de consagrar gran parte de su juventud al estudio de los libros y de considerarlos «como una conversación con los mejores ingenios de los pasados siglos que los han compuesto ˗en una ˗ conversación estudiada en la que descubren lo más selecto de sus pensamientos»[2]. Llega a la gran conclusión que el estudio lo único que brinda al hombre es ser consciente de su propia ignorancia; de esta manera decide tomar nuevos aires embarcándose en las tropas de Maximiliano de Baviera y aventurando en el gran libro del mundo afirmando que era mejor recoger experiencias porque «podía hablar más verdad en los razonamientos que cada uno hace acerca de los asuntos que le atañen»[3] , descubre que la insatisfacción y la ignorancia se instalan nuevamente en la base de su pensamiento. Por este motivo, después de sentirse inspirado en 1619. Decide estudiar reflexionando sobre si mismo la cual afirma «Me salió mucho mejor»[4].

Fue precisamente de esta manera que Descartes da un giro al pensamiento abriendo nuevas puestas, pero a la vez, armándose de valor para enfrentar al pensamiento cultivado desde los más remotos orígenes hasta el momento, afirmando con fuerte voz de que es necesario someterlo al método de la dura para descubrir si es auténtico.

Descartes ha revolucionado la filosofía como lo afirma El Padre Guerardr[5], afirmando que es necesario pensar con claridad. La trascendencia de su pensamiento se extiende por diferentes lugares y ha llegado a nuestro entorno a través de muchos personajes que han valorado su filosofía, entre ellos resaltamos a Leopoldo Zea[6]. Quien afirma que América se ha convertido en reflejo de la filosofía cartesiana. Tomas Moro. Y por tanto el cartesianismo está vigente en nuestro entorno.

El método cartesiano, aunque por muchos todavía tristemente ignorado, sigue siendo una valiosa joya en el pensamiento filosófico y aun sin darnos cuenta en el mismo lenguaje popular de nuestro entorno, para invitar al hombre a descubrir la verdad, y podemos preguntar a Descartes ¿Qué es la verdad? Y él nos respondería «lo que resiste la duda» lo que está libre de error o lo que se presenta a nuestra mente de manera «clara y distinta»[7] como afirma en su primera regla del discurso del método.

Ahora ante un mundo que ha relativizado el mismo pensamiento, donde el todo cuenta, donde los medios de comunicación cada día reducen nuestros espacios de privacidad, donde el es que lo dijo el alcalde o el presidente y por eso hay que darles crédito,  donde el mismo estudio se presenta para defender teorías que carecen de fundamento,  o simplemente donde todos creemos tener la razón; es necesario que volver a sacudir nuestra mente y a la sociedad desde la duda metódica porque como Descartes afirma: «El fin de los estudios debe ser la dirección del espíritu para que emita juicios sólidos  y verdaderos de todo lo que se presente»[8]. Esto nos lleva a descubrir que hoy nos enfrentamos a una crisis filosófica, es decir, no tenemos ideas claras, no sabemos pensar y por tanto a cualquier cosa le damos credito.

Es aquí donde Descartes por medio de su valioso método se presenta como una gran luz para iluminar el laberinto en el que nos encontramos, porque a veces creemos que lo realmente importante es la vanidad, como responde El filósofo colombiano Fernando Gonzales Ochoa[9]  «la imitación ha sido nuestro vicio nacional colombiano y latinoamericano. Imitamos versos, modas, catedrales, filosofía, modos de vida. Somos, por ello, vanidosos o vacíos de lo nuestro y de nosotros mismos»[10], y por lo tanto carentes de Personalidad.

Es de vital importancia afirmar que el gran tesoro que posee el hombre es el pensamiento, su riqueza radica en lo que a él lo identifica, y eso es lo que enseña Descartes « ¿Qué soy, pues? Una cosa que piensa, que pone en duda, entiende, concibe, afirma, niega, quiere, no quiere y, también, imagina y siente»[11], por tanto para Descartes el hombre es pensamiento cogito ergo sum «pienso luego existo».

Es de suma vital importancia reconocer lo que nos identifica, no sólo pensar sino comprobar, no solo opinar sino argumentar; es allí donde el hombre puede colocarle nuevamente alas al pensamiento, donde tendrá la oportunidad de hacer realidad su sueño de trasformar el mundo, de lo contrario quedaremos perdidos y engañados en nuestras propias ideas creyendo tener la razón.

Podemos descubrir que el pensamiento puede liberar al hombre de mundo al que está sujeto, o la vez, lo puede esclavizar cada día más, Pero si sabemos verificar, dividir, ordenar y evaluar nuestras ideas, cualquier dificultad o encrucijada tendrá la mejor solución. El hombre es un ser, pero a la vez un proyecto, es decir, lo que se hace cada día, todo depende del recorrido que deseemos darle a nuestro pensamiento, pero más importante que el recorrido, es el destino al que deseamos llegar. Porque pensar es un arte que al mundo puede trasformar.




[1] Cf . DESCARTES, René. El discurso del método. Editorial bedout, Medellin 1986
[2] DESCARTES, René. Discurso del método. Bedout. Pág., 14
[3] Ibíd. Pág. 17
[4] Ibíd. Pág. 18
[5] Padre GUERARDR.  De la revolución operada en la filosofía por Descartes. Discurso premiado por la academia Francesa en 1755
[6] ZEA, Leopoldo. América como conciencia. Paginadura editores. Mexico 1972
Ibid: pág 34
[7] DESCARTES, René. Discurso del método. Bedout. Pág., 25
[8] DESCARTES, René. Reglas para la dirreccción del espíritu, alianza editorial. Madrid 2003
[9] Fernando Gonzales Ochoa es un filósofo vitalista nacido en Envigado en 1895, que combate con pluma acelerada el marasmo de la sociedad colombiana, políticamente conservadora hasta 1930. donde a nivel crítico se extiende hasta nuestros días.
[10] GERMAN, Marquinez, ROBERTO, Salazar. La filosofía en Colombia. El búho. Santa fe de Bogotá 1992. Pág. 371
[11] DESCARTES, René. Meditaciones metafísicas. Ediciones universales.  Bogotá D. C. 2006. Pág 29.




1 comentarios:

  1. Pues estoy de acuerdo, es absolutamente necesario volver al pensamiento clásico, no vamos a construir nada nuevo a partir de la ignorancia o de una mirada a la realidad sin pre-juicios, sin buscar un sentido una utilidad y una satisifacción auténtica.Al final siempre buscamos lo que es sólido, seguro, permanece, no podemos estar inventandolo todo, convertirnos en puro activismo.

    ResponderEliminar

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.