miércoles, 3 de diciembre de 2014

El Ministerio de la Oración: Liberación y Sanación Interior

La oración por los hermanos es una oración de intercesión que se dirige a Dios a favor de una persona, orando en presencia de esta persona, con la manifestación de los carismas que el Espíritu done libremente a aquel grupito de personas para ayudar a la persona necesitada. En este sentido el ministerio de la oración por los hermanos y el de intercesión viven dos realidades tanto espirituales como ministeriales muy cercanas.  

Recordamos para el ministerio de intercesión, cuáles son las condiciones espirituales más importantes para la oración de intercesión: la fe (confianza), la perseverancia, el perdón, la asistencia del Espíritu Santo.

Señalamos algunos aspectos que pueden concernir más específicamente a la oración sobre los hermanos: cuando hablamos de fe como condición indispensable para la oración es suficiente (y ciertamente no es poco) poseer un don de fe que sea confianza incondicional en el amor omnipotente de Dios. Por lo tanto no es indispensable el carisma de la Fe carismática, o sea el don que el Espíritu concede a algunos de modo que puedan “saber” y afirmar, con absoluta certeza lo que Dios realizará (curaciones, signos, milagros, etc.).


Debería ser superfluo recordar la necesidad del perdón. “Cuando oren, si tienen algo contra alguno, perdonen…” (Mc 11,25). La falta de perdón hacia Dios, hacia nosotros mismos, hacia el prójimo o con respecto a los enemigos puede bloquear la acción del Espíritu Santo. Ninguna oración de intercesión puede ser agradable a Dios si no va acompañada del Amor por el prójimo, particularmente por la persona por la cual oramos. Cuando oramos sobre una persona debemos pedir el don de la compasión: un amor que logre hacernos coparticipar de los sufrimientos ligados a las pobrezas espirituales y materiales del hermano.

Una compasión humana similar a la que Jesús tenía con los sufrientes y que lo movía a realizar milagros (Mt 15,10; Jn 11,38; Lc, 7,13).

Un secreto para ser escuchados es el de orar con humildad: ser conscientes  de que estamos pidiendo a Dios “algo que, por más que nos parezca bueno y justo, no nos corresponde por derecho, y por lo tanto, no podemos pretender por parte de Dios. Ser humildes en la oración significa estar sometidos totalmente a su voluntad.
Durante la oración pedimos frecuentemente  ser escuchados en nombre de Jesús. Esto nos lo enseñó Jesús mismo. Es necesario, sin embargo recordar el verdadero significado de la oración hecha en el nombre de Jesús: no consiste en una simple (casi mágica) invocación, sino en invocarlo haciendo que este nombre, o sea esta Persona Divina, sea totalmente acogida y por lo tanto esté presente dentro de nosotros y entre nosotros.

Es importante tener en cuenta la indicación de la Congregación para la doctrina de la Fe en su documento sobre las oraciones para obtener sanación en cuanto a que el carisma no puede ser atribuido a un determinado grupo de fieles:

El “carisma de curación” no puede ser atribuido a una determinada clase de fieles. En efecto, queda bien claro que San Pablo, cuando se refiere a los diferentes carismas en 1 Co 12, no atribuye el don de los “carismas de curación” a un grupo particular, ya sea el de los apóstoles, el de los profetas, el de los maestros, el de los que gobiernan o el de algún otro; es otra, al contrario, la lógica la que guía su distribución: “Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad” (1 Co 12, 11). En consecuencia, en los encuentros de oración organizados para pedir curaciones, sería arbitrario atribuir un “carisma de curación” a una cierta categoría de participantes, por ejemplo, los dirigentes del grupo; no queda otra opción que la de confiar en la libérrima voluntad del Espíritu Santo, el cual dona a algunos un carisma especial de curación para manifestar la fuerza de la gracia del Resucitado. Sin embargo, ni siquiera las oraciones más intensas obtiene la curación de todas las enfermedades. Así, el Señor dice a San Pablo: “Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza” (2 Co 12, 9); y San Pablo mismo, refiriéndose al sentido de los sufrimientos que hay que soportar, dirá “completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia” (Col 1, 24).

ASPECTOS CARACTERÍSTICOS DE LA ORACIÓN SOBRE LOS HERMANOS

 A la persona que pide la oración se le debería recordar que en aquel momento está presente realmente Jesús: “Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, Yo estoy en medio de ellos” (Mt 18,20). Y que el mismo Jesús pregunta: “¿Qué quieres que haga?” (Mc 10,51). Por este motivo es aconsejable, como acto de fe y de humildad, que manifiesten las propias necesidades.

Si es necesario se debe explicar que las necesidades espirituales o materiales de personas queridas (familiares, amigos, etc.) pueden ser confiadas a otros tipos de oración de intercesión.

 La imposición de las manos que acompaña la oración sobre los hermanos es un gesto bíblico rico de significados. Este gesto es, sobre todo: “Una expresión concreta, sensible, de aquella solidaridad que en la Renovación no es una palabra vana (Laurentin). Nuestras manos no tienen ningún poder específico taumatúrgico: sino que muestran el amor profundo que nos une al hermano y son signo del poder que Jesús tiene sobre toda creatura.
La invocación del Espíritu Santo,  tanto sobre la persona que pide la oración, como sobre aquellos que oran debe preceder siempre la oración para obtener la ayuda necesaria y sobrenatural de Dios.

Es, por lo tanto, una oración carismática, con la ayuda de aquellos carismas que el Espíritu querrá regalarnos libremente como respuesta a las necesidades de los hermanos.

En docilidad al Espíritu, la oración sobre los hermanos puede orientarnos hacia una oración de sanación física, una oración de sanación interior, una oración de liberación, una oración de consolación o de apoyo para el crecimiento espiritual (dificultad de conversión, ayuda en momentos de prueba, etc). Nos detenemos brevemente en la oración de liberación y de sanación interior.

Tomado de “El ministerio de la oración por los que sufren” Fray Alejandro R. Ferreirós OFM Conv.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.