martes, 4 de noviembre de 2014

Nubarrones en la Iglesia.

En los últimos años para nadie es un secreto que la Iglesia está dividida.

En ocasión al «sínodo de la familia» se noto más esta división, en consecuencia la opinión sobre la familia y la vida sexual está dividida. Esto acontece porque en la Iglesia hay diferentes puntos de vista. Y por lo tanto el temor que había dicho el Papa Francisco se termino haciendo realidad: «No es mostrar quien es más inteligente», y esto fue precisamente lo que aconteció. (Toda división de la iglesia salió a luz).

“Muchos” en la Iglesia, y con “muchos” me refiero a los jerarcas que piensan que hay error en la moral que se tiene sobre: celibato, métodos anticonceptivos, aborto, relaciones prematrimoniales y homosexualidad.  Pero lo más triste de todo es que algunos se cansaron de defender la sana doctrina y se dedicaron a tener una postura liberal en lo relacionado con fe y moral; argumentando que es todo por misericordia.

En el campo político y social se ven más las diferencias, los clericós tildan de: paganos, de masones a sus contrarios en la política. Esto no ha cambiado solo basta recordar que en el púlpito los sacerdotes hablaban mal  de los liberales y los condenaban a la «muerte eterna». En la misma política unos son los pacifistas y otros  los revolucionarios.

Católicos que defienden a los pobres, a los indios, a los negros y otros católicos que no defienden este punto de vista.
Católicos que se debaten en un Estado confesional y católicos que defienden el Estado laico.
Otra forma de división en la Iglesia es lo que tiene que ver con el ecumenismo, algunos los llaman: “los separados” y casi les hacen guerra santa, en cambio otros miran el camino de la unidad de la fe entendiendo las diferencias.

En el campo teológico unos son los teólogos liberacionistas entre ellos vemos: la teología de la liberación, la teología indígena, la teología feminista y por otro lado la teología ortodoxa y conservadora.

Para muchos la iglesia se ahoga en el peso de doctrinas.

Niegan la infalibilidad del Papa, no valoran el tesoro de la tradición y de la Institución que es la iglesia  mientras que otros la aceptan reduciendo a la Iglesia a una simple institución, en cambio otros opinan que es la Iglesia del absolutismo mientras que algunos  definen la Iglesia como verdadera democracia.

La Iglesia es la guardiana de la verdad, para otros es la que guarda secretos.

Cuando se celebro los cincuenta años del Concilio Vaticano II, se noto más esta división en la Iglesia: unos aceptaban el concilio como iluminación del Espíritu Santo, y otros lo negaban decían que antes del concilio la Iglesia era de Dios y como si fuera poco nació otra división que es la central donde reconoce que antes del Concilio Vaticano II se vivía a plenitud la fe, pero por el tiempo y la época fue sensato el Concilio Vaticano II, para hacer la reforma de la pastoral en la Iglesia. Esta postula es de pocos la mayoría es de izquierda o de derecha, el problema radica que ambas terminan siendo una reducción histórica y de verdad en la Iglesia; por aquello de que: «Los extremos se juntan». Y esta división no se dio solo en la celebración de los cincuenta años del Concilio Vaticano II, sino que apenas estaba el concilio se fueron saliendo muchos sacerdotes y obispos porque no aceptaban el cambio que se estaba produciendo en la Iglesia.

Por otro lado es verdad que la Iglesia esta serrada en muchos campos, necesita abrirse, pero lo que no se desea es que con este intento de cambio termine contradiciendo la «Sagrada Escritura», como lo han hecho y pretenderán hacerlo los obispos en él: «Sínodo de la Familia».

Como si fuera poco la pantomima de muchos de los miembros de la Iglesia, en donde solo tenemos una visión, una representación por figuras y gestos pero sin intervención de palabra concreta y sensata. Donde el «Sínodo de la Familia» se ha tildado con sensatez de «ocultismo».

Para muchos jerarcas todo se entiende con perspicacia, olvidado que se cometen pecados graves y que hay necesidad urgente de arrepentirnos. Es el tiempo de la misericordia extrema, nadie da aliento ahora a los que luchan por vivir en Santidad, sino siempre se justifica el pecado. Hay cosas, hechos y circunstancias en la Iglesia que exigen vida en santidad no solo agudeza y penetración de la vista, ingenio y entendimiento.

Ahora más que nunca los que aceptan la unión entre personas homosexuales y la comunión para las parejas que están viviendo en unión libre, se convierten en  «la burda caricatura del cristianismo»; no nos digamos mentiras se manejan intereses de todas índoles donde el bien particular está por encima del bien general.

Con todo esto que ha pasado hasta el fundamentalismo católico que tristemente existe concluye: «En Portugal, se conserva siempre el dogma de la fe. Etc.» Pero  lógicamente no tiene aceptación de la Santa Sede las profecías del tercer secreto de Fátima, que tanto se dice y asusta al pueblo de Dios, en sus múltiples interpretaciones.

Pero, tenemos que tener en cuenta que no podemos permanecer neutrales ante la verdad, porque con la verdad no se negocia. Hay que defender la sana doctrina.

Nosotros debemos recuperar el sentido de la verdad dogmatica, sí un sacerdote, obispo, cardenal e incluso el Papa dijera algo en contra de la fe, nosotros debemos aborrecer dicha mentira y resistirla. Porque el ser humano que conoce la verdad no puede quedarse con la mentira.

En este momento hay muchos justos que sufren por la Iglesia, lloran por ella, hacen sacrificios y oran.  Pero los buenos  no pueden hacer la técnica del avestruz: tratar de esconder la cabeza, no ver absolutamente nada de lo que está ocurriendo.

En la historia se han superado grandes peligros que han amenazado la fe y la vida del cristianismo, y por lo tanto del mundo. Pero siempre la verdad gana, por lo tanto en esta oportunidad no va hacer diferente porque el que dirige la Barca de la Iglesia es el Espíritu Santo. Pero lo que vemos con tristeza como el mundo es privado de la luz sobrenatural que muchos de los creyentes quieren y necesitan para la salvación de su alma inmortal. (Esto lo digo por el mal testimonio que muchos estamos dando en la Iglesia, recordemos que el testimonio es la mejor predicación que podemos tener, y muchos se escudan en ello para no recibir la gracia que Dios les quiere dar por medio de los sacramentos y de la ayuda eficaz que da la Iglesia a través de sus ministros).

En un momento de la historia solo algunos años antes que predicara: San Gregorio Nacianceno los obispos arrianos eran solo el 1%, esto prueba una y otra vez, que el Espíritu Santo guía la Iglesia, es decir que no puede ser destruida, ya que no está sostenida sobre ningún hombre, o doctrina humana, sino que la Iglesia es la esposa del mismo Cristo, por lo tanto ni siquiera el poder del infierno podrá hacerle daño alguno. Por este motivo el católico de fe debe estar tranquilo dedicarse a orar por los jerarcas de la Iglesia.

Los invito a no desesperarnos porque la desesperación es propia del Maligno. El objetivo de Satanás es llevarnos al infierno. Es hacer que desconfiemos hasta de la misma iglesia.
Una postura muy interesante es la prudencia ante los desafíos de la Iglesia.

¿Qué es un nubarrón? Un nubarrón lógicamente es una nube grande y densa. Es decir todavía no es tormenta, aunque en este momento no sea un nubarrón sino varios en la Iglesia.

El hombre debe tener esperanza ver las cosas claras y de buen color. No estamos solos el Espíritu Santo nos acompaña.

El consejo que estoy dando hace días es orar.

Esta es una opinión personal, así como toda palabra que he escrito en este articulo, me someto a un juicio definitivo de la «Santa Sede Apostólica en Roma» pues reconozco la unidad del Sumo Pontífice «Francisco», como sucesor legitimo de Pedro. Aceptando además la tradición, el magisterio y la Sagrada Escritura. Si se tomara alguna decisión al respecto la aceptaría con humildad y obediencia.

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web,  preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Tu amigo de siempre DIEGO GARCÍA.

Diego Fernando García Ochoa. 



0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.