martes, 11 de noviembre de 2014

No pudo evitar desaparecer súbitamente, a solas.

Hemos ido hoy al cementerio, a acompañar a José en su última etapa en esta vida. No pudo más, sólo tenía ventitantos años, pero desde niño ha tenido que ir haciendo frente a una dificultad tras otra, y quiso, o no pudo evitar, desaparecer súbitamente, acabar de una vez, romper el círculo opresor que le impedía vivir hacia delante. Lejos de las miradas, a solas, sin testigos, para que nada ni nadie le pudiera hacer desistir o impedir su última decisión, con lo que le ha costado decidirse, sin pretender, seguramente, hacer daño a nadie más que a sí mismo…

Muy difícil resultaba contener las lágrimas, mientras los familiares que le acompañaban lloraban desconsolados, afligidos por un sentimiento de culpa e impotencia, gritándole su cariño hasta que sellaron la lápida. Entre ellos no estaba la madre, me dijeron, no la conocía siquiera.

Llevaba pocos días en el albergue. Yo no tuve oportunidad de hablar con él, sólo algunos saludos. Sí me había fijado en que venía acompañado de una chica, y supe después que era su hermana, que venía a apoyarlo. Me llamó la atención que hablaban entre ellos solos, en medio del alboroto general, que gesticulaban a veces y ella mostraba cierto abatimiento, como si no lograra convencerlo de algo. Tampoco a acudido a su despedida nadie del albergue… quizá por la hora (la de la comida)…, el cumplimiento de los horarios… O quizá el temor en algunos a ver las consecuencias de ese mal pensamiento fugaz,  que a veces nos asalta en los momentos más difíciles cuando las fuerzas se agotan.

¡Por qué cuesta tan caro morirse a veces! Al que se muere sin consuelo ni esperanza, y a la familia que se queda sin consuelo...

Con morirse ya es más que suficiente, pero queda la ingrata tarea para la familia de gestionar el entierro. Caro, muy caro (unos 4.000€, me han dicho que les habrá costado este). Deberíamos hacer algo para conseguir que los entierros fuera totalmente gratuitos para todos, con los impuestos que pagamos debería haber para ello. Así descargaríamos a la familia de una tarea incómoda. Sería un gran gesto de humanidad, de solidaridad colectiva, de humildad.


Que descanse en paz José en brazos de la Misericordia infinita, por la eternidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.