sábado, 22 de noviembre de 2014

La verdad es el silencio




                                                      Ilustração de Carlos Ribeiro

Cada hombre tiene en sí una fuente de vida, de donde nacen todas sus obras: el sentir, el pensar, el decir, el callar y el hacer. Es un silencio cagado de sentido, una fuente que no deja nunca de correr… una tempestad buena.

Aquel que quiere ser feliz, debe darse. Ser es amar y amar es darse. Nadie puede ser nada si no es en su relación con los otros y con el mundo. El ser más perfecto sería imperfecto si se encerrase  en sí mismo y así se redujese a su propia individualidad. La vida es el don de ser don. Sirve para acercarse a la vida del otro. Para ser lo que le falta… amándolo.

La felicidad sólo es posible cuando comprendo que no es necesario más que lo esencial y resuelvo liberarme de lo que me sobra.

Es común, que los más generosos sean aquellos que menos tienen. Estos, son capaces de dar el debido valor a la verdadera carencia, distinguiendo de forma sabia lo que es importante de todo cuanto sólo parece serlo. En verdad, son bastantes los que, afortunados, viven atormentados por la posibilidad de perder no sólo lo que tienen, sino, además, de no conseguir lo mucho que siempre han soñado alcanzar… nunca tienen descanso, ni paz. Tal vez no sepan lo que es el silencio…

Sólo una persona capaz de darse, de realizarse, es feliz. El que vive centrado en sí mismo, aunque pase el tiempo alimentando su egoísmo, nunca tendrá paz.

Prefiero dar. Ser cuanto me llega y aún sobrar, antes así que ser un inmenso deseo que absorbe todo de los otros sin retribuir. Un agujero negro que todo lo atrae hacia sí… capaz de hacer desaparecer las estrellas… y como al mal sucede siempre el mal… destruye y se destruye.

Quien procura recibir es, en sí mismo una falta, una carencia, un deseo ardiente que se consume. Hay que aceptar lo que los otros nos quieran dar, aunque sea su indiferencia; una cosa mala es servirse de los otros para nuestros proyectos personales; el amor verdadero es gratuito y silencioso, mientras que el egoísta es interesado y ruidoso.

¡Unas manos vacías llenas de amor, dispuestas a crear lo que fuera necesario, son el mejor y más bello presente que podemos dar a alguien!


Que mis manos sean de quien las necesita. Que mi silencio sea un espacio donde el otro se encuentre a sí mismo y descubra su paz.

Larga es una vida llena. Cuando seamos capaces de desprendernos, de dejar de centrarnos en nosotros mismos y en nuestras necesidades, seremos más capaces de ser felices con lo poco que tenemos y somos.

Nuestra verdad somos nosotros. La verdad es la presencia. Aquí. En silencio.

Pero la verdad nunca llega a tocar a quien no la quiere aceptar. El silencio es muchas veces sentido como un vacío… cuando es, al final, la respuesta que tanto buscamos.

Un silencio es la más bella forma de decir el amor.

Para ser ángeles (y no es nada del otro mundo) basta que tengamos el coraje de estar presente, de demostrar que el silencio puede decir mucho… y de escoger gestos simples que puedan llevar al otro lo esencial que le falta.


Presencia. Silencio. Simplicidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.