lunes, 3 de noviembre de 2014

El “temible” Burke

¿Cómo reaccionaría el Cardenal Burke a las cartas desafiantes de un activista homosexual?
Jorge Soley publica en su blog la traducción de un testimonio relativo al Cardenal Burke publicado por un ex-homosexual en la revista “Celebrate Life Magazine”
De 1990 a 1994 fui a misa de vez en cuandoEn 1995le dije a mi “compañero” que no ya podía ir más porque estaba muy enfadado con la Iglesia. Metí en una caja todos mis crucifijos y Biblias y los dejé en la oficina del obispo de La Crosse, Wisconsin, con una carta renunciando a la fe católica.

Para mi sorpresael obispo Raymond Burke respondió con una amable cartaexpresando su tristeza. Me decía que respetaría mi decisión y que la notificaría a laparroquia donde había sido bautizadoMuy educadamente, el obispo Burke me decía que rezaría por  y que esperaba el momento futuro en el que me reconciliase con la Iglesia.
Como uno de los más abiertos activistas “gay” de Wisconsinpensé: “¡Qué arrogancia!”.Entonces le contesté al obispo Burke con una carta acusándole de acosoLe dije que sus cartasno eran bienvenidas y le pregunté cómo podía atreverse a escribirme.
Mis esfuerzos no lograron desalentarle. El obispo Burke me envió otra carta asegurándome que no me iba a escribir más, pero que si en el futuro deseaba reconciliarme con la Iglesia, él me daría la bienvenida con los brazos abiertos.
De hechoel Padreel Hijo y el Espíritu Santo nunca se dieron por vencidos conmigo. Al cabo de pocos años, hablé con un buen sacerdote, quien se sumó a las oraciones del obispo Burkedesde agosto de 1998.
El 14 de agosto, festividad de San Maximiliano María Kolbe y vigilia de la Santísima Asunciónde María, la misericordia divina penetró mi alma cuando estaba en un restauranteYo no sabíacuando entré en ese restaurante con mi compañero” de más de ocho años que el Señor meiba a agarrar esa misma tarde y me llevaría a otro lugar fuera de Sodoma, al banquillo de los acusados de su misericordia sanadora, el santo sacramento de la Penitencia.
El sacerdote que había consultado estaba allí. Mientras le miraba, una voz interior le habló ami corazónEra suaveradiante y clara dentro de mi almaLa voz me dijo: “Este sacerdote es una imagen de lo que todavía puedes llegar a ser, si sólo vuelves a .”
De regreso a casa, le dije a mi compañero“Necesito volver a la Iglesia Católica“. A pesar de que se le saltaron algunas lágrimas, él me respondió con cariño: “Eric, lo he sabido desde hace mucho tiempoHaz lo que tengas que hacer para ser felizYo sabía desde el principio que este día llegaría”.
Después, llamé a la oficina del obispo BurkeSu secretaria sabía bien quién era por aquel entoncesasí que le dije que quería que el obispo Burke fuera el primero en saber queregresaba a la Iglesia, que me estaba preparando para el sacramento de la PenitenciaElla me pidió que esperase un momento. Cuando regresó, me dijo que el obispo Burke quería reunirse conmigo.
Después le confesé mis pecados a un humilde y devoto sacerdote local, pastor de almas y recibí la absoluciónComo parte esencial de mi recuperaciónuna buena familia católica me dio refugio hasta que pude encontrar mi propia casa.

Un mes después de mi reconciliación con Dios y con la Iglesiame fui a la oficina delobispo Burkedonde él me recibió con un abrazo. Me preguntó si recordaba mispertenencias que le había enviado junto con mi carta de renunciaPor supuesto que lo recordaba. El obispo Burke las había guardado porque creía que iba a volver a la Iglesia.”

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.