sábado, 22 de noviembre de 2014

El deseo emocional.

Más allá de la paradoja existencial el dilema emocional de seguir este u otro camino, con deseo o sin deseo, buscando mi felicidad o la de otros.

¿Cuál es nuestro deseo emocional? O es ¿Sólo lo pasional mas no lo que tenga que ver con la razón lo que se desea? Al respondernos sinceramente estas dos preguntas damos una respuesta sensata al dilema emocional, de esta manera hombres y mujeres logramos superar las crisis afectivas.

Tanto hombres como mujeres tienen la total libertad de intentar seducir, y nosotros tenemos la facultad de decir “si” o “no”. Pero en el juego de «ligar» no se pude entretenerse en la famosa: «llamada inesperada de vivir doble vida»


El deseo emocional, es en ocasiones es algo superior a lo que podemos manejar. Más allá de la inteligencia emocional esta la actitud de la persona humana frente a la afectividad, en ocasiones es difícil sacar a alguien del corazón. El ¡Déjame molestarte! Se escucha a veces. Como si el corazón no tuviera razones sino acciones para molestar. A esto se le conoce como: «el coqueteo»

Es impresionante pero en la actualidad el coqueteo no es solo de hombres, sino de mujeres también. En el amor y en el deseo no se sabe con quién se puede y se quiere estar en un momento determinado.

Más allá de que el hombre desee a una mujer, o mujer que desea a un hombre, hay un deseo de transcendencia. De llegar lejos, en ocasiones estas circunstancias se disfrazan de múltiples cosas aparentes buenas como por ejemplo: el «deseo de sentirse bien», por lo tanto me dejo coquetear sin saber a dónde puede llegar esto. En personas solteras no pasa absolutamente nada, el problema es si la persona es casada, sacerdote, religioso, seminarista o religiosa.

«El mal trabaja las veinticuatro horas» por ello el cristiano debe estar atento a responder a fuerza de bien, unido a la Santa Madre Iglesia.

Muchos  cometen el terrible error de confundir: «deseo emocional» con «deseo sexual» son deseos que van por diferentes líneas.

Deseo emocional: Lo emocional lógicamente es lo perteneciente o relativo a emoción.
Se producen cambios psicológicos importantes en este deseo de emociones o sentimientos. Pero los estudios que se hacen de los deseos emocionales han demostrado que el estrés emocional es inevitable, aunque está determinado por motivos culturales.

Las diferentes etapas emocionales, según la cultura social e individual; hablan de lo importante que son las creencias personales y la propia actitud frente a la vida teniendo en cuenta el «clima emocional».

No solo en la adolescencia aparecen problemas emocionales sino durante el trascurso de la vida, las mujeres cuando llegan a los treinta años y los hombres a los cuarenta, esa es la edad promedio de las crisis afectivas; si no se hace algo para mejorar no quedamos como adolecentes, se cambia de pareja mucho. O lo peor de todo se busca por internet romance, por el loco deseo de compañía.  (En la actualidad por muchos acondicionamientos la crisis afectiva puede aparecer antes)

En ocasiones se olvida que somos independientes, es decir que debemos pensar sensatamente que la «soledad es una compañía única» ya que aunque una persona tenga pareja la soledad la va acompañar. Por ello las relaciones deben ser autónomas.

Deseo sexual: El deseo es expresado por «eros» y «afrodita» o «Cupido» y «Venus» es decir entre lo racional e irracional. Hay deseos sexuales que se pueden controlar otros que no, porque la «temperatura es una bomba nuclear que explota en el instante». Después del hecho nos preguntamos: ¿Por qué lo hice? ¿Por qué no tome otra opción? ¿Por qué me apresure? A veces somos «hombres» y otras veces «machos cabríos», de la misma forma les pasa a las mujeres con el debido respeto a toda dama que me lee.

En ocasiones no se piensa, sino la anatomía habla por sí misma, sin derecho a meditar sobre la piel.

Lo palpable del «deseo sexual» es el «mito de Don Juan». Los famosos: perros, mujeriegos esto en los hombres, pero en el departamento femenino los deseos desenfrenados no se quedan atrás, solo basta recordar: a «la ninfómana» es decir a una mujer con mucha intensidad del útero, donde solo el placer calma la sed, muchos la llaman andromanía o furor uterino. A este tipo de mujeres la sociedad les da muy duro, porque son mujeres de «ligeras costumbres». (No es nada personal es solo una denuncia, “yo” no soy quien para condenar).

Teniendo en cuenta a Narciso, Edipo y Electra que fueron utilizados por Freud, y que ahora el «psicoanálisis» termina en «sexo», que en la práctica es «fornicación» es decir prostituir todo lo que se posee.  Para algunos dirán ¡porque dice eso, si el sexo produce placer! Claro que la felicidad y lo que se experimenta en el sexo no se puede negar, pero esto no quita que no sea licito, al menos por las consecuencias que esto ocasiona o por el acto moral. (Fuera del matrimonio es una acción pecaminosa, «pecado mortal»).

El deseo sexual en las mujeres es algo complejo, en cambio en el hombre un estimulo visual hace que el deseo sexual se estimule. En este contexto el erotismo femenino tiene cierta preparación previa, en todos sus cinco sentidos, por ello se usa mucho romanticismo y juegos preliminares.

Cuando se habla de los sentidos del «deseo sexual» en los hombres es la «vista» en las mujeres es el «tacto y el oído» aunque la limpieza, el contexto y lugar es importante, aunque estos últimos no son sentidos.

Ahora bien el órgano más importante en el «deseo sexual» es la mente, por ello los matrimonios lo deben saber usar muy bien. Digo los matrimonios porque «toda la piel» solo está permitida para los que estén  en el «sacramento del matrimonio».

En otro sentido nos atrevemos a preguntarnos: ¿Por qué nos gusta que nos coqueteen? Si soy sincero parece ser que nos sentimos bien, como que no creemos con la facultad de atraer. Pero en el fondo es falta de autoestima, es decir la necesidad de ser deseado.

La soledad nos mata, pero hasta los esposos que se supone que se acompañan mutuamente pasan ratos de soledad, porque lógicamente son «almas diferentes que se aman y desean estar unidas»

Una vez más hablo de la soledad.

El deseo emocional es muchas ocasiones es por cosas, objetos, carreras o trabajos, que se deben desempeñar de la mejor manera. 

¿Qué opinas del deseo emocional?...    

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web,  preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Tu amigo de siempre DIEGO GARCÍA.

Diego Fernando García Ochoa.  



0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.