lunes, 22 de septiembre de 2014

"El Papa va a hacer limpieza, y la va a hacer rápido, porque renunciará pronto"

“Hay quien opina que al Papa Francisco le espera un pontificado corto, quizá de no más de seis años, que ojalá que no. Sin embargo, cuando se acabe nada volverá a ser como antes”. Lo afirma Elisabetta Piqué, vaticanista y biógrafa de Jorge Mario Bergoglio, a quien conoce personal y profesionalmente desde hace más de una década (sus hijos han sido bautizados por él), durante una reunión informal con periodistas, muchos de ellos corresponsales en el Vaticano, que asienten a su afirmación al unísono.
A estas alturas nadie tiene dudas de que el Papa Francisco ha revolucionado la Iglesia, tanto de puertas hacia afuera como hacia dentro, aunque dicha transformación, por ahora, se asienta más en las formas, principalmente estéticas y lingüísticas, que en el fondo. “La puerta del sacerdocio está cerrada para las mujeres”, declaró el pasado verano refrendando la formulación de Juan Pablo II. Todo está por ver, las presiones suben de nivel desde uno y otro lado, pero la enconada oposición de un nutrido sector de la curia refleja que algo se mueve.
Con un clarividente título, Francisco. Vida y revolución (Esfera), la biógrafa y compatriota del Papa centra el debate en el nuevo rumbo impuesto por la máxima autoridad de la Iglesia católica. Se trata de la “revolución copernicana de seguir a Jesús”, palabras estas pronunciadas por el nuevo Papa. Es decir, un cambio radical mediante el cual, el camino cristiano pasa inexorablemente por exaltar los votos de pobreza y la caridad.
Posicionamientos inéditos: ¿autenticidad o estrategia comunicativa?
Desde su elección el pasado 13 de marzo de 2013, los gestos cargados desimplicidad, normalidad y espontaneidad se han sucedido día tras día. Para empezar, destaca Piqué, se autodenomina 'obispo' y no 'Papa', lo que pone de relieve que es el primer papado que no se presenta como una monarquía absoluta.
Es el prpr
A partir de ahí, todo son posicionamientos inéditos, enumera la periodista argentina: el primero que se atrevió a llamarse Francisco, mostrando así su respecto a las normas de pobreza dictadas porFrancisco de Asís; el primero en rechazar la tradicional capa roja ribeteada con armiño para presidir las ceremonias; el primero en rechazar los lujos de vivir en el Palacio Apostólico Vaticano; el primero en mencionar la palabra 'gay' (“¿quién soy yo para juzgar a los gais”?); el primer jesuita…
En definitiva, sencillez, sencillez y sencillez, que han sido las palabras más repetidas en las ruedas de prensa del Vaticano desde su elección. Unos encuentros informativos que, según asegura Piqué, con este Papa ni siquiera harían falta porque “comunica muy bien, es muy claro y todo lo que dice no tiene filtros previos. No deja que lo asesoren, lo cual lo hace más auténtico, espontáneo y libre”. Una vez más, vuelven a asentir el resto de vaticanistas y corresponsales presentes en el encuentro celebrado en la Oficina de Información de la Prelatura del Opus Dei en España (en estas ocasiones, el contexto tiene más importancia de la que parece).



Del anticomunismo al anticapitalismo
Su apuesta por abrir la Iglesia y adaptarla a los nuevos tiempos, en los que la crisis vocacional y de creyentes es patente, se ha encontrado con resistencias internas, más o menos abultadas según el vaticanista que las valore. Tampoco es preciso hacer pasillos en el Vaticano para darse cuenta de ello, basta con observar a los episcopados nacionales que lo tildan de demagogo y populista.
Muchos han tentado derribarlo con una zancadilla ideológica, acusándolo de defender posturas más de izquierdas o progresistas, y viceversa. Él rechaza que lo encasillen y con cierta resignación asegura que transita entre ambos, si bien es cierto que en su día declaró que “jamás he sido de derechas”, en respuesta a aquellos que criticaban su supuesto autoritarismo en la toma de decisiones.
Por otro lado, célebre también fue su respuesta cuando le preguntaron si era de izquierdas debido a que en Argentina siempre estaba con los niños pobres de la calle: “Yo no sigo a Marx, sino al Evangelio, a Jesús que siento corporizado en mi opción por los pobres. Mi compromiso es la pobreza desde la religión, no desde la política”. Y añade, “le voy a decir algo más, San Juan Crisóstomo, que vivió en el siglo III, tiene unos textos tan audaces que Marx no es nadie a su lado”, tal y como reproduceArmando Rubén Puente en el ensayo La vida oculta de Bergoglio, recientemente publicado por Libros libres.
El neoliberalismo económico, o el capitalismo salvaje si lo prefieren, también ha estado en su punto de mira. “El desequilibrio resulta de ideologías que defienden la absoluta autonomía de los mercados y la especulación financiera, y que niegan el derecho de control a los Estados, que son los encargados de promover el bien común”, espetó en su primer discurso sobre temas económicos, al tiempo que condenó la “dictadura de una economía sin rostro”. Si Juan Pablo II combatió y fue un actor importante en la caída del comunismo, como recalcó Piqué, las críticas del papa Francisco contra el neoliberalismo no dejan dudas de su animadversión contra el actual sistema económico.
El teólogo del pueblo
Unas posiciones que, para algunos periodistas argentinos, con Rubén Puente a la cabeza, se fraguaron desde su “compromiso” ideológico con el peronismo. Desde que ofició el funeral de Néstor Kirchner, al que se refirió en multitud de ocasiones con el término “compañero” (algo propio entre los peronistas), estas tesis no han parado de ser alentadas. Hasta el punto de que no son pocos los líderes y periodistas hispanoamericanos que aseguran que el sumo pontífice tiene línea directa con la presidenta Cristina Kirchner.
“Eso es un bluff (farol), no tiene ningún fundamento”, zanja Piqué ante la insinuación de otra periodista argentina. En cambio, lo que seguro no es un bluff es su participación activa en la elaboración de las bases doctrinales de la llamada Teología del Pueblo. En boca del propio Bergoglio, ésta “se distingue tanto de los análisis marxistas como de la ideología del capitalismo neoliberal. Consideramos que los pobres no son meros objetos de una liberación o de una educación, sino sujetos capaces de pensar con sus propias categorías, capaces de vivir legítimamente la fe a su manera, capaces de generar caminos desde su propia cultura popular”.
De lo que sí dice estar segura la corresponsal del diario La Nación en el Vaticano, es de que Bergoglio quiere “hacer limpieza”, y hacerla rápido, porque no tiene demasiado tiempo (los rumores de que podría renunciar antes de su muerte son cada vez más constantes). De momento, sigue combatiendo a la Iglesia desde dentro, desde su propio ejemplo. Los gestos son importantes, y las imágenes comunican más que las grandes palabras. No en vano, Twitter se ha convertido en una de sus mejores herramientas de difusión. 

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-04-11/el-papa-va-a-hacer-limpieza-y-la-va-a-hacer-rapido-porque-renunciara-pronto_114885/


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.