sábado, 6 de septiembre de 2014

10 Falsas Razones Para Casarse

A través de la historia e inclusive hoy en día, existe una presión social y cultural en la mayoría de países occidentales e incluso en el mundo entero, en las mujeres solteras mayores de 25 años y en hombres solteros mayores de 35 años de edad, en cuanto al matrimonio; expresiones como: te dejo el tren, o el humo del tren que pasó, te vas a quedar solterona o vas a estar solo para toda la vida, etc… son expresiones comunes que oímos, como si la única realización personal fuese el matrimonio y tener hijos.

Por tantas presiones sociales y complejos mentales, muchos toman la decisión equivocada de casarse de afán, porque tocó, por miedo a quedarse solo, o porque simplemente creen que él matrimonio es el único camino a la felicidad, a ser plenos, a vivir la vida.
Según el filósofo español Tomás Melendo existen diez razones equivocadas por la que una persona puede casarse:
  1.  Atender solo al atractivo externo de la pareja, incluso al dinero, posesiones, vida social, olvidando o no dando importancia a aspectos más decisivos como su carácter, su personalidad, sus defectos y virtudes, los intereses comunes y su concepción de la vida.
  2.  Idealizar sus virtudes, sin caer en la cuenta de que parte son el fruto de nuestro propio enardecimiento romántico, no del todo realista.
  3.  El miedo a quedarnos solos o hacer el ridículo.
  4.  El afán de independencia respecto a los propios padres.
  5.  La honra de afirmarnos ante la negativa de nuestros padres a la relación que queremos mantener.
  6.  El miedo a interrumpir un noviazgo oficial y socialmente alentado.
  7.  El terror al escándalo cuando la chica queda embarazada.
  8.  Casarse con alguien por la compasión que produce su situación y pensando que así le podremos ayudar.
  9.  Pensar que el matrimonio puede ser un remedio para las propias anomalías psicoafectivas.
  10.  Buscar en el marido un futuro padre y en la mujer una futura madre exclusivamente.
En conclusión podemos decir que estos diez errores son muchos más frecuentes de lo que pudiera parecernos, hay que tener en cuenta que un matrimonio feliz no es el resultado del azar; la vida conyugal será lo que él y ella hayan construido día tras día. Para llevar a buen puerto el matrimonio, no basta el corazón. Hay que poner también la cabeza y aprender juntos a superar diferencias y sacar provecho de las dificultades.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.