sábado, 18 de mayo de 2013

¿Quieren democracia eclesial? Pues nada, que se la den...

Me ha llegado en estos días una curación y petición  escrita por no se sabe quién y que pretende que “lleguen nuestras voces lleguen al papa y a todos los arzobispos españoles”. Curiosa carta que pide cosas muy nuevas, como los derechos humanos, los derechos de la mujer, la renuncia a las riquezas, abajo la moral, yo te amo, tú me amas y viva la democracia: “todos y todas nos sintamos representados, escuchados y unidos”.
Simpática la misiva. Para empezar porque no comprendo por qué hacer distingos entre arzobispos, que sí deben recibir la carta, y obispos que por lo visto no. Pero cada cual es dueño de escribir a quien le plazca.

La cartita en cuestión, que da para una tesis doctoral sobre lo que no debe ser la iglesia, sí tiene una cosa completamente aprovechable. Y es justo eso de que “todos y todas nos sintamos representados, escuchados y unidos”, porque me da que en determinadas parroquias y grupos es justo eso lo que nos falta. Se reúnen Manolo, el párroco, y cuatro amiguetes y mira por donde deciden hacer liturgia creativa, catequesis reivindicativa, caridad sugerente y danzas místicas. Por la misma razón convierten los confesionarios en escoberos, cierran la parroquia dos días por semana, se presentan como parroquia apoyando cualquier movimiento alternativo, renuncian a pedir dinero a los fieles por la cosa de la pobreza y, eso sí, solicitan al arzobispado que pague la nómina a los curas y los gastos de funcionamiento de la comunidad.
Pues hombre, yo pediría que se ejerza la democracia en esos casos. Para empezar, en la misma parroquia. Habría que ver si las Rafaelas de turno están de acuerdo con esos horarios y esas misas, si los feligreses son partidarios o no de un horario de confesiones, de una catequesis según el catecismo, o si realmente prefieren las danzas místicas al rosario, la exposición del Santísimo y las charlas cuaresmales. Y preguntar no a los que siguen yendo a esas iglesias, los amiguetes del párroco, sino a todos los vecinos del barrio, muchos de los cuales es fácil que hayan tenido que emigrar a templos vecinos.
Más aún, ya que en muchos casos hay curas y parroquias tan modernos, solidarios y pobres que han renunciado a pedir a los fieles y viven del arzobispado correspondiente (a base de lo que las demás parroquias aportan al fondo común) pues habría que preguntar a las demás parroquias y feligreses en general, si están de acuerdo en pagar el sueldo a ese tipo de curas, y cargar con los gastos de algunas determinadas parroquias. Pues nada, hágase y viva la democracia.
La democracia ya se sabe cómo es entendida en algunos colectivos: yo mangoneo lo mío y lo tuyo en cuanto te descuides. Pero ojito con venir a opinar de mis cosas.
No nos olvidemos de los religiosos (y religiosas, que nade se ofenda) tan reivindicativos ellos que piden al papa que renuncie a riquezas y privilegios, mientras siguen viviendo en grandes conventazos medio deshabitados en las mejores zonas de cada ciudad, gozando de sus exenciones de IBI correspondiente y de todo lo que se tercie, y sin que les falte de nada. Qué bonito es eso de salir del convento o del pisito que nos paga la congregación, acudir a las reuniones de la iglesia de base, reivindicar la democracia y la pobreza y luego otra vez al convento. Mañana retiro, en verano a la casa de la playa, después ejercicios, y más tarde curso de eneagrama, y vivan los pobres. No me explico cómo siendo tan solidarios, no venden los conventos y dan el dinero a los pobres.
Pues nada, ejerzan la democracia, y pregunten a la gente qué les parece su vida. A lo mejor se llevan sorpresas.

http://infocatolica.com/blog/cura.php/1304101008-iquieren-democracia-eclesial#more19894


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.