domingo, 26 de mayo de 2013

El ocio y la vida intelectual - Josef Pieper


Cuando el mundo del trabajo absorbe y destruye al mundo del ocio, pareciera no quedar espacio para la filosofía, para contemplar el universo e interrogarse sobre él. Aparecen entonces los seudofilósofos, como la seudopoesía, o la seudoreligión.


JOSEF PIEPER piensa que filosofar no es una cuestión previa a la filosofía, sino eminentemente filosófica. La esencia de la filosofía y del filosofar es algo sobre la esencia del hombre, ya que es un territorio central de la filosofía misma. No se puede obtener la respuesta como si tuviésemos en las manos un elemento material. Filosofar es la forma más pura de la teoría y del espíritu, de la mirada puramente receptiva de la realidad en donde la forma de las cosas sea lo único que da la medida y que el alma sea exclusivamente lo que es medido por ellas.
Puede decirse, que filosofar es un acto en el que trasciende el mundo del trabajo; definiendo a este como el mundo del día de labor, mundo de la utilización, resultado o producto, de las necesidades y del rendimiento, del hambre y su satisfacción. Su único objetivo es la utilidad común, como sinónimo de acción útil. El mundo del trabajo se apodera cada vez más de la existencia humana en su totalidad, siendo más excluyente y totalitaria.

Si él afirma que filosofar significa trascender el mundo de trabajo y que es esencial al acto filosófico no pertenecer a ese mundo de utilidades, sino ser inconmensurable con él. La filosofía reviste entonces el carácter de lo extraño, del mero lujo intelectual, intolerable e injustificable, mientras más excluyentemente se mete al hombre en las exigencias del mundo del trabajo. Estos fenómenos se presentan en la vida actual en todo el mundo.

El acto filosófico no es la única forma de dar este “paso más allá”. Podemos trascender este mundo con otras formas de expresión como la verdadera creación literaria, la poesía, la pintura, la contemplación artística, la oración, entendidas como artes no disponibles para fines materiales concretos.

No hay que olvidarse que también existe una corrupción de lo religioso, en la que no se entrega a lo divino, una degeneración del Eros (dios del amor en la mitología griega), seudoformas de la creación y contemplación artísticas y una seudo poesía. Todas estas formas no trascienden el mundo de trabajo como un verdadero filosofar y tiene por ejemplo más en común con las ciencias especializadas que con tal seudopoesía. La característica del seudofilosofía es que en ella el mundo del trabajo no es sobrepasado; sino clausuran al mundo bajo la cúpula y encierran al hombre sin excepción aun más en él.

A u n s e u d o f i l ó s o f o n a d a l o c o n m u e v e.

La filosofía es inutilizable en el sentido de la aplicación inmediata, es decir: no se deja utilizar para un fin fuera de sí misma. La filosofía no es un saber de funcionarios, sino un saber libre que ha sido pensada como ARTES LIBERALES. No recibe legitimidad, utilidad y aplicabilidad a la función social en contraposición de las artes serviles.

Pieper concluye esta teoría que la esencia del acto filosófico trasciende el mundo del trabajo, pero no lo niega y lo presupone expresamente como necesario. Y la verdadera filosofía se apoya en la fe y en la capacidad de ver lo que es la totalidad de aquello que es, es decir en la antigua filosofía: la suma de la perfección a lo podemos llegar a ser.

Quien filosofa da un paso más allá del mundo de trabajo del día ordinario.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.