martes, 2 de abril de 2013

La necesidad de ser salvos


Muchos llevamos “enfermos” por muchos años buscando la búsqueda de nuestra salud y sin esperanza de ningún tipo buscando solución por nuestras propias fuerzas. Pero el único que tienealgo que decirte es Jesucristo, y muchas veces nos cuestionamos porqueemocionalmente estamos por el suelo aun estando en la iglesia y nos sentimosincomprendidos y solos. Nos conformamos a esta condición de salud.
Muchas veces buscamossanidad pero no buscamos que el Señor nos cambie la vida, el Señor dijo vengan
a mí los que están cansados.
El problema es nuestra actitud, nuestro cansancio de vivir sin esperanza, pero Jesús tiene el
poder de sanarte porque está vivo y no debes depositar tu confianza en hombres
o cosas sino en el Señor.
La fe nos va mover acercarnos a Jesucristo y hacer posibles tus sueños, déjate llevar por tu fe a través
del espíritu santo. “Te va suceder según tu fe”
¿Que quieras que te suceda a ti? Extiende tu mano hacia el Señor y no te inmovilices. Mira dentro
de ti y pregúntate como esta tu fe.
El Señor nos dice “Tu fe te ha salvado”, primero busquemos ser salvos y encontraremos la sanación.
Los siguientes versículos nos a permitir reflexionar sobre la necesidad de ser salvos. Dice la palabra de
Dios en San marcos 5,21-34

21 Jesús pasó de nuevo en la barca a la otra
orilla y se aglomeró junto a él mucha gente; él estaba a la orilla del mar.

22 Llega uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verle, cae a sus
pies,

23 y le suplica con insistencia diciendo: "Mi hija está a punto de morir;
ven, impón tus manos sobre ella, para que se salve y viva."

24 Y se fue con él. Le seguía un gran gentío que le oprimía.

25 Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años,

26 y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado todos sus
bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor,

27 habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente
y tocó su manto.

28 Pues decía: "Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré."

29 Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que
quedaba sana del mal.

30 Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de él, se
volvió entre la gente y decía: "¿Quién me ha tocado los vestidos?"

31 Sus discípulos le contestaron: "Estás viendo que la gente te oprime y
preguntas: "¿Quién me ha tocado?""

32 Pero él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho.

33 Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y
temblorosa, se postró ante él y le contó toda la verdad.

34 El le dijo: "Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de
tu enfermedad."

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.