miércoles, 12 de diciembre de 2012

Muchos casos de lesbianismo se pueden prevenir (1 de 4)


Hace poco cumplí 16 años de ordenación sacerdotal. En estos casi 6000 días, el Señor me ha permitido recorrer realidades tan distintas como Paraguay y Canadá, Guatemala y Alemania, Irlanda y Ecuador. En la mayor parte de los sitios ha donde he ido, usualmente en misión, he celebrado la eucaristía y he escuchado personas en confesión. No digo que sea un experto; digo que mis palabras no van a ser especulación y que se refieren a una realidad que seguramente es más amplia que la que suele tener un sacerdote en circunstancias diferentes a las mías.
Voy a hablar sobre lesbianismo y su relación con el recurso mental llamado “idealización.” Y bien me sé yo lo que va a suceder en la zona de los comentarios. Ya me parece estar leyendo: “Ah, pues yo conozco una niña, que ya desde bebita (o desde feto) mostraba total y absoluta inclinación a las mujeres…” Otro querrá que aquí se discuta el celibato y empezará a psicoanalizarme. Otro aludirá a la violencia doméstica…
Es el problema de la teología moral: si no tocas temas de moral estás siendo irresponsable con el Evangelio, que sin duda afecta la realidad humana entera; si los tocas, entonces resulta que cada persona tiene anécdotas opuestas a lo que intentas decir. Esto ha sido así incluso en casos tan flagrantes como el aborto. En la historia ignominiosa de la despenalización del aborto siempre se apeló al caso de “la niña violada.” Luego resultaron millones de niñas abortadas (y niños, claro está), hijas de madres que nunca fueron violadas… Pero estoy divagando.
Entre otras constataciones, es claro que la homosexualidad, tanto masculina como femenina, está y estará en las noticias por mucho tiempo. Las razones son varias. Desde el punto de vista económico nada parece más deleitable al mercado que gente adulta, con un nivel de ingreso alto y un tremendo deseo de gastar y disfrutar. Mientras que la previsión y el ahorro son norma allí donde ahí niños, la tiranía del “hoy” y la mentalidad del “Carpe Diem” rigen al adulto bohemio que quisiera prolongar sin término su juventud y su capacidad de goce.
El mensaje hedonista cae en terreno abonado cuando llega a los televisores de la familia moderna, o mejor dicho, lo que queda de ella. La soledad asfixia la existencia de muchas personas que se sienten irrelevantes para sus parientes inmediatos, y estorbosos para un mundo que sólo les pide que gasten mucho y paguen sus impuestos. Antes se decía que la ociosidad es madre de todos los vicios; hoy ese puesto lo reclama con buenos títulos también esa soledad helada en la que un abrazo y la acogida de alguien parecen la entrada al paraíso. En el invierno afectivo permanente de las ciudades-monstruo (que son casi todas las que van arriba de unas cuantas decenas de miles de habitantes), verse en la situación de no “tener a alguien” es la antesala de la desesperación. Por eso quienes “tienen a alguien” se aferran a él o a ella como a un clavo caliente. El erotismo reconcentrado, el interminable acariciarse, el besuqueo profuso y público hablan bien de todos los abrazos que los papás negaron, y de todas las tardes en que los chicos no tenían más que sus celulares de última generación y algún juego electrónico.
En ese contexto de desierto de amor, de compañía, de cariño, de sonrisa, de acogida, pocas palabras pueden describir el grado de apego que una persona desarrolla hacia su pareja. Y si lo primero que aparece es del mismo sexo, pues… así será. Resulta menos engorroso definirse de una buena vez como homosexual o bisexual que entrar a destapar un pasado lleno de carencias, preguntas sin respuesta, vacíos plagados de llanto, odios sordos. La estructura afectiva de heterosexuales y homosexuales no es muy distinta cuando ambos vienen de esa clase de desierto, y por eso también hay una conjura de complicidad que en el fondo es un pacto de empatía. También el hombre que prefiere a las mujeres sabe lo que se siente “no tener a alguien” y su juicio moral tiene una mezcla de empatía y complicidad hacia aquellos que encontraron su “alguien” en uno de su mismo sexo.
Pero en esto hay un factor que no he mencionado y que a la vista de tantos casos estimo importantísimo: el rol del papá. A ello voy la próxima vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.