jueves, 22 de noviembre de 2012

Mucho sufrimiento y dolor en el mundo ¿Acaso no quiere Dios que sea feliz?


Por John Piper (tomado de youtube)
Definitivamente, Él quiere que seas feliz infinitamente a largo plazo y profundamente ahora, en y a través de las circunstancias.
La biblia en Romanos 8 dice: “¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con Él toda clase de favores?
Eso quiere decir que una vez que Dios pagó el infinito precio de su Hijo por ti, ¿no se sentirá seguramente inclinado en proveerte con cualquier cosa que necesites?
Y luego continua diciendo: “¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada?” Ese tipo de cosas: desnudez, peligro, espada, parece que nos doblegan ya que como está escrito: “estamos siendo asesinados todo el día” Hay en efecto, persecución y asesinatos de cristianos. Pero entonces Él dice: No, “en todas estas cosas somos más que vencedores a través de aquel que nos amó”.

Yo creo que lo que significa: “más que vencedores” para tu felicidad es que un vencedor tiene a sus enemigos postrados a sus pies. Así que el estrés, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada, las persecuciones, ahí están: vencidas a mis pies. Más que vencedores significa que ya no sólo están a mis pies, sino que me están sirviendo; no están solamente encadenadas y aprisionadas… están sirviéndome. Mi persecución, mi hambre, mi desnudez, mi pérdida. Aún siendo dolorosas y llenas de lágrimas como lo son, son mis sirvientes. Dios trabaja con todas ellas en conjunto para mi bien. Y ese bien que Dios obtiene a través de ellas es el fundamento de mi felicidad, no las circunstancias.

En efecto, hay montones de lágrimas, quiero decir, Jesús mismo fue “un varón de dolores hecho para el sufrimiento” (Isaías 53:3) y Pablo también dice: “con tristeza pero siempre alegres” (2 Cor 6:10). De hecho, creo que Pablo siempre estaba llorando y siempre feliz. ¿Y cómo no iba llorar? Estaba tan destrozado. Su espalda debía parecerse a una gelatina la mayor parte del tiempo porque recibió 5 veces 39 azotes en su espalda y no pudieron sanar de forma completa, así que eso significa espinas en su carne, probablemente en su espalda, en sus ojos, en su mente y enemigos alrededor suyo. Y Él dice: “Regocijaos en el Señor y de nuevo os digo ¡Regocijaos!” (Fil 4:4)

Así que efectivamente, Dios quiere que seas feliz pero no lo hace con las circunstancias. Lo hace consigo mismo, lo hace con el evangelio. Lo hace en y a través de las circunstancias. Esto es un llamado a la fe. Inmensa fe de que Dios es bueno y que Dios es para nosotros. De que Dios está usando todas estas cosas para nuestra profunda felicidad ahora y nuestra perfecta y sólida felicidad para siempre en la era por venir.

http://gilpalomares.blogspot.com/2012/08/mucho-sufrimiento-y-dolor-en-el-mundo.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.